speedup_banner
JuegosMade in SpainZona arcade

SPEED UP, EL RIDGE RACER DE GAELCO

En Pixelmaniacos siempre es un placer hablar de los barceloneses Gaelco, ya que casi siempre (por no decir siempre) nos encontramos ante auténticos juegazos. Por eso hoy os traemos Speed Up, la primera incursión de esta empresa en los mundos 3D de las recreativas, siendo un divertido y espectacular arcade de conducción. ¡Al lío!

En otra ocasión ya hablamos de otro de los arcades de Gaelco en 3D, con el muy desenfadado y divertido Radikal Bikers, y ya demostramos que estos chicos no lo hacían nada mal. Con Speed Up, juego anterior a Radikal Bikers, nos ofrecen también carreras desenfrenadas, alejándose de todo tipo de simulación. Y esto fue en 1996 y en exclusiva para los salones recreativos.

speedup_arc_1

Ocho vehículos nos abrirán las puertas de estas vertiginosas carreras

Lo primero que llama la atención nada más ver el juego en movimiento es su sorprendente parecido con otro buque insignia de los arcades de conducción: el Ridge Racer de Namco. Sí, es cierto que a simple vista puede parecer un simple clon y de hecho a nivel jugable es muy parecido, pero nada más lejos de la realidad. Speed Up es un juego con personalidad propia.

Para empezar tenemos a nuestra disposición tres circuitos de lo más pintoresco. El más sencillo es el Barcelona Down Town, que nos ofrece un trazado por la Ciudad Condal en el que veremos algún que otro monumento representativo como la famosísima Sagrada Familia entre otros también significativos de esta preciosa ciudad catalana.

El nivel intermedio corresponde a Twisting Rock & Road, un trazado de temática montañosa con castillos que bien podría basarse en Suiza o Escocia (si alguien reconoce algo del circuito agradeceríamos que nos lo dijese). Por último está Tex-Mex Circuit, el trazado más complicado de todos, ambientado en México y Estados Unidos al mezclar pirámides y selvas con cañones y desiertos.

speedup_arc_2

A simple vista parece un Ridge Racer en Barcelona, ¿verdad? Por suerte Speed Up es mucho más

Tras escoger nuestro circuito favorito nos lanzamos a la selección de vehículos. En Speed Up contamos con ocho deportivos distintos a escoger, en los que varían aspectos como la aceleración o la velocidad punta. Se trata de coches ficticios basados en deportivos reales, pero con los suficentes cambios como para evitar el pago de licencias. Por cierto, aquí no hay posibilidad de elegir entre cambio de marchas manual o automático, contamos con cambio automático siempre.

Pues bien, si ya hemos elegido circuito y coche vamos a la carrera. Ahora vamos a descubrir porqué Speed Up es diferente. En cada carrera participan seis vehículos y el objetivo es intentar no quedar últimos en cada una de las vueltas. Si quedamos últimos nos eliminarán y se acabó lo que se daba.

speedup_arc_3

De paseo por bonitas carrereteras de montaña

Como véis el objetivo a priori no es quedar los primeros, es sobrevivir y pelear para no quedar últimos. Y así tendrá que ser hasta que solo queden dos coches en carrera. Si logramos nuestro objetivo nos obsequiarán con la posibilidad de intentarlo en otro circuito.

No está mal, ¿verdad? En Speed Up buscaron algo un poco más original para desmarcarse del ya mencionado Ridge Racer o de juegos del mismo palo como Daytona USA. Eso sí, ya os avisamos que esta tarea no es nada fácil por culpa de una IA muy puñetera de los coches rivales.

A nivel técnico Galeco hizo un gran trabajo. Aunque el diseño de los vehículos puede resultar algo plano en algunos aspectos, se compensa con el de los circuitos. Los trazados están plagados de detalles, por lo que merece mucho la pena disfrutar de los mismos con más calma solo para admirar el gran trabajo que hicieron. En cuanto al sonido podemos decir que no está mal, con melodías que pasan algo desapercibidas y unos efectos sonoros correctos.

speedup_arc_4

El trazado americano es el más complicado, pero también es uno de los más vistosos

Y aquí viene lo mejor: la jugabilidad. El juego se mueve de lujo, con una suavidad tremenda, sin ralentizaciones. Con esto conseguimos un control sencillo y preciso, 100% arcade. Los coches responden muy bien y toman las curvas con soltura y con algún que otro derrape, dejándonos ser los amos y señores del volante.

Por el contrario como decimos la dificultad es bastante alta, o al menos eso nos ha parecido. Esto se complica por culpa de una IA tramposa que nos dejará vendidos en más de una ocasión. A veces da la sensación de que los demás coches aceleran más que el nuestro. Supongo que esto se irá paliando un poco con práctica y más teniendo en cuenta que lo hemos jugado a través de emulación, y eso no nos puede transmitir las mismas sensaciones que la recreativa.

Speed Up, como hemos dicho al principio, es exclusivo de las recreativas. De todas formas hemos visto por ahí que Sammy se hizo con la licencia en 1997 y lo lanzó un poco escondido en PlayStation, pero como exclusiva para el mercado japonés.

speedup_arc_5

La vista interior nos ofrece mejor visión, pero el control empeora bastante

Incomprensiblemente el juego pasó a llamarse Racingroovy VS y cambió absolutamente todo. Lo único que tiene en común con Speed Up es el motor gráfico y poco más, convirtiéndose en un juego radicalmente diferente. Una pena, pues Radikal Bikers sí que se adaptó a PlayStation sin esconder absolutamente nada.

Un juego estupendo y muy divertido. Galeco demostró desde el principio que sabía adaptarse perfectamente a los cambios de generación con este espectacular Speed Up. No es perfecto y pudo pasar bastante desapercibido en su día, pero hay que reconocer el tremendo esfuerzo de la compañía española más arcade de todos los tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *