3cibercafe_banner
ArtículosOtros

LOS TRES GIGANTES DE LOS CIBERCAFÉS

Había una época en la que aquello llamado Internet era eso que tenía tu primo el de la capital cuando ibas a verle algún que otro fin de semana. Era eso que funcionaba conectando un ruidoso y lento módem a un ordenador y que te permitía acceder a un montón de información y cosas chulas. Todo era mágico, lento, pero mágico, aunque a menudo esa magia se veía interrumpida cuando alguien llamaba por teléfono.

Las cosas van evolucionando con el paso del tiempo y hay que adaptarse a las nuevas tecnologías. Por eso, cuando los salones recreativos comenzaban a flaquear, un nuevo modelo de negocio surgia aprovechando aquello: los cibercafés. Estos locales eran una evolución de aquellos sitios conocidos como locutorios, que se usaban para llamar por teléfono a aquellos seres queridos que se encontraban en la otra punta del mundo, y todo por un módico precio.

cibercafe_foto

Un cibercafé cualquiera (Wikimedia Commons)

Pues bien, los cibercafés surgieron más o menos de ahí. Hablamos locales armados con un buen puñado de ordenadores, conectados a Internet y conectados entre sí formando una red LAN, es decir, una red de área local. Esto, entre otras cosas, permitía que tus colegas y tú pudieseis jugar todos a la vez y organizar una buena batalla campal a alguno de los videjuegos en red que tan de moda estaban al inicio del nuevo milenio. Eso sí que era magia.

La bajada de precios y la llegada del ADSL y la fibra óptica propiciaron que todo quisqui tuviera Internet en su casa. Esto provocó que todo el mundo pudiese acceder al juego online, por lo que los cibercafés poco a poco iban pasando a mejor vida, corriendo la misma suerte que los salones recreativos. Hoy en día es muy raro ver alguno de esos locales en activo.

Pero no estamos aquí para hablar de cibercafés, estamos aquí para hablar de tres juegos con los que nos lo pásabamos bomba en aquellos locales. Se trata de tres shooters de sobra conocidos por cualquier aficionado a los videojuegos que en Pixelmaniacos queríamos revindicar como de lo mejorcito de aquella época. Y sin más dilación vamos a por ellos.

UNREAL TOURNAMENT

Una auténtica bestia parda creada por Epic Games (sí, esos que regalan juegos todas las semanas) en 1999. Unreal Tournament es una suerte de shooter en primera persona con un altísimo valor de juego cooperativo, ya que se trata de una competición futurista en la que los guerreros más brutales y sanguinarios del mundo compiten por ver quién es el más fuerte.

El juego funciona como una especie de spin-off del primer Unreal, otra animalada de shooter que salió un año antes y que tiene un desarrollo algo más tradicional. Así pues Unreal Tournament se aleja de la narrativa y nos ofrece las más espectaculares luchas sin cuartel, armas tochísimas y sangre a patadas, por lo que no es un juego apto para todos los públicos.

unrealtournament_pc_1

Reventando al personal con este mortero tan majo

Si bien el juego viene bastante cargadito en modos para un jugador, como de verdad se disfruta es en el juego cooperativo. La cosa consistía en que todos los amigos que íbamos al cíber organizábamos una partida en red y nos lanzábamos a jugar un «todos contra todos». Y tras personalizar a nuestro personaje ahí estábamos, gritando como posesos y disfrutando como nunca mientras nos zurrábamos la badana con el potentísimo arsenal del que hace gala este juegazo.

El modo principal, el llamado «deathmatch», modo muy típico en este tipo de juegos online, consiste en ver quién de todos consigue más muertes en un límite de tiempo. De esta forma si alguno de nuestros amigos nos mata, volveremos a revivir automáticamente y seguir luchando «a saco».

No solo de «deathmatch» vive el jugador. Unreal Tournament nos ofrece divertidos modos como el de capturar la bandera, formando dos equipos que tienen que conservar una bandera durante un límite de tiempo. Otro chulo es el de dominación, que consiste en capturar unos puntos marcados con una X e intentar que los del equipo contrario no nos los quiten. Y hay más modos de juego cargados de diversión, convirtiendo a Unreal Tournament en uno de los juegos más completos de su especie.

unrealtournament_pc_2

Te has quedado perfecto para comerte una cuchilla de aperitivo

La variedad de armas también es la caña. Partimos con una pistola, pero en cada escenario encontramos armas de mayor o menor poder destructor. Lanzacohetes, escopetas de plasma, ametralladoras o un lanza cuchillas se dan cita en cada partida.

El arma más devastadora del juego recibe el nombre de «redentor». Es la más grande y pesada de todas y con ella básicamente nos cargamos absolutamente a todo bicho viviente que tengamos a nuestro alrededor. Es un arma que solo se puede encontrar en determinados escenarios y con la que tenemos que tener mucho cuidado, pues podríamos sufrir graves consecuencias y perecer en el intento.

Por otro lado, una de las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de disparar es que cada arma tiene dos disparos. El disparo principal se activa haciendo click con el botón izquierdo del ratón, en cambio, si usamos el botón derecho efectuaremos un disparo diferente. Conocer bien este tipo de disparos puede ser crucial para nuestra victoria.

unrealtournament_pc_3

Quién se atreva a tocar mi emblema lo pagará caro

A nivel técnico solo hay alabanzas. El juego sigue luciendo espectacular incluso hoy en día, eso sí, en aquella época pedía bastante máquina y no todos teníamos en casa un ordenador capaz de moverlo con soltura. El sonido también es brutal, con melodías cañeras y efectos sonoros contundentes, marcados por las frases del narrador o los contrincantes, perfectamente dobladas al castellano.

Unreal Tournament se hizo grande principalmente en PC, pero también hizo acto de presencia en otros sistemas como Linux u ordenadores MAC. En consolas fueron PlayStation 2 y Dreamcast quiénes tuvieron sendas y estupendas versiones del juego.

Surgieron diferentes secuelas, todas excelentes, que salieron tanto para PC como para otros sistemas como la consola Xbox, que además disfrutó de títulos exclusivos para ella. En 2009 apareció Unreal Tournament III, el último juego comercial que se lanzó en PC, PlayStation 3 y Xbox 360.

El último juego de la saga se llama también Unreal Tournament. Fue creado en 2014 también por Epic Games y lanzado de forma gratuita en versión alpha para jugar online. Desgraciadamente el desarrollo de este juego lleva parado desde 2017 y sigue sin estar terminado. De todas formas echadle un tiento, que es gratis y merece la pena verlo.

Adjetivos como brutal, colosal y espectacular se quedan cortos ante esta maravilla. Todo un juegazo que hoy en día sigue fresco y que invita a echar unas partidas y disfrutar de él tanto como se disfrutaba en 1999. El juego con el que más horas echamos en los cibercafés de nuestra ciudad.

QUAKE III ARENA

El dueño del cibercafé al que solíamos ir nos veía jugar mucho a Unreal Tournament. Un buen día nos recomendó algo llamado Quake III Arena, y claro, llamándose Quake no nos podíamos negar y decidimos hacerle caso y probarlo.

Lanzado poco después que Unreal Tournament, este otro «deathmatch» creado por las mentes de Id Software, fue también uno de los refrentes en estos establecimientos. ¿Qué ofrecía? Prácticamente lo mismo que el otro juego: frenéticas luchas sin cuartel aderezadas por un buen arsenal de armas y un apartado técnico verdaderamente espectacular.

quake3arena_pc_1

El lanzacohetes también será un buen protagonista en este juego

Todos conocéis el grandioso Quake, considerado el primer y verdadero shooter completamente en 3D de la historia. Juego con el que hubo que hipotecarse para que nuestros ordenadores pudieran correrlo. Tiempo después otra bestia llamada Quake II nos obligaba a hacer lo mismo, a dejarnos la pasta en una nueva actualización de nuestro PC si queríamos degustar sus mieles.

Tanto Quake como Quake II eran shooters tradicionales, es decir, que seguían una historia y en los que había que recorrer laberíticos escenarios plagados de monstruos. Y todo para encontrar la típica llave que nos llevaría hasta el siguiente nivel. Todo esto cambió con Quake III Arena.

En esta nueva entrega el argumento queda un poco al lado para dar protagonismo a los combates. Siguiendo el esquema de Unreal Tournament, Quake III Arena nos trae también diferentes modos de juego con los que pasarlo pipa al lado de nuestros colegas. Por supuesto, el ya famoso «deathmatch» copa prácticamente toda la jugabilidad del juego.

quake3arena_pc_2

La atmósfera y los efectos de iluminación del juego son de lo mejorcito

La selección de modos juego es algo más escasa con respecto a su rival, pero también podemos capturar la bandera o luchar por equipos. Una expansión llamada Quake III Team Arena surgió un poco para paliar esto, ofreciendo nuevas opciones enfocadas a partidas en equipo.

Por supuesto la variedad de armas está servida. Este arsenal es heredado de las anteriores entregas del juego, por lo que tenemos a nuestra disposición un buen catálogo de gran poder destructor. Además la expansión Team Arena también añade mejoras dentro de este campo.

Uno de los aspectos más impresionantes y divertidos del juego reside en ciertos elementos que podemos encontrar en los escenarios de combate. Algunos nos permitirán cosas como teletransportarnos, permitiéndonos así sorprender a nuestro enemigo y abordarlo sin que se de ni cuenta. Además hay una especie de resortes que nos permiten efectuar grandes saltos, pudiendo llegar más lejos y atacar a nuestros enemigos desde el aire.

quake3arena_pc_3

Aquí, dando unos cuantos saltitos con un colega

Como véis tanto Quake III Arena como Unreal Tournament son dos juegos muy parecidos. Esto no es para nada malo, ya que cada uno tiene su propia personalidad, sus propios escenarios y sus propio arsenal de armas. No obstante aquí nos quedamos antes con la obra de Epic Games que con la de Id Software.

Técnicamente es otra bestia que destaca incluso hoy en día. Todo se mueve estupendamente bien, ofreciendo luchas rápidas y fluidas. La música es muy cañera, muy en la línea de los anteriores juegos de la saga. Efectos sonoros brutales y voces digitalizadas (en inglés, no recordamos si el original al que jugábamos también lo estaba) ponen la guinda a este enorme pastel.

El original apareció también para Dreamcast, además de PC, Linux y MAC. Más tarde PlayStation 2 recibió una versión especial llamada Quake III Revolution, con algunas mejoras exclusivas para esta consola. La saga se tomó un descanso con Quake IV, que volvió a los orígenes, y con un raruno Enemy Territory: Quake Wars, que todavía no hemos podido catar.

Quake Arena Arcade, exclusivo de Xbox 360, siguió un poco la estela de Quake III Arena, pero no era lo mismo. ¿Lo último? Quake Champions, título «free-to-play» aparecido en 2017 que quiere recuperar el trono perdido en este tipo de juegos. Tampoco lo hemos probado, así que poco más os podemos contar.

Otro mítico juego perfecto para unas partidas en grupo. Todo un animal de los shooter 3D en primera persona que hay que tener cuenta. Si tenéis oportunidad probadlo, que si os gusta este tipo de juegos es uno de los mejores que podéis encontrar.

COUNTER-STRIKE

Dejamos para el final al que seguramente muchos consideréis la estrella de los cibercafés. Hablamos del famosísimo Counter-Strike, título que incluso hoy en día sigue vigente con nuevas versiones y una comunidad que goza de muy buena salud.

¿Quién a estas alturas no conoce Half-Life? Pues bien, la obra maestra de Valve, los de Steam, fue la raíz de este juego. Se utilizó el mismo motor que Half-Life, el motor Source, y se creó un mod que apareció en el año 2000 y recibió el nombre de Counter-Strike. Este mod no es más que una especie de Half-Life multijugador, pero que funciona a modo de juego individual.

counterstrike_pc_1

Ojo a ese facineroso que nos está esperando

La mecánica inicial del juego se aleja mucho de lo ofrecido en Unreal Tournament y Quake III Arena. Esto es porque las partidas son bastante más tácticas y pausadas que en los juegos anteriores, destacando mucho el componente de colaboración entre equipos.

La cosa es bastante sencilla. Formaremos dos equipos. Unos serán los terroristas y otros las fuerzas antiterrorista, a escoger entre diferentes tipos de grupos. En cada uno de los niveles deberemos de completar una serie de objetivos y acabar con el equipo rival. Si nos eliminan durante la partida deberemos esperar al resultado final, no resucitaremos como ocurre en los otros dos juegos.

Como véis Counter-Strike apuesta por un realismo mayor. Tiene lugar en una época presente, dejando de lado la ciencia-ficción y el tiempo futuro de los otros dos títulos que os hemos ofrecido anteriormente. Aquí las cosas son de otra manera.

counterstrike_pc_2

La colaboración con el resto del grupo será crucial para ganar

Los modos de juego también son completitos. Destacamos el modo de juego basado en rehenes. Los terroristas los tienen secuestrados y las fuerzas antiterroristas deberán liberarlos. De esta forma los terroristas ganarán si acaban con el equipo rival, además de evitar que liberen a los rehenes. Es obvio que los antiterroristas deberán hacer lo propio con sus rivales, pero esta vez tendrán que liberar a los rehenes.

La verdad es que Counter-Strike tiene otros modos de juego también muy divertidos, pero nos vamos a quedar con el modo de los rehenes. Esto es porque nos tira bastante el factor nostálgico al ser el modo al que más jugábamos en los cibercafés.

Estamos de nuevo ante un juego que tiene un nivel técnico bastante bueno. De los tres quizá sea el que peor ha envejecido, cosa que desde luego se puede paliar utilizando diferentes modificaciones que se hicieron al motor del juego. No obstante luce bastante bien.

counterstrike_pc_3

Tendremos a nuestra disposición algunos objetos como el escudo que lleva nuestro colega de enfrente

Lo cierto es que lo que de verdad destaca en este juego es el factor jugable. Las partidas de Counter-Strike resultan divertidísimas, apostando por un modelo de competición en grupo que lo convertía en un juego único en su especie. La coordinación con nuestro grupo puede ser clave en cada partida, añadiendo un valor táctico que le sienta de lujo.

Counter-Strike apareció en PC, Linux y MAC, siendo portado tiempo después a la consola Xbox. Sin tener en cuenta Half-Life y todos sus derivados (Team Fortress o Portal), Counter-Strike ha ido sufriendo muchos cambios a lo largo de los años, además de que ha recibido muchos añadidos en forma de expansiones y mods, como los famosos Condition Zero y Source. Este último fue una versión actualizada con el motor de Half-Life 2.

En 2012 vio la luz Counter-Strike: Global Offensive, la última versión del juego, con un apartado técnico bastante más actualizado. Apareció en ordenadores y en las consolas PlayStation 3 y Xbox 360, y hoy en día es un «free-to-play» con un estado de salud envidiable, especialmente entre los usuarios de PC. Vamos, otra de las gallinas de los huevos de oro de los amigos de Valve.

Y con Counter-Strike lo dejamos por hoy. Un juegazo tremendo que junto a Unreal Tournament y Quake III Arena forman el trío perfecto que dominaba el cotarro en los cibercafés. Sí, también se jugaba a títulos deportivos como el FIFA de turno o grandes de la estrategia como StarCraft, pero es indudable que estos tres eran los reyes. Al menos por nuestra parte. ¿Y por la vuestra?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *