estrellasrock_banner
ArtículosOtros

5 JUEGOS PARA LOS AMANTES DEL ROCK

Hace un par de años hablamos de cinco juegos con estrellas de la música pop como protagonistas. Hoy haremos algo parecido, pero con estrellas del rock duro, que protagonizan cinco juegos con la banda sonora más rockera que podíamos escuchar por esas épocas.

Dejaremos de lado aquel «punki shooter» llamado Ed Hunter, protagonizado por Iron Maiden y del que ya hablamos en su día. Tampoco hablaremos de juegos rockeros en toda regla como la saga Guitar Hero o esa maravillosa oda al heavy metal llamada Brutal Legend. Os recuerdo que esto va de juegos clásicos y eso es lo que vamos a ver a continuación.

Crüe Ball

Para quién no conozca al grupo de glam rock Mötley Crüe os diré que Tommy Lee, su batería, fue el que protagonizó aquel vídeo porno con Pamela Anderson en los 90. ¿A qué ahora os suena más? El caso es que Electronic Arts se hizo con la licencia del grupo y lanzó un juego de pinball para Mega Drive llamado Crüe Ball, que fue lanzado en 1992 de la mano del estudio NuFX.

Como era de esperar estamos ante un juego de pinball bastante atípico. Es noche cerrada y una furgoneta irrumpe en la tranquilidad de nuestro apacible vecindario. Un hombre se baja y entrega un paquete en una de las casas. Acto seguido suena un poderoso estruendo rockero que alarma al resto del vecindario. Se trata del pinball más molón de todos los tiempos, se trata de Crüe Ball.

crueball_md

La ambientación y la banda sonora de este peculiar pinball son lo mejor

Pues bien, el juego consta de nueve niveles, cada uno representado por una mesa de pinball dividida en tres partes. En cada fase debemos superar una serie de objetivos, en plan eliminar ciertos enemigos a base de «bolazos» y esas cosas. Nos esperan fases de bonus y un enemigo final bastante feo al que batir. Además este título tiene opción para cuatro jugadores por turnos, lo que le da un interesante plus.

En definitiva, Crüe Ball es un juego divertido, algo repetitivo quizá, pero divertido al fin y al cabo. La bola se mueve con velocidad, es jugable y cuenta con una ambientación muy chula y rockera. Además está el interesantísimo añadido de escuchar temas como Dr. Feelgood o Live Wire con todo el poder del chip de sonido de Mega Drive.

Rock ‘n’ Roll Racing

Seguimos con las consolas de 16bit, pero cambiamos de juego. Esta vez no es únicamente una banda de rock, son muchas y forman parte de la banda sonora del divertidísimo Rock ‘n’ Roll Racing. Se trata de un juego de carreras locas con temática rockera que apareció en 1993 para Super Nintendo y Mega Drive por parte de Silicon & Synapse e Interplay.

Se trata de un juego en perspectiva isométrica con carreras para cuatro vehículos al mismo tiempo, además de una brutal opción para dos jugadores en pantalla partida. Todo con una ambientación macarra y futurista. Diferentes y variopintos personajes a escoger, brutales vehículos armados hasta los dientes que se pueden modificar y otras sorpresas que econtraremos en nuestro camino.

rocknrollracing_snes

Este es el juego más rockero en 16bit funcionando en Super Nintendo, así de simple

Todo un juego de carreras a tener en cuenta para amantes de los títulos tipo Mario Kart y similares, pero con una ambientación mucho más adulta. Los cinco temas rockeros que se incluyen de grupos como Black Sabbath, Deep Purple o Steppenwolf, sonando por los circuitos de Mega Drive y Super Nintendo son la leche.

Rock ‘n’ Roll Racing apareció años después en Game Boy Advance y mucho tiempo después en PC. Además existe una segunda parte llamada Rock & Roll Racing 2: Red Asphalt que salió en 1998 para PlayStation, con gráficos 3D y un mejor sonido, pero no está a la altura del original y pasó bastante desapercibida.

Revolution X

Nos vamos ahora con la banda de Steven Tyler: los legendarios Aerosmith. Ellos fueron protagonistas de la recreativa de Midway Revolution X, un shooter ambientado en una realidad distópica que apareció en 1994. Tiempo después fue adaptado a Super Nintendo, Mega Drive, PC, PlayStation y Saturn, también por la propia Midway y con la distribución de Acclaim.

Una organización llamada NON (New Order Nation) ha hecho una alianza con el gobierno y se ha creado toda una dictadura. Una tipa llamada Helga controla todo y ha prohibido lo más divertido (música, cine, videojuegos, etc.). Aerosmith monta un concierto protesta y anima a los jóvenes a rebelarse, pero las fuerzas de NON irrumpen en escena y nuestro deber es liarnos a tiros contra ellas.

revolutionx_arc

La recreativa de Revolution X es todo un pelotazo, las versiones domésticas no tanto

Revolution X es una verdadera locura. Estamos ante un shooter sobre raíles muy en plan a lo que nos acostumbraba Midway en las recreativas. Gráficos 2D muy detallados, con digitalizaciones de los miembros de Aerosmith y diseños futuristas muy acertados. Mucha caña y destrucción para un juego que no nos da ni un solo respiro, y con la brual música de Aerosmith de fondo. ¿Qué más se puede pedir?

Por contra, cuando Revolution X salió al mercado doméstico tuvo muchos problemas. Las convesiones no estaban ni de coña a la altura de la recreativa original, dando una sesación general de desgana, por lo que fue un título que pasó sin pena ni gloria. Una gran banda como Aerosmith mereció más y por suerte muchos años después tuvo su propia versión de Guitar Hero.

Queen: The Eye

Nos vamos con una de las bandas de rock más importantes de la historia. Los ingleses Queen prestaron su música y su nombre para un mastodóntico juego de acción y aventura llamado Queen: The Eye. Apareció en PC en el año 1998 de la mano de Destination Design y Electronic Arts, y lo hizo bajo el formato de nada más y nada menos que cinco CDs.

Con un argumento similar al de Revolution X, pero mucho más fantástico, en Queen: The Eye controlamos a un tipo llamado Dubroc y nos vamos a un futuro muy raro. Toda forma de cultura y creatividad ha sido prohibida por una máquina llamada «El Ojo», que se encarga de verlo todo. El amigo Dubroc redescubre la música y pronto es condenado a muerte, pero Dubroc liberará al mundo de tan molesto tirano y observador.

queentheye_pc

Los movimientos en plan «Chiquito de la Calzada» lastran la experiencia del juego

El juego cuenta con personajes poligonales moviéndose sobre fondos estáticos con gráficos pre-renderizados. Nos movemos en tercera persona en un desarrollo sin scroll, muy en plan a los juegos de Resident Evil de la época. Hay resolución de puzles, combates en plan «beat ‘em up» y muchas escenas cinemáticas que llenan esos cinco discos. Y todo con una ingente cantidad de temazos de Queen de fondo como el genial Innuendo, el mítico The Show Must Go On o el siempre memorable We Will Rock You.

¿La pega? Si el famoso control en plan tanqueta de Resident Evil os parece tosco, esperad a ver el de Queen: The Eye. El personaje parece un maniquí al que parece que le cuesta girar, realizando movimientos ortopédicos y ridículos que aumentan de forma innecesaria la dificultad del juego. Una lástima, pues es un juego que a nivel audiovisual resulta muy espectacular.

KISS Psycho Circus: The Nightmare Child

Con motivo de la mastodóntica gira de los míticos KISS llamada Psycho Circus salieron mogollón de artículos. Uno de ellos fue un cómic creado por el mismísimo Todd McFarlane, y ahí entra en escena este KISS Psycho Circus: The Nightmare Child, que se basa en esta obra. Fue lanzado el año 2000 para PC y Dreamcast por Third Law y GOD Games.

Se trata de un shooter en primera persona con una banda de rock llamada Wicked Jester formada por cuatro integrantes. Una adivina gitana nos cuenta que las fuerzas del mal intentan apoderarse del mundo y todo eso, así que tendremos que escoger a uno de los cuatro miembros de la banda y liarnos a tiros en todo este «psycho circus» que se ha montado.

kisspsychocircus_pc

Estos son los primeros enemigos a los que hacer frente (versión de PC)

Construido bajo una versión mejorada del famoso motor Lithtech, usado en muchos juegos de la época, KISS Psycho Circus: The Nightmare Child no es un juego que brille demasiado, sin destacar entre la avalancha de shooters de aquel momento. Si bien la ambientación no está mal, el juego puede resultar bastante aburrido e insípido, y no aprovecha para nada la licencia que tien encima.

¿Dónde están los KISS? Salvo alguna aparición en alguno de los cuadros de la pared y la carátula del juego por ningún sitio. Ni siquiera la música que acompaña es que ellos, por lo que se ve que la licencia era bastante limitada. Mejor jugar a KISS Pinball, que salió para PlayStation y PC y sí tiene la música de ellos, porque este shooter va a decepcionar a amantes del grupo y a amantes de los shooters en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *