stuntracefx_banner
JuegosLa joya

STUNT RACE FX, LOCAS CARRERAS POLIGONALES

  • Compañía: Nintendo
  • Año: 1994
  • Género: Carreras
  • Plataforma: Super Nintendo

Durante los años 90 en Nintendo ya sabían que aquello de los gráficos poligonales iba a ser el futuro. Mucho se escuchaba hablar de Super Nintendo y de sus famosos chips Super FX que lograban cosas aparentemente imposibles en aquella consola. Pues bien, al público le gustó bastante aquel movimiento y surgieron cosas maravillosas como el juego del que vamos ha hablar hoy.

Tras el éxito de juegos como el colosal Star Fox (Star Wing para nosotros), Nintendo pensó en lanzar un juego de carreras aprovechando la potencia del chip Super FX. Por eso nació el genial Stunt Race FX (Wild Trax en Japón), un loquísimo arcade de carreras con llamativos gráficos poligonales, simpatía a cascoporro y una jugabilidad que funciona muy, muy bien.

stuntracefx_snes_1

Antes de lanzarnos a lo loco conviene probar el modo práctica, que nos ayudará a manejar nuestro vehículo

A nuestra disposición tenemos un título con cuatro modos de juego diferentes. El modo «speed trax», que quizá sea el modo principal, nos permite acceder a un torneo formado por tres categorías diferentes. Tenemos la «novice» y la «expert» de inicio, obteniendo una tercera llamada «master» tras superar esas dos. Cada categoría está formada por cuatro circuitos diferentes, haciendo un total de 12.

Luego tenemos el modo «stunt trax». Se trata de una selección de cuatro carreras con diferentes obstáculos en las que tendremos que conseguir una serie de estrellas. Así pues nuestro vehículo tendrá que superar hielo, agua, rocas y un divertido trazado plagado de subidas y bajadas. Sin duda uno de los modos más divertidos de todo el juego.

Nos quedaría el modo «battle trax», con posibilidad para dos jugadores simultáneos a pantalla partida, algo que, como de costumbre, dispara la diversión del juego. Por último está el modo «test run», que nos permitirá participar en una prueba práctica para conocer a fondo el sistema de control del juego. Esto último era bastante recomendable en su día, hoy estas mecánicas ya están superadas de sobra.

stuntracefx_snes_2

Las carreras son todo lo locas que podáis imaginar

Luego está el tema de los vehículos. En Stunt Race FX disponemos de tres vehículos iniciales y un cuarto de propina que se desbloquea más adelante. El «4WD» es un todoterreno fuerte, potente y algo lento; el «Coupé» es el más equilibrado en todos los apartados; el tercero sería el «F-Type», con poca resistencia y mucha velocidad; por último está el «2WD», que es una especie de moto rapidísima.

Tras escoger modo y vehículo vamos a ver qué tal va esto. En el modo principal, el «speed trax», realizaremos diferentes carreras contra una serie de oponentes. Disponemos de una barra de daño que tenemos que cuidar muy bien, pues si se llena se acabó lo que se daba y nos tocará empezar de nuevo. Eso sí, podremos rebajarla gracias a unos objetos que encontraremos por ahí.

También tendremos a nuestra disposición una barra de «turbo». Únicamente pulsaremos un botón del mando y nuestro coche aumentará su velocidad, aprovechando las rectas de cada circuito para tomar la delantera a otros rivales. Esta barra debemos cuidarla bien, pues sólo tendremos una por carrera.

stuntracefx_snes_3

El modo «stunt trax» nos regala efectos gráficos como el salpicar del agua, además de grandes dosis de diversión

Por otro lado el desarrollo de las carreras principales también está marcada por el cronómetro. Dispondremos de una serie de «check points» que serán necesarios alcanzar, si no nos quedamos sin tiempo y se acabó. ¡Ah! Y disponemos también de un par de vidas por circuito, así que habrá que cuidarlas bien en los trazados más duros.

Cada dos circuitos entraremos en una fase de bonus. En estas fases nuestro vehículo quedará guardado dentro de un gigantesco camión. Entonces es cuando nos podremos a los mandos de dicha mole sobre ruendas y deberemos dar una vuelta por un circuito. Iremos alcanzando una serie de objetivos hasta que se acabe el tiempo, pudiendo obtener tiempo extra para nuestra próxima carrera.

El control de los vehículos durante las carreras es bastante simple. Tendremos un botón para acelerar y otro para usar el turbo. Un tercer botón nos permitirá usar la bocina del coche y hacer un simpático movimiento de provocación a nuestros rivales. También usaremos los gatillos del mando para girar de forma brusca en cada curva, algo que también nos vendrá muy bien. Además hay un par de vistas exteriores que podemos seleccionar en cualquier momento.

stuntracefx_snes_4

Con niebla será todo más chungo

A nivel técnico hoy está de sobra superado, pero en su día era una verdadera maravilla. Gráficos poligonales sin texturas se combinan con mucho colorido. Escenarios muy llamativos con puentes, túneles y otros elementos que dan mucha vida durante las carreras. Además hay efectos especiales como el chapoteo del agua o la niebla, cosas que en su día resultaban verdaderamente impresionantes.

Luego está el tema de la sensación de velocidad. Dentro de lo que cabe está bastante conseguida y el juego se mueve bastante rápido. No obstante y por poner una pega, la tasa de frames podría haber sido bastante más alta, dando cierta sensación de lentitud a todo el conjunto. Sin duda alguna podemos perdonar este tema, ya que hablamos de una consola de 16bit y os puedo asegurar que esto no le quita diversión en ningún caso. El juego se controla muy bien y resulta divertido hasta más no poder.

El sonido también brilla. Los rugidos de los motores están muy conseguidos, con divertidos efectos sonoros (esas bocinas se salen) que logran carreras llenas de vida. La banda sonora también es divertida, con melodías de corte rural nortemericano que crean toda una atmósfera en plan «carreras locas».

stuntracefx_snes_5

El modo para dos jugadores nos proporcionará grandes momentos

La guinda la pone toda la simpatía que rodea a este título. Los vehículos con ojos saltones y movimientos de dibujos animados son una verdadera maravilla, además de ser toda una virguería técnica con la que Super Nintendo sacaba pecho. Además, la colección de modos de juego disponibles hacen que este cartucho tenga una vida muy larga.

No es un Virtua Racing, tampoco es un Mario Kart, simplemente es Stunt Race FX, un juego con personalidad propia y con unas dosis de diversión altísimas. Una verdadera joya que mereció más suerte y una secuela para sistemas más modernos. Por suerte el año pasado se rescató y está disponible en Nintendo Switch para su Consola Virtual, así que no hay excusa para volver a disfrutar de esta maravilla para Super Nintendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.