spanishtopics_banner
ArtículosOtros

TRES TOPICAZOS ESPAÑOLES Y SUS JUEGOS

La verdad es que hoy me apetecía buscar un poco en el cajón de lo raruno y hablar un poco de algún que otro juego de temática 100% patria. Por este motivo os traemos tres tópicazos españoles y sus juegos. Tres tópicos, aunque más bien podemos hablar de tres géneros que se propagaron por algunos de los sistemas de entretenimiento más conocidos, especialmente, claro está, nuestro querido PC. Vamos a ello.

Los juegos de cartas

En los pueblos de prácticamente toda España (y también en ciudades, por supuesto), a la hora de la siesta, existe la también sana costumbre de “echar la partida”. Uno queda con los amigotes y se dirige al bar de toda la vida a pasar un buen rato dándole a las cartas. Por si alguno de los que leen estos ladrillos que escribimos por aquí no es de la tierra o no conoce estas tradiciones, que sepa que es muy común “echar la partida” acompañados de un “carajillo” (café con orujo) o un “sol y sombra” (brandy y anís) y antes, cuando se podía fumar, los amigos de la partida gustaban de darle a un buen puro, o por lo menos eso es así en mi tierra.

Juegos como “la escoba”, “el tute” o “el chinchón” son algunos de los más habituales, pero sin duda alguna el rey de las cartas es “el mus”. Esta especie de póker a la española (al que nunca aprendí a jugar) es un juego muy complejo y variado que gusta también de ser jugado en las cafeterías de cualquier campus universitario español que se precie y, gracias a su popularidad, florecieron grandes representantes jueguiles como Órdago.

ordago_pc

Órdago nos ofrece un juego de mus puro y duro

Este título para PC, si bien no es el primer juego de mus de la historia (ya hubo alguno para Spectrum), podemos decir que es uno de los más recordados. Órdago fue creado en 1991 por el programador Pedro Torrecilla, y la verdad desconocemos si el programa tuvo una tirada comercial o sólo se distribuyó a través de prensa especializada. El caso es que Órdago se toma con mucho humor el asunto del mus y nos ofrece gráficos en alta resolución (640×480 para ser exactos) con grandes personajes sacados de los tópicos pueblerinos como el alcalde, el cura o el “tonto’l pueblo”, personajes que cuentan con un diseño muy en plan Mortadelo y Filemón. En fin, un digno representante que hará las delicias de cualquier aficionado a este grandioso juego de cartas.

No obstante, el “number one” de los juegos de mus y posiblemente el más recordado por los aficionados es el tremendo PC Mus. Creado en 1995 por Círculo ASM, PC Mus marcó a toda una generación al representar mejor que nadie la España casposa de aquella época. Y esto es porque contamos con personajes de la talla de Felipe González, Roldán, Ruiz Mateos o Norma Duval, con la colaboración especial de Arguiñano como el camareo o el gran Chiquito de la Calzada como aparición especial.

pcmus_pc

Roldán, Ruiz Mateos, González y el menda le damos a las cartas en el bar de Arguiñano

Desde el momento en que pones el juego y ves aquella intro en la que un viejales dice aquello de “¡hostia, la partida!” ya sabes por dónde van a ir los tiros. Y es que en PC Mus todo es una parodia, gracias especialmente a las voces digitalizadas obra de varios actores que imitan a los personajes famosos que aparecen, todo representado con gráficos en plan dibujos animados que nos ofrecen unas partidas muy divertidas en “el arramaco feroz”, nombre del bar en el que tiene lugar el juego. El resto es para amantes del mus, que lo sabrán disfrutar.

Por supuesto aquí no acaba la cosa. Además de PC Mus, los amigos de Círculo ASM hicieron más juegos de cartas como una versión pro del PC Mus, un juego de tute, otro de pokér e, incluso, un juego de dominó, otro de los estandartes del juego de bar en España. Y más, muchos más juegos de cartas “made in Spain” que podéis encontrar por ahí sin mucha dificultad.

Los toros

Cuando le preguntas a un extranjero, especialmente a un estadounidense, que qué demonios es España. Si consigue adivinar de que España no está en México, es probable que haga mención a la paella o a los toros. Y sí amigos, nos guste o no, la más polémica tradición que existe en todo el territorio español también tuvo su representación en el mundo de los videojuegos. Y no como la típica enciclopedia taurina o similar, para nada. Los toros también tuvieron algún que otro “simulador”.

Comenzamos por toda una máquina recreativa. En 1984, de la mano de Coreland y Sega apareció Bullfight, posiblemente el primer exponente taurino en los videojuegos. En Bullfight encarnamos a un torero que, armado con un capote y una espada, tiene que sobrevivir al embiste de un toro en cada una de las fases en las que tiene lugar. Jugaremos en una perspectiva cenital un tanto rara y nos moveremos por toda la zona de juego, que intenta representar a una plaza de toros. Lo cierto es que Bullfight no resulta nada divertido, y eso que incluye fases de bonus y alguna que otra sorpresilla como que por ejemplo el toro nos puede quitar la espada, pero no acierta en prácticamente nada, siendo un juego repeteitivo, feo y bastante poco común.

bullfight_arcade

Como podéis ver la perspectiva de Bullfight es bastante rara

Otro de los títulos más conocidos de este mundillo es Ole, Toro, una especie de simulador taurino que Dinamic se sacó de la chistera allá por 1985 para Spectrum y Amstrad CPC. Este juego recibió palos por todas partes, especialmente en el Reino Unido, el feudo de ordenadores como el Spectrum, que crucificó al juego por el simple hecho de ser un simulador de toros. Polémicas aparte, la verdad es que no he conseguido hacer nada con este juego, ya que es lento y bastante injugable. Y eso que la representación de una corrida de toros está bastante bien conseguida, con pases de pecho, banderillas y picador, pero vamos, que ni fu ni fa.

oletoro_spectrum

Ole, Toro nos ofrece un entorno bastante logrado

Aparte de estas dos rarezas, tenemos otro título llamado simplemente Ole que apareció también para Amstrad CPC, Spectrum y MSX más o menos por la misma época que Ole, Toro y que pasó bastante desapercibido. Además, años más tardes, apareció una suerte de simulador definitivo con el nombre nada corto de El Juli Presenta Torero: Arte y Pasión en la Arena al que supongo que muchos de vosotros habréis jugado sólo por curiosidad. Desarrollado por Gamepro y distribuido, atención, por Ubisoft, Torero (vamos a abreviar el nombre un poco) apareció en 2002 en PC y nos ofrecía gráficos poligonales bastante chuscos y un montón de cosas por hacer. Aquí lo dejamos, con un vídeo sobre Torero para que juzguéis vosotros mismos si os gusta y vamos a pasar a otra cosa.

Torrente

A ver, que sí, que Torrente no es ningún tópico, pero ahora en serio, ¿hay algo más español que las películas del brazo tonto de la ley? Por aquí creemos que no. Y es que el ex-policía más casposo, fascista, machista y xenófobo entre otros adjetivos igual de simpáticos, encarnado por el siempre polifacético Santiago Segura, merecía tener también sus propios videojuegos. Y efectivamente así fue, lo único que el resultado no fue del todo el esperado.

Así pues Torrente, lanzado en 2001 para PC y creado por Virtual Toys intentó ser una especie de sandbox a la española, de modo que nuestro amigo tiene que ir superando una serie de misiones que tienen lugar en sitios como Madrid. Cuenta con gráficos que no están nada mal y la voz original de Santiago Segura, que nos provocará una carcajada en más de una ocasión. ¿Y cuál es el problema? Pues que estamos ante un título con un control tosco, simplón y poco efectivo que lo convierte en uno de los juegos más chungos de principios de siglo. Por lo demás se trata de un festival de disparos monótono en el que los enemigos se repiten una y otra vez, empañando un juego que podría haber sido algo mucho mejor. Una pena.

torrente_pc

¡Chavales, aquí está Torrente!

Aquí no acaba la historia, ya que Torrente tuvo otra oportunidad con Torrente 3: El Protector, también creado por Virtual Toys y lanzado en 2005 en PC y PlayStation 2. De nuevo repite desarrollo de sandbox al más puro estilo GTA y mejora bastante con respecto a su antecesor, no obstante sigue sin ser un buen juego. Si bien técnicamente mejora bastante (tampoco lo suficiente), estamos ante un juego que de nuevo podía haber dado más de sí. Con Madrid otra vez como escenario, Torrente 3: El Protector cuenta con nuevas acciones que le dan un poco más de variedad, eso sí, tampoco es suficiente para que este juego pase a la historia. Otra oportunidad desaprovechada.

Y aquí lo dejamos. Nos hemos dejados más iconos y tópicos por el camino que ya se repasarán en futuros artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *