outrunners_banner
JuegosZona arcade

OUT RUNNERS, LA CARRERA MÁS LOCA DE SEGA

  • Compañía: Sega
  • Año: 1993
  • Género: Carreras
  • Plataformas: Arcade, Mega Drive

Allá por 1986, Sega maravillaba al mundo con uno de los juegos de carreras más míticos que se recuerdan en las recreativas de todo el mundo. Hablamos del genial Out Run, símbolo del poderío de Sega en los arcades. Lo que hoy os traemos es Out Runners, algo así como la tercera parte de Out Run (dejaremos Turbo Out Run o otros sucedáneos para otro día) que nos ofrecía carreras muy locas con todos los ingredientes que hicieron grandes a sus predecesores, pero en esta ocasión tenemos más, pero mucho más.

outrunners_1

¡Es el Ferrari de toda la vida!

Out Runners apareció en 1993, ya en una época en la que los gráficos poligonales comenzaban a despuntar a base de bien (ya estaba por ahí Virtua Racing y un año más tarde saldría el tremendo Daytona USA), pero aún así Sega quiso regresar a lo grande con uno de sus buques insignias más representativos, y de nuevo lo hizo con gráficos en 2D tirando de su tremenda y espectacular tecnología de escalado de sprites (“Super Scaler”, para los más técnicos). ¿Estamos ante uno de los mejores Out Run de todos los tiempos? Vamos a comprobarlo.

Para empezar diremos que Out Runners sigue el esquema del primer Out Run, a saber: debemos participar en una frenética carrera en la que recorreremos paisajes de lo más variado, pudiendo escoger la ruta que queramos entre dos bifurcaciones posibles tras cruzar la línea de meta o la línea de “checkpoint”, y todo evitando chocar contra otros vehículos y ciertos elementos del escenario y, especialmente, tendremos que ir haciéndolo muy bien para que el tiempo no juegue en nuestra contra, ya que hay un contador que va disminuyendo y si llegamos a cero se acabó. Así de simple, nada que no hayamos visto en otros juegos del estilo.

outrunners_2

Corriendo a tope al lado de unas preciosas cascadas

Lo primero que veremos nada más empezar la partida, es que en Out Runners podremos escoger a varios vehículos disponibles, cada uno con unas características determinadas y unos conductores distintos. Así pues tendremos un total de 8 vehículos, todos con opción de cambio de marchas automático, pero en el modo manual tendremos entre 2 y 6 marchas, algo que conviene dominar si queremos obtener buenos resultados. Tendremos el mítico Ferrari conducido por el chico y “la rubia” de toda la vida, un súper descapotable negro capitaneado por dos chicas de buen ver (y uno de los mejores en mi opinión) y un descapotable pequeñajo dirijido por dos fornidos hombretones por citar algunos. Conviene probarlos todos para encontrar el vehículo que más se adapte a nuestra pericia al volante.

Una vez escogido a nuestro vehículo y personajes favoritos, nos lanzamos a la carrera y nos metemos de lleno en un espectáculo sin precedentes. Disfrutaremos de rápidas y locas carreras en las que controlar los tremendos derrapes de nuestro bólido será algo fundamental, y es que esa es una de las bases de la jugabilidad de este gran título. Mientras disfrutaremos de paisajes tan diferentes como el lejano oeste, la ciudad de San Francisco, Hawai, la selva e, incluso, la ciudad de Barcelona en los niveles superiores. Y para llegar a lo más alto tendremos que superar 5 de los 30 trazados diferentes de los que se compone el juego, una cifra que no está nada mal.

outrunners_3

¡Ojo que volcamos!

Todo este espectáculo audiovisual corre en la famosa y poderosa placa System 32 de Sega, en la que corren otros títulos míticos como el maravilloso Golden Axe: The Revenge of Death Adder, sólo que en esta ocasión se trata de una versión mejorada preparada para dos máquinas. Y aquí es dónde viene lo bueno, ya que el mueble más habitual que podíamos encontrar en los salones recreativos permitía la opción para dos jugadores (desconozco si hay alguna versión para un jugador, pero visto las ROM de MAME creo que no existe), y eso amigos míos era canela en rama. Sin duda alguna esta era una de las grandes bazas de Out Runners, porque eso de enfrentarnos a otro coleguilla en estas frenéticas carreras suponía mucho pique y mucho desembolso de monedas de 5 duros. En fin, uno de los sacacuartos más divertidos que recuerdo.

outrunners_4

Gracias a la tecnología de escalado de Sega tenemos este impresionante zoom

Técnicamente Out Runners es una verdadera gozada. El espectáculo del “Super Scaler” estaba servido, con un colorido brutal, un diseño de personajes y vehículos tremendo y unos escenarios de ensueño, y todo moviéndose a una velocidad de vértigo que casaba perfectamente con un control suave del coche, algo que podría considerarse una verdadera obra maestra del sprite videojueguil. En cuanto al sonido tenemos rugido de motores, voces digitalizadas, derrapes y todo un festival de efectos digitalizados que rematan el conjunto, pero claro, esto con permiso de la banda sonora, que recupera muchos de los temas del primer Out Run y añade otros muy cañeros. Por cierto, además de la emisora que ya es marca de la casa en Out Run, cada vehículo tiene sus propia banda sonora.

outrunners_megadrive

La Mega Drive acogió en su seno un port de esta pasada de los arcades

El único port casero que podemos encontrar es para Mega Drive. Este título sólo apareció en Japón y Estados Unidos y, por alguna razón que desconocemos, fue distribuido por Data East, no por Sega. Se trata de una adaptación más que correcta teniendo en cuenta el hardware de la Mega Drive, con algunos extras, modo para dos jugadores (aunque juguemos solos el juego siempre se muestra en modo de pantalla partida) y algunas cosilla más. La jugabilidad varía un poco respecto a la recreativa y evidentemente no transmite las mismas sensaciones, pero es divertido e ignoramos el motivo que le llevó a Sega no lanzarlo en Europa. Por otro lado es incomprensible que ni Saturn, ni Dreamcast, ni otra consola diferente acogiera en su seno una adaptación “pixel perfect” de esta maravilla (igual que ocurrió con Golden Axe: The Revenge of Death Adder).

No hay duda de que estamos ante una auténtica bestia parda de los arcades de conducción. Un título frenético, muy simpático, con un despliegue audiovisual brutal y modo para dos jugadores absolutamente inolvidable. ¿Es mejor que Out Run? Bueno, la diferencia de edad es notable y Out Run fue un hitazo que marcó el camino a seguir, pero Out Runners es mucho más espectacular, completo y jugable. Mejor o peor no sabría decirlo, lo que si está claro es que es uno de los mejores títulos de una de las sagas de arcades de conducción más míticas de todos los tiempos, y con eso es más que suficiente. Señores de Sega, esto es para quitarse el sombrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies