gluk_banner
ArtículosCompañías

GLUK VIDEO, IMPORTANDO LO BARATO

Ayyy, los locos 90… Una época en la que podía ocurrir de todo en el mundo de los videojuegos. Entonces no existían regulaciones como las de ahora y se permitían prácticas como las de la empresa española Gluk Video. ¿Qué hacía esta gente? Vamos a verlo.

Antes de nada comencemos por las presentaciones. Inicialmente Gluk Video era una empresa madrileña llamada Photopak que, en el año 1992, comenzó a importar juegos y consolas sin licencia que se enviaban desde Taiwán. Vamos, una empresa que buscaba hacer fortuna con un mercado emergente como el de los videojuegos.

gluk_caratulas

Algunos ejemplos de las cajas de los juegos de Gluk

Los acuerdos que Photopak tenía era con la empresa Micro Genius, responsable de máquinas clónicas de nuestra querida Nintendo NES y de algún que otro videojuego de dudosa calidad. El caso es que a Photopak le gustó esto y crearon Gluk Video como marca diferenciadora. De esta forma estos lanzamientos taiwaneses quedaban, vamos a decir «protegidos», bajo un sello que aparentemente les otorgaba un plus de calidad. Eso sí, sin autorización de Nintendo ni nada de eso.

El caso es que Gluk Video importaba estos juegos y consolas y los adaptaba al mercado español. Para ello les creaba cajas personalizadas, cambiando el nombre del juego en algunos casos, llegando incluso a traducirlos al castellano. Los cartuchos también fueron adaptados, además de los manuales, que también estaban traducidos a la lengua de Cervantes.

Estos juegos eran venvidos en grandes superficies como Alcampo, Pryca y Continente (ahora Carrefour) o Hipercor, además de la famosísima empresa de venta por catálogo conocida por Discoplay. En estos comercios se ofertaban dichos videojuegos por precios entre las 2.000 y las 2.500 pesetas, es decir, que vendían juegos para la NES por un precio bastante inferior al de los cartuchos oficiales.

gluk_discoplay

Esto es un fragmento de la publicidad de Gluk en el mítico catálogo de Discoplay

Con esto se conseguía que algún niño o padre incauto cayera en la tentación de comprar videojuegos de dudosa calidad mucho más baratos. Recordemos que por aquel entonces Internet era cosa del futuro y nos guiábamos por la carátula a la hora de comprar un juego.

Además de los juegos, a Gluk Video también le debemos ciertas consolas clónicas de Nintendo NES. Ellos fueron importadores de la famosísima NASA que pululaba por los hogares de tus primos o de tu tío el moderno. Es decir, que en España casi se vendían más las consolas clónicas baratas que la propia NES original de Nintendo. Y todo fue en parte debido a empresas importadoras como Gluk Video.

El caso es que las andanzas de Gluk Video acabaron entre 1994 y 1995 tras una demanda interpuesta por la propia Nintendo. La «Gran N» la tomó con las propias consolas NASA (y otra llamada YESS), demandándolos por competencia desleal e infracción de copyright. Evidentemente Gluk Video perdió y tuvo que dejar el negocio.

gluk_consola

Fotografía de la caja de la mítica NASA Silver que conocimos en España

Durante su etapa Gluk Video lanzó al mercado entre 1992 y 1994 un total de 18 juegos. Existe un cartucho número 19 llamado Comando de Lobos, que no es más que un clon de Operation Wolf que fue, atención, lanzado en 2017. Por lo que hemos podido leer por ahí, Gluk Video volvió a estar de actualidad en estos años, creándose una especie de moda por los coleccionistas que llegaban a pagar hasta 300€ por alguno de sus cartuchos. Hoy en día eso se ha frenado y los precios de dichos juegos no son tan altos.

Dejando la especulación de lado a Gluk Video le debemos «joyas» como Gluk the Thunder Warrior, clon del taiwanés Thunder Warrior protagonizado por la mascota de la compañía: una especie de insecto verde que podéis ver en las carátulas de los juegos. Se trata de un título de plataformas bastante chusco.

Otros juegos curiosos son Adán y Eva (clon de Balloon Fight), La Alfombra Mágica (clon de Cloud Master), Corre Benny (clon de Insector X) o El Monstruo de los Globos (clon de Pang). Como véis Gluk Video se diferenciaba en parte por adaptar los títulos a nuestro idioma. Eso sí, no esperéis ver títulos con una calidad pasmosa, la mayoría de los juegos de esta empresa son bastante malos. Generalmente suelen estar plagados de bugs o, directamente, juegos como El Destructor, no se pueden terminar debido a estos problemas.

gluk_juegos

Algunos de los juegos e Gluk (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Gluk the Thunder Warrior, El Monstruo de los Globos, El Bloque Mágico y Cosmos Cop

El caso es que por estos precios tampoco se le podían pedir peras al olmo. Recordemos que por aquel entonces un cartucho original de NES podía costar entre 5.000 y 10.000 pesetas, es decir, que teniendo en cuenta la inflacción actual un juego de Gluk valdría hoy unos 30€, y el cartucho más caro de Nintendo costaría cerca de 110€, así que comparad.

Como podéis ver prácticas como las de Gluk Video hoy en día serían impensables, ya que básicamente se lucraban con la piratería, ofreciendo productos de baja calidad a precios igual de bajos. Eso sí, hay que reconocerles que fueron muy populares en su días. ¿Y vosotr@s? ¿Habéis tenido o tenéis alguno de estos títulos?

Créditos de imágenes y documentación para el artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *