slyspy_banner
JuegosZona arcade

SECRET AGENT, EL JAMES BOND DE PEGA

Durante los 80 y los 90 era muy habitual contar con licencias sobre películas, series o personajes de ficción en los videojuegos. Pero, ¿qué pasa cuando no se tenía la licencia correspondiente y sin embargo se quería llevar a cabo el proyecto? Pues nada, no pasaba absolutamente nada, y si no que se lo digan a los creadores de este Secret Agent.

Suponemos que los chicos de Data East pensaban en hacer un juego basado en el famoso personaje de Ian Fleming: el agente secreto James Bond. Claro, tener la licencia de este personaje debía ser algo caro, pero no pasaba nada. Unos cuantos retoques por aquí, un cambio de nombre por allá y ya tenemos juego. Pero ojo, todo parecido con la realidad puede ser mera coincidencia. ¿Seguro?

El caso es que Data East lanzó en 1989 Secret Agent para los salones recreativos, también conocido como Sly Spy al otro lado del charco. Estamos ante un divertido y variado arcade de acción con muchas similitudes a títulos como Rolling Thunder, contando con un aspecto técnico muy similar al visto en Bad Dudes vs. Dragon Ninja, juegazo que salió un año antes.

slyspy_arc_1

Lincoln será testigo de los primeros tiroteos en el juego

Unos malvados terroristas rodean la Casa Blanca y atentan contra la vida del presidente y su señora. De hecho secuestran a la Primera Dama y es ahí dónde tenemos que tomar cartas en el asunto. Nuestro héroe, se encuentra en esta ocasión al servicio del Gobierno de los Estados Unidos. Y lo primero que debemos hacer, en clara referencia al señor Bond, es introducir nuestro alias con tres dígitos, muy en plan 007 como se puede apreciar.

Al comenzar la partida nos lanzaremos en paracaídas y nos enfrentaremos a una oleada de enemigos para ir conociendo las mecánicas básicas del juego. Tras superar este primer encuentro nos encontramos con un juego de acción de desarrollo lateral en el que únicamente utilizaremos dos botones. Uno será el botón del salto y otro el del disparo, así que como podéis ver no hay mucha complicación en este aspecto.

slyspy_arc_2

La fase en moto resulta muy divertida

Iremos superando oleadas del enemigos hasta enfrentarnos al temido jefe final de turno, y así pasaremos la fase. Cabe destacar que Secret Agent es un juego muy variado. Como decimos, nada más comenzar nos lanzamos en paracaídas, pero luego encontraremos fases cuyo desarrollo cambia. En una de ellas iremos a lomos de una potente moto, en otras dos bucearemos por el fondo marino.

La mayor parte de las fases son, como decimos, acción pura y dura con un desarrollo lateral. Y la verdad es que todo el conjunto resulta francamente divertido, con una dificultad bastante exigente en su conjunto global. Eso sí, como pega debemos señalar que el juego se acaba en un suspiro, en unos 10 minutillos si tenéis buena pericia a los mandos.

slyspy_arc_3

Tiburón, o un tipo que se le parece mucho, todo un icono de las pelis de James Bond

En nuestro periplo encontraremos ítems que nos ayudarán. Recuperaremos energía con latas rojas que son sospechosamente parecidas a cierto popular refresco de cola. También encontraremos balas y alguna que otra arma más potente como ametralladoras o lanzagranadas, si bien casi siempre iremos con nuestra fiel pistola. Por cierto, si nos quedamos sin balas, siempre podemos usar nuestros puños para defendernos.

Los enemigos son generalmente terroristas con uniformes militares, habiendo algunos más duros que otros. Además encontraremos perros y tigres que nos harán la pascua y tiburones en las fases submarinas. Pero, como de costumbre, la estrella son los jefes de fin de fase.

En su claro homenaje a las películas de James Bond, Secret Agent tiene en su haber a alguno que otro enemigo claramente inspirado en personajes de este universo. Encontraremos a un forzudo oriental con sombrero muy similar a Oddjob, el lacayo de Goldfinger. Tiburón, uno de los enemigos más famosos de Bond también está por aquí, con algunas modificaciones, pero está muy claro que se trata de este personaje.

slyspy_arc_4

En las fases submarinas debemos tener mucho cuidado con la fauna que pulula allí abajo

A enemigos como estos dos que hemos mecionado se unen otros tantos como una manada de tigres o un poderoso buzo. Y debemos vencer a cada uno un par de veces para llegar al final del juego, en dónde nos esperará el jefazo de todos que, por cierto, también quiere lanzar un peligroso cohete muy en plan Moonraker.

Técnicamente el juego está muy bien. Cuenta con un aspecto gráfico colorido y bien definido, pero con algunas ralentizaciones poco importantes cuando la pantalla se llena de enemigos. El sonido tampoco está mal, con melodías MIDI que acompañan la acción y efectos de sonido digitalizados. Vamos, todo muy en plan a lo que se llevaba en esa época.

slyspy_arc_5

Este señor tan simpático nos espera al final del juego y vencerle no es tan difícil como parece

A nivel jugable, como hemos dicho, contamos con un control muy sencillo, lo que nos facilita mucho la tarea. Además su variedad de situaciones y lo divertido que resulta sirve para paliar la escasa duración de este Secret Agent.

En aquella época casi todos los lanzamientos de Data East eran bastante populares, y eso fue suficiente para que Secret Agent se lanzara en prácticamente todos los ordenadores del momento. Amiga, Atari ST, ZX Spectrum, Amstrad CPC y Commodore 64 recibieron sus respectivas conversiones, y la verdad es que todas están a un nivel bastante alto.

slyspy_ordenadores

Versiones domésticas (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Amiga, Commodore 64, Amstrad CPC, ZX Spectrum y Atari ST

Técnicamente destacan las de Amiga y Atari ST, pero son algo lentas. Por el contrario, la versión de Commodore 64 es la que mejor movimiento tiene y la velocidad es más adecuada, pero también cuenta con unos gráficos más feotes. Las otras dos también están muy bien, destacando el colorido, como siempre, de la cinta para Amstrad CPC. Por cierto, para estas versiones domésticas el juego pasó a llamarse Sly Spy: Secret Agent.

En consolas de la época no salió nada de nada, y es una pena, pues sistemas como PC Engine se prestaban muy bien para ello. De todas formas hoy en día lo podemos disfrutar en Nintendo Switch dentro de la serie Johnny Turbo’s Arcade, aunque pagar casi 8 pavos por un juego que dura 10 minutos es un poco exagerado, pero bueno, ahí está.

Secret Agent o Sly Spy es todo un homenaje al universo de James Bond, superando incluso a muchos juegos del Agente 007 de esa misma época. Un título de acción directa, con buena variedad de fases y una gran jugabilidad que peca de una duracción muy escasa. Eso sí, Secret Agent es intenso y seguro que os anima a repetir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *