mastersytem_banner
ConsolasHardware

MASTER SYSTEM, LA RESPUESTA DE SEGA

La enorme Nintendo NES triunfaba en Japón y Sega también quería un trozo del pastel consolero. Lo intentó con la SG-1000, pero no podía hacerle frente a Nintendo, así que decidieron sacar otra consola que llevaría el nombre de Mark III. De esta manera, Mark III se puso a la venta en Japón en 1985 y, con el nombre de Master System, se lanzó posteriormente en Estados Unidos y Europa entre 1986 y 1987.

Master System era una consola de 8bit superior técnicamente a la Nintendo NES en casi todos los sentidos. Más colores en pantalla, más velocidad y más de todo, Master System fue una consola muy buena que podía merendarse a la NES fácilmente, pero realmente no fue así en parte por culpa de los contratos de exclusividad que Nintendo hacía firmar a las compañías. Esto quiere decir que la mayor parte de juegos que se lanzaron eran producidos por la propia Sega.

mastersystem1

Cartuchos y tarjetas se podían utilizar en la primera Master System (Wikimedia Commons)

En Estados Unidos pasaba más o menos lo mismo. La Master System quedó relegada a un segundo plano mientras que la NES seguía triunfando y acaparando las ventas. Esto no fue así en Europa, donde Master System gozó de muy buena salud, especialmente tras el lanzamiento de una revisión de la consola llamada Master System II, más barata, que fue muy popular en los años 90 y que aguantó el tipo hasta bien entrado 1996.

Donde más triunfó es en Brasil. Allí se llegó a sacar hasta una tercera revisión de la consola, además de muchos lanzamientos que alargaron la vida del sistema de Sega incluso más allá del año 2000, gracias sobre todo al gran apoyo de una empresa llamada TecToy de la que ya hemos hablado alguna vez en Pixelmaniacos.com.

En un principio, a la Master System se le podía introducir tanto cartuchos como tarjetas. Estas tarjetas, llamadas Sega Cards, intentaron ser uno de los principales soportes de juego para la consola, pero el número de juegos en este formato se puede contar con los dedos y encima casi todos ellos (por no decir todos) fueron también lanzados en cartucho. Por este motivo a la Master System II le eliminaron la opción de tarjetas y sólo se podían utilizar los cartuchos.

mastersystem2

La Master System II es el modelo más popular que vinos por aquí (Wikimedia Commons)

En cuanto al tema de los periféricos Master System, al igual que la NES, también tuvo su buena ración. A parte de un buen surtido en mandos de control y joysticks de todo tipo, Master System tenía su pistola llamada Light Phaser, con buena precisión y un acabado muy chulo. También tuvo algunas innovaciones como las 3D Glasses, que fueron unas gafas 3D precursoras de esta tecnología que utilizaban un puñado de juegos pero ni en Sega estaban seguros de su éxito, pues estos juegos también disponían de opción para jugarlos en 2D, es decir, al modo tradicional.

mastersystem_pad

Control pad normal o con joystick, había para escoger (Wikimedia Commons)

Otro periférico importante y que tuvo bastante buena acogida fue el convertidor para Mega Drive con el que se podía jugar a los juegos de Master System en la 16bit de Sega, amén de otro más llamado Master Gear Converter que le daba la misma opción a la portátil Game Gear. Por aquel entonces Sega tenía muy clara la idea de retrocompatibilidad que hoy en día se echa tanto de menos en los sistemas actuales.

masterconverter

Podíamos jugar a los juegos de Master System en Mega Drive gracias a este cachivache (Wikimedia Commons)

Vamos a lo que realmente importa, los juegos. El catálogo de Master System está plagado de buenos juegos que incluye al famoso Alex Kidd, una de las primeras mascotas de Sega. Alex Kidd in Miracle World solía venir preinstalado en la consola y claro, fue muy exitoso debido a esto. Otros juegos de Alex Kidd como Alex Kidd: The Lost Stars o Alex Kidd in Shinobi World también fueron muy populares.

En 1991 el erizo Sonic apareció en escena para sustituir al simpático Alex como mascota de Sega y por supuesto Master System también tenía su ración de juegos. Gracias a Sonic the Hedgehog los usuarios supieron que Sega se tomaba en serio los videojuegos y, aunque su mayor éxito fue en Mega Drive, en Master System también tuvo un éxito relativamente bueno y se empezó a vender junto a la consola. Aún así y desgraciadamente no se podía competir con ese fontanero bigotudo de Nintendo.

mastersystem_juegos

Póker de ases para Master System (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Sonic the Hedgehog, Phantasy Star, Golvellius: Valley of Doom y Alex Kidd in Miracle World

Otros grandes juegos de Master System fueron el rpg Phantasy Star, los famosos arcades de Sega como Golden AxeOutRun o Shinobi entre otros, la saga Fantasy Zone, los Wonder Boy y algún que otro juego exclusivo como Golvellius: Valley of Doom, Psycho Fox o Kenseiden. También había sitio para grandes éxitos arcade (Operation Wolf, Bubble Bobble, R-Type, Strider, etc.) y para juegos multiplataforma conocidos de sobra por usuarios de ordenador (Shadow of the Beast, Super Off Road, California Games, etc.).

Por otra parte, en Master System y por desgracia también había sitio para juegos infumables y de poca calidad. Es el caso por ejemplo de Super Smash T.V., una conversión del éxito arcade de muy baja calidad; los juegos de Tenis Wimbledon, también bastante pochetes; o la deplorable adaptación de Altered Beast.

Vamos, que si juntamos todos los lanzamientos oficiales para Master System en todo el mundo podemos llegar casi a los 300 juegos, una cifra bastante baja si la comparamos con la de los juegos de Nintendo NES pero muy respetable.

Master System fue una consola muy grande, muy buena, un aperitivo de lo que Sega podía llegar a hacer. No fue el éxito arrollador que Sega quería, pero nos dejó un legado inolvidable y en nuestras tierras tuvo un éxito muy respetable. Más tarde Sega lo intentaría con Mega Drive para dar inicio a la lucha más encarnizada entre consolas que ha llegado a existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *