livingstone_banner
JuegosMade in Spain

LIVINGSTONE SUPONGO, AVENTURAS EN LA JUNGLA

  • Compañía: Opera Soft
  • Año: 1986
  • Género: Plataformas
  • Plataformas: Amstrad CPC, Amstrad PCW, Atari ST, Commodore 64, MSX, PC, Spectrum

Volvemos con otro gran desarrollo español para ordenadores muy en la línea de lo que ya vimos en juegos como Goody. Se trata de Livingstone Supongo (Livingstone, I Presume? fuera de nuestras fronteras), un sensacional título de plataformas de los geniales Opera Soft en el que controlamos al famoso explorador Henry Stanley en busca de otro explorador también famoso llamado David Livingstone por las selvas de África. De nuevo la dificultad y la originalidad son las características principales de este juego de plataformas con varias pantallas a la vieja usanza.

livingstone_pc1

¡Arenas movedizas!

Para llevar a cabo la tarea, Stanley cuenta 7 vidas que se nos antojan insuficientes (menos mal que manteniendo pulsadas al mismo tiempo las teclas de la palabra “opera” tendremos vidas infinitas) y un medidor de fuerza, víveres y agua que irá disminuyendo poco a poco, así que hay que andar todavía con más ojo. Para ir aumentando ese medidor encontraremos bocatas y botijos (sí, botijos) que nos ayudarán. Por otra parte disponemos de cuatro tipos de ítems principales: una pértiga para salvar grandes distancias; un boomerang tremendo para luchar contra los bichejos que aparecen por ahí; un cuchillo afilado, rápido y directo; y un sinfín de granadas que si no usamos correctamente harán que nos llevemos un buen susto (y de paso una de nuestras preciadas vidas). Seleccionamos cada arma con los números del teclado (1 para el boomerang, 2 para el cuchillo, 3 para las granadas y 4 para la pértiga). Por lo demás el control del personaje es sencillo, con una tecla para saltar y otra para las armas que debemos mantener para escoger la potencia que queramos.

livingstone_pc2

De paseo con los troncos

Livingstone Supongo se compone de dos partes. La primera parte es la parte más difícil de las dos y también la más variada. Iremos por la jungla sorteando mil y un peligros, atravesaremos un poblado indígena y exploraremos una mina. Encontraremos monos que nos lanzan cocos, serpientes, plantas carnívoras, caníbales que nos tiran sus lanzas, mineros, vagonetas, lagartos, un cazador que sale cuando le da la gana, pirañas, sirenas que nos envían besos y un pajarraco que nos llevará a su nido y del que nos acordaremos de su familia en más de una ocasión porque prácticamente nos obliga a empezar desde cero. Además hay troncos por los que saltar, trampas que nos harán caer a las profundidades de la tierra y arena movedizas. En fin, todo un reto al que encima se suma la obligación de recoger una serie de gemas que nos darán acceso a la segunda parte del juego.

livingstone_pc3

Las cuevas tienen inquilinos peligrosos

Si conseguimos salir con vida de esta peligrosa aventura y recogemos las gemas correspondientes, llegaremos a una zona en la que nos espera una especie de hechicera que bailará para nosotros y a la que hay que entregarle las gemas. Si las hemos recogido todas tendremos acceso al siguiente nivel, pero si no lo hemos hecho habrá que volver atrás para recogerlas. Aquí las cosas son más calmadas y el desarrollo es más lineal. Iremos por el interior de un templo al más puro estilo Indiana Jones salvando nuevos peligros hasta llegar al final, del que no vamos a decir nada porque es mejor que lo comprobéis por vosotros mismos.

livingstone_pc4

¡¡Soy minerooooo…!!

En cuanto al apartado técnico, Livingstone Supongo mantiene el aspecto de los típicos juegos de Opera de esta época, es decir, gráficos simpáticos, con mogollón de guiños graciosos y un buen diseño de niveles y enemigos. El apartado sonoro es sencillo, con pitidos varios y una musiquilla de esas que no puedes parar de tararear y que sólo encontraremos en determinadas partes del juego. De nuevo, el control es fácil, pero exige dominar la potencia de la pértiga o de las armas en plan ensayo y error, y es que serán innumerables las veces en las que perdamos una vida intentando hacer un salto perfecto. Además, como ya hemos indicado antes, la dificultad es absolutamente extrema. Todo un desafío “made in Spain” pero muy divertido y emocionante.

livingstone_versiones

Algunas versiones de Livingstone Supongo (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Amstrad CPC, Atari ST, Commodore 64 y Spectrum

El juego apareció en varios ordenadores domésticos de los 80 como el PC (casi todas las pantallas del artículo son de esta versión), el Spectrum o el Commodore 64. Todas estas versiones son similares y todas son igual de buenas. Destaca la versión de Atari ST porque al ser una máquina más potente los gráficos son mucho mejores, pero por lo demás el desarrollo, la dificultad y el control son los mismos, de modo que cualquier versión por la que optemos será una buena elección.

Livingstone Supongo es un gran juego. Disfruté mucho delante de la pantalla de mi viejo Amstrad PC (¿qué habrá sido de él?), esquivando enemigos, saltando como un loco y acordándome del pájaro de las narices casi de manera constante (¡¡maldito seas, pajarraco!!). Toda una aventura con el indiscutible sello de calidad de los grandes programadores de Opera Soft. Brutal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies