abadia_banner
JuegosMade in Spain

LA ABADÍA DEL CRIMEN, EL MISTERIO DE LOS FRAILES

  • Compañía: Opera Soft
  • Año: 1987
  • Género: Aventura
  • Plataformas:  Amstrad CPC, MSX, PC, Spectrum

La verdad es que ya estaba tardando en hablar de La Abadía del Crimen, uno de los desarrollos españoles que más me ha marcado a lo largo de mi vida. Aparte de que está considerado una auténtica joya del software español, guardo un gran recuerdo de este juego gracias a las horas de diversión que me proporcionó en mi humilde Amstrad PC 1512. Fue muy grato seguir las andanzas de fray Guillermo durante su periplo por la abadía.

abadia_pc1

Toca orar en la iglesia y si no lo hacemos nos la vamos a cargar (PC)

Nostalgia aparte, estamos sin duda ante un verdadero juegazo. La Abadía del Crimen, creado en 1987 por la mítica Opera Soft, se basa en el libro El Nombre de la Rosa del escritor italiano Umberto Eco y en su momento cosechó un gran éxito en toda Europa pese a que nunca se tradujo de manera oficial a otros idiomas, excepto claro está su lengua de origen, el castellano. Da igual en qué plataforma juguemos porque todas son una verdadera pasada y todas tienen ese complejo argumento y esa manera tan particular de jugar. Por cierto, el juego se iba a llamar igual que el libro, pero por rollos legales finalmente no fue así.

abadia_pc2

De noche podemos investigar, pero que nos pille el Abad (PC)

El meollo de la cuestión tiene lugar en una abadía benedictina. Nosotros asumimos el papel de Guillermo de Occam, un fraile que, acompañado por su novicio Adso, debe ingresar en esta abadía para investigar una serie de asesinatos que tienen lugar en ella. El Abad, un hombre severo y con muy poca paciencia, nos guía a través de ella y nos pone al corriente de la situación, eso sí, no nos lo va a poner fácil porque la disciplina en la abadía es extrema, así que tenemos que ser muy quisquillosos a la hora de seguir sus órdenes y no salirnos del camino recto. A lo largo de la aventura debemos acudir a a misa, comer a la hora acordada o dormir cuando corresponde, pero en nuestros ratos libres debemos investigar los asesinatos, participando con otros monjes de por allí como Berengario (del «scriptorium»), Malaquías (el bibliotecario) o Severino (el monje de las hierbas). Debemos hacer nuestras pesquisas a lo largo de los 7 días (ficticios, claro) que dura la aventura.

abadia_cpc

De paseo en el Amstrad CPC

El juego, cuyo desarrollo tiene lugar bajo una perspectiva isométrica muy de moda en aquella época (Head Over Heels o The Great Escape son otros dos buenos ejemplos de lo bien que funcionaba esta perspectiva a finales de los 80), nos muestra una abadía perfectamente realizada y con detalles de todo tipo. Nosotros controlamos a fray Guillermo con el teclado, adaptando nuestros movimientos a la perspectiva y en un principio no es fácil hacerse con este sistema, pero poco a poco vamos ganando soltura y a medida que pasa el tiempo vamos disfrutando más con la aventura. Tenemos una especie de barra de salud que se llama «obsequium». El «obsequium» se va vaciando cuando no seguimos las órdenes del Abad y hay que tener mucho cuidado, pues como ya he dicho el Abad es muy tiquismiquis y no tiene paciencia, así que si nos dice que lo sigamos lo haremos sin rechistar, si tenemos que ir a misa pues también, y así con todas las tareas que hay que hacer en la abadía. Pero cuidado, porque cuando se vacíe el «obsequium» perdemos y nos expulsan de la abadía.

abadia_spectrum

El pesado Abad dándonos la torrija en Spectrum

El apartado técnico es glorioso. La perspectiva isométrica le sienta de maravilla al juego, mostrándonos unos entornos impresionantes de los laberíticos entornos por los que pululamos. El sonido es más simple, pero suficiente, con una melodía en la introducción, el sonido de los pasos, las puertas y otros pitidos, y una digitalización del Ave María de Schubert cuando estamos en misa (con una copia pirata se escucha a alguien llamándonos eso, pirata, en plan pitorreo). Jugablemente es otro mundo pues el control, como ya dije, es complejo al principio, pero una vez que le cogemos el truco es un placer pasearnos por la abadía en busca de pistas, siempre y cuando el Abad no aparezca para darnos la tabarra.

PC, MSX, CPC y Spectrum recibieron sus versiones y todas, como ya he mencionado antes, son estupendas. Existe también un remake casero para PC idéntico al original, pero con gráficos VGA a todo color y una banda sonora mejorada, además de textos traducidos a varios idiomas. Se puede descargar libremente a través de esta web y funciona en cualquier ordenador moderno.

abadia_remake

El remake para PC, todo un currazo

Por otra parte también apareció en 2008 The Abbey, una aventura realizada por Alcachofa Soft (para PC y MAC) que se inspira claramente en La Abadía del Crimen, pero no es ningún remake. Cuenta con unos gráficos muy buenos, realizados en plan película de animación, un doblaje excelente y su manejo es el típico de una aventura «point and click», es decir, que tenemos que tirar de ratón todo el tiempo. No es exactamente el mismo juego pero no está nada mal.

La Abadía del Crimen es una verdadera obra maestra. Probablemente y en mi opinión, es uno de los mejores juegos españoles de todos los tiempos. Una aventura apasionante, con un argumento muy pulido y trabajado, unos gráficos sensacionales y, como siempre, una dificultad bastante alta. Fue un imprescindible a finales de los 80 y cualquier aficionado a los juegos clásicos debería probarlo, que no todos los días tenemos la oportunidad de investigar asesinatos en una abadía, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *