heretic_banner
JuegosLa joya

HERETIC, PRACTICANDO LA MAGIA NEGRA

DOOM supuso una grandísima revolución en los videojuegos. El FPS de ID Software sentó cátedra y todos querían ser como él. Su motor gráfico fue un verdadero adelanto en su momento, sirviendo como lienzo a algunas compañías como Raven Software para crear cosas como este Heretic, un mágico shooter en primera persona que protagoniza nuestra sección «la joya».

Heretic, creado por Raven Software y lanzado en 1994 bajo la producción de los mismísimos ID Software para PC, es un FPS que bebe mucho del gran DOOM, pero destila personalidad por los cuatro costados. Aquí nos dejaremos de lado el infierno que vivimos en DOOM (literalmente) para pasar a un mundo medieval, lleno de magia y de criaturas peligrosísimas.

Los Jinetes Serpiente son tres hermanos que han usado sus poderes para poseer a los siete reyes de Pathoris. Los Sidhe, una raza de elfos, aguanta la magia de los Jinetes Serpiente, por lo que fueron declarados herejes y se armó una buena contra ellos. Finalmente, los Sidhe son derrotados. Corvus, uno de esos elfos, decide vengarse y ahí es donde nos toca entrar a nosotros.

heretic_pc_1

Los gólem serán enemigos bastante habituales en el juego

Así pues, en Heretic controlamos al elfo Corvus, quién recorrerá tres peligrosísimos episodios, cada uno con varios niveles, para vengar a su pueblo. Partirá tras los Jinetes Serpiente para librar su particular cruzada y así poder salvar a los suyos.

Como decimos, Heretic es un shooter en primera persona con ambientación mágica y medieval que utiliza el motor de DOOM. Y la verdad es que lo hace muy bien. Esto se traduce en la mejora de algunas cosas del título en el que se basa, creando otras que lo convierten en todo un innovador del género.

El desarrolo es el de siempre. Iremos disparando a todo lo que se mueva, recogiendo armas, objetos y llaves que nos darán acceso a otras zonas. Así hasta llegar a la puerta de acceso que nos dará paso al siguiente nivel, ni más ni menos. Cabe destacar ya desde el principio que Heretic cuenta con un diseño de niveles estupendo, siendo estos largos, laberínticos y muy, muy variados.

heretic_pc_2

Cuidado, esas cosas se pegan a nosotros y explotarán si les disparamos

Tendremos a nuestra disposición un buen arsenal de armas, todas muy variopintas. Partimos con una especie de cetro que dispara rayos, además de una vara que usaremos en caso de quedarnos sin munición. Por el camino iremos consiguiendo una ballesta, algo llamado «garra del dragón», que dispara ráfagas, o un cetro dorado con alas de fénix, que sería algo parecido a un lanzagranadas. En total tendremos ocho tipos de armas disponibles, cada una con un poder destructor determinado.

Utilizaremos objetos con los que recuperar salud, armaduras y otras cosas interesantes. Ahí es dónde Heretic despunta, siendo, si no nos confundimos, el primer FPS en utilizar un sistema de inventario. Con esto podremos recolectar ciertos objetos que guardaremos y los usaremos cuando mejor nos convenga.

Podremos almacenar pócimas que restablecen nuestra energía, libros que nos otorgarán un mayor poder de fuego o antorchas que nos darán luz en las zonas más oscuras. Lo cierto es que este apartado es sin duda uno de los puntos más fuerts del juego, existiendo un total de diez objetos que podemos almacenar en nuestra saca.

Pasemos a los enemigos. Como buen shooter, Heretic tiene un plantel de criaturas realmente interesante. Lo que más abunda son unas gárgolas rojas muy en plan «mosca cojonera», pero son fáciles de derrotar. Luego habrá criaturas más poderosas como los gólem, los guerreros zombies, malvados hechiceros o ciertas bestias cachotas con cabeza de dragón. No es una selección demasiado amplia de enemigos pero su diseño mola y aguanta muy bien el tipo.

heretic_pc_3

La garra del dragón es el nombre de una de las armas más reconocibles de Heretic

Destacamos a los jefes finales. El juego tiene orginalmente tres jefes finales, ya que cuenta con tres episodios. El primero es una calavera cabezona bastante pesada que se convertirá en enemigo recurrente en niveles sucesivos. Luego nos mediremos al Maulotauro, que no son más que minotauros que portan un buen martillazo. Por último debemos de enfrentarnos D’Sparil, el primero de los Jinetes Serpiente al que derrotaremos, dejando a los otros dos para juegos posteriores que comentaremos más adelante.

Otro de los puntos fuertes de Heretic reside en sus físicas mejoradas. Hay algunas zonas en las que debemos caminar por el agua, y eso se nota cuando lo hacemos, pues la corriente nos arrastra y será más difícil movernos en este elemento. Además, ciertos enemigos nos lanzan hechizos que nos harán retroceder e, incluso, levitar un poco cuando nos lanzan remolinos.

En general estamos ante un juego que aprovecha bastante bien el ID Tech o DOOM Engine, como queráis llamarlo, consiguiendo grandes avances que le otorgan un aspecto espectacular. Así pues nos esperan entornos llenos de mazmorras y fortalezas impecablemente realizados, con un diseño de niveles muy inteligente en el que no solo será disparar y disparar. También tendremos que orientarnos bien por ellos para encontrar la salida y, por suerte, contamos con un mapa.

heretic_pc_4

La ballesta dará buena cuenta de estos engendros

Cuenta con gráficos muy mejorados respecto al DOOM original. Todo se ve y se mueve genial, sin ralentizaciones de ningún tipo, y eso que a veces el número de enemigos en pantalla puede llegar a ser ingente. También destacan ciertos efectos de luz y el motor de físicas que hemos comentado antes, y eso que, por si no lo sabéis, este motor no es 3D. Para obtener un motor completamente en 3D tuvimos que esperar a la llegada de Quake.

Respecto al apartado sonoro solo hay alabanzas. Los efectos de sonido son variados y algunos están sacados directamente de DOOM, pero el conjunto en general es muy bueno. La música, en perfecto MIDI, cuenta con partituras muy bien realizadas, todo de corte medieval y fantástico. Perfecto para la acción del juego.

En cuanto al sistema de control pocas sorpresas. Usaremos el teclado para movernos en todas las direcciones, sin tener la posibilidad de saltar o mirar hacia arriba o hacia abajo, ya os hemos dicho que este motor es un 3D disfrazado. Esto no es malo porque Heretic se controla de maravilla, convirtiéndose en un FPS muy divertido y desafiante.

heretic_pc_5

Batirnos contra estos cabezones requerirá ir bien armados

Heretic, que fue injustamente criticado en su día aludiendo a su parecido con DOOM, contó con varias secuelas. Por un lado está el excelso Hexen, que continúa la historia y del que hablaremos en otro momento. Tiempo después del lanzamiento de Hexen, concretamente en 1996, salió un pack de expansión llamado Heretic: Shadow of the Serpent Riders. Este pack incluye dos nuevos episodios, dándole más chicha por si nos habíamos quedado con ganas de más.

La saga continúa con Hexen II, muy en la línea del anterior juego, y con, por fin, Heretic II. Este último es la continuación de las aventuras de Corvus, pero se aleja del género pasando de la primera a la tercera persona. Por cierto, todas estas secuelas también fueron realizadas por Raven Software.

Ha sido todo un placer cometer esta herejía en forma de artículo y remermorar a uno de los shooters más influyentes del género. Muchos lo tacharon de copia de DOOM, pero Heretic tiene la suficente personalidad como para ganarse un hueco en el olimpo de los FPS. Todo un referente que recibe nuestras bendiciones y que, por cuatro duros, se puede adquirir en Steam y GOG, mereciendo completamente la pena si te gusta el género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.