dukebabes_ps_banner
El bluffJuegos

DUKE NUKEM: LAND OF THE BABES, EL HOMBRE Y LAS NENAS

  • Compañía: n-Space
  • Año: 2000
  • Género: Shooter
  • Plataforma: PlayStation

Tras el éxito del brutal Duke Nukem 3D se decidió expandir su universo con nuevos juegos. Con las capacidades 3D de las nuevas consolas se licenciaron nuevos juegos protagonizados por el más deslenguado y machito de todos los héroes videojueguiles.

En 1998 apareció Duke Nukem: Time to Kill, una suerte de shooter en tercera persona bastantate potable (aunque algo tosco) para PlayStation. Al año siguiente vio la luz Duke Nukem: Zero Hour, otro juego del mismo palo exclusivo de Nintendo 64, siendo también un título bastante simpático.

dukebabes_ps_1

Duke tiene que ayudar a damiselas en apuros como la de la imagen

Como estas nuevas propuestas en tercera persona gustaron, en PlayStation se intentó repetir el mismo éxito que Duke Nukem: Time to Kill lanzando una secuela. Así pues Duke Nukem: Land of the Babes vio la luz en el año 2000 de la mano de n-Space, los también responsables de su secuela.

Durante un merecido descanso tras tanta invasión alienígena, nuestro gran héroe Duke disfruta de una buena sesión en su club de striptease favorito. De pronto una mujer, que es perseguida por dos de esos cerdos polis que tanto nos gustan en la saga, irrumpe en la sala teletransportada desde «vete tú a saber dónde».

El bueno de Duke se deshace de esos bichejos y la chica en cuestión le pide ayuda. Resulta que ella es miembro de la «Unified Babe Resistance» y cuenta que su mundo ha sido invadido por una raza alienígena que ha matado a todos los hombres y esclavizado a todas las mujeres. Duke no se puede resistir a ayudar a damiselas en apuros y decide ir a dar caña.

dukebabes_ps_2

Estas ratas se repiten que da gusto

Y así empieza esta nueva aventura del amigo Duke y, como hemos dicho, se trata de un shooter en tercera persona completamente en 3D. Pero nos tememos que ni está a la altura de su precuela ni está a la altura de nada, que para eso está en nuestra sección llamada «el bluf». Vamos a ver porqué no mola.

Nada más comenzar el juego nos tendremos que ir haciendo con el sistema de control del juego. Si bien este título también incluye un modo práctica, nosotros somos así y nos lanzamos directamente a por el juego, así, a lo loco. Y con esto poco a poco vamos viendo las «bondades» del sistema de control de este shooter.

Duke puede realizar muchas acciones. Dispara, salta, trepa, corre, nada y bucea. Para la hora de los disparos podemos combinar entre tercera y primera persona o también fijar el blanco, algo especialmente útil en ciertos momentos. Vamos, que estamos bastante surtidos en este aspecto.

dukebabes_ps_3

Los controles nadando y buceando están muy mal implementados

Y si tenemos tantas opciones en el contro, ¿cuál es el problema? Pues que todo es muy engorroso, tosco y duro. Los botones del mando no responden muy bien a nuestras acciones, y eso repercute en todo lo que hagamos. Por ejemplo, los saltos no son nada precisos, pudiendo caer al vacío con facilitadad.

Otro problema lo tenemos a la hora de, por ejemplo, subirnos al techo para desplazarnos por ciertos elementos. Mientras probaba el juego para hacer esta reseña he encontrado muchas dificultades en este tema, pudiendo perfectamente saltar cosas de cinco veces desde el mismo punto para subir a Duke al techo.

Para colmo de males el botón de acción es el mismo que el de disparo, por lo que si queremos activar un interruptor antes debemos enfundar el arma. Esto no sería tampoco ningún problema grave si estuviera muy bien hecho, pero gracias a la respuesta del control se puede convertir fácilmente en un verdadero dolor de huevos.

dukebabes_ps_4

Duke tendrá que trepar en muchas ocasiones durante el juego

Y por si fuera poco no podemos cambiar de arma a golpe de botón, como es habitual en otros juegos. Para ello tenemos que pausarlo y sacar el inventario. De ahí ya escogemos el arma que queramos utilizar. Vamos, otro engorro al canto que ya tenía su precula y que no queda nada bien en este tipo de juegos.

¿Variedad? Lo de siempre, ir de un punto a otro, usar cierta llave, pulsar cierto interruptor y salir por la puerta que pillemos. Todo muy lineal. También habrá que rescatar a chicas en apuros, que puede ser fácilmente devoradas por algún pillastre alienígena y esas cosas.

Todo para detener la invasión alienígena que asola a esta tierra plagada de mujeres. Y de paso, repoblar el planeta, que ya sabemos que Duke es todo un machote y él solito lo dejará todo listo.

Cambiamos al tema de los enemigos. Duke Nukem: Land of the Babes tampoco brilla en este apartado. Enemigos como ratas gigantes, cerdos policías y demás engendros se repiten hasta la saciedad. Además de poco variados cuentan con una IA pésima.

dukebabes_ps_5

Nuestros amigos porcinos también están presentes

A nivel gráfico tampoco destaca. Los diseños de los personajes son muy «cuadradotes», con poca carga poligonal y los escenarios son vacíos y repetitivos, además de claustrofóbicos. Malas animaciones, con movimientos ortopédicos, completan el conjunto. El sonido no está mal, con melodías cañeras como siempre y las gracietas de Duke de siempre, en perfecto inglés, claro.

Se me olvidaba señalar que Duke Nukem: Land of the Babes, además del modo principal y el modo práctica dispone de una modalida para dos jugadores. El ya famoso «dukematch» visto en Duke Nukem 3D está presente en esta consola, con la posibilidad de jugar junto a otro colega y aprovechar para pegarnos unos cuantos tiros.

Estamos ante otra oportunidad perdida. Este Land of the Babes resulta ser un título muy desfasado, con una fórmula de disparos en tercera persona que ya creó Tomb Raider años atrás. Un control horrible y un apartado técnico anticuado nos recuerdan que en el año 2000 teníamos opciones mucho mejores en PlayStation. En fin, una pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *