capcom_banner
ArtículosCompañías

CAPCOM, TU ANTES MOLABAS

Sin duda alguna Capcom es una de las empresas de videojuegos japonesas más influyentes y legendarias que han existido. Fundada en 1979, su nombre viene de “Capsule Computers” y fue una de las compañías más potentes en los salones recreativos y en los sistemas domésticos gracias a grandes éxitos como Street Fighter, Final FightGhouls ‘n Ghosts o Mega Man.

Durante los años 80 y 90 todo ha sido un camino de rosas para Capcom. La compañía ha lanzado sus mejores juegos para muchas de las plataformas disponibles en el mercado, especialmente en plataformas Nintendo, a las que nutrió con un catálogo de juegos envidiable que contribuyó al éxito de estas consolas.

En Nintendo NES realizó grandes juegos Disney como DuckTales, Chip ‘n Dale Rescue Rangers o The Little Mermaid. Trasladó todo el sabor de recreativas punteras en su momento como Ghosts ‘n Goblins, Bionic Commando o Strider. Incluso se atrevió con franquicias nuevas que fueron un gran éxito en NES como los seis juegos de Mega Man.

Para Super Nintendo también tuvo una relación muy especial. Capcom lanzó varios de los mejores juegos para esta consola, especialmente Street Fighter II, juego que hizo tambalear la industria de las consolas y propinó un fuerte golpe a la competencia. Otros grandes juegos para esta consola también fueron cosa suya: los grandes Final Fight que salieron en exclusiva, nuevas versiones de Mega Man muy mejoradas con respecto a las de NES, el enorme Super Ghouls ‘n Ghosts, la mágica saga Disney Magical Quest, y otras conversiones de arcades míticos como Knights of the RoundCaptain Commando o U.N. Squadron.

En el resto de sistemas también se realizaron grandes juegos. En consolas Sega como la Mega Drive Street Fighter volvió a ser protagonista entre otros grandes juegos que, aunque realizados por Sega, contaron con la licencia de Capcom. Algunos de estos fueron Chiki Chiki Boys, Ghouls ‘n Ghosts, Strider o Mercs por mencionar algunos. En los ordenadores la cosa fue diferente porque existieron muchos ports de los arcades originales, pero su calidad dejaba bastante que desear en la mayoría de los casos, ya que las empresas encargadas de realizar la conversión de turno (Probe y U.S. Gold son algunas de ellas) no supieron encarrilarla como es debido.

Ya en la época PlayStation, Sony se llevó el gato al agua. Capcom había sido fiel a Nintendo, pero esta vez fue la 32bit más vendida de la historia la que recibió las grandes sagas de la empresa japonesa. Aunque en Saturn y Nintendo 64 también pudimos disfrutar de algunos títulos como Resident Evil (el gran survival horror por excelencia), PlayStation se llevó la mayor parte de los juegos de Street Fighter, Mega Man o los crossovers de X-Men y Marvel Super Heroes.

En Dreamcast, PlayStation 2, GameCube y Xbox la cosa fue un poco diferente. Cada consola contaba con un buen puñado de juegos de Capcom que se lanzaron a modo de exclusiva para cada consola, dándoles un toque personal a cada una. En Dreamcast tuvimos Resident Evil – Code: Veronica, PowerStone o Project Justice, en GameCube tenemos Resident Evil (un remake del original) y Resident Evil Zero, en Xbox Dino Crisis 3Steel Battalion, y en PlayStation 2 la mayoría de sus grandes lanzamientosPara desgracia de Nintendo, GameCube contaba en exclusiva con los Viewtiful Joe y con el gran Resident Evil 4, pero finalmente también salieron para PlayStation 2.

Hasta ahí todo muy bien, Capcom lo hizo de lujo, ofreciéndonos grandes juegos con los que disfrutamos como enanos. La cosa cambia en sistemas más actuales, especialmente PlayStation 3 y Xbox 360. Como siempre Nintendo va a su bola y en Wii también disfrutamos de buenos lanzamientos: Tatsunoko vs. Capcom, Resident Evil 4: Wii Edition o Zack & Wiki: Quest for Barbaros’ Treasure. En portátiles lo mismo, con grandes lanzamientos para PSP y Nintendo DS.

Pues bien, como decimos, Capcom no lo ha hecho tan bien en PlayStation 3 y Xbox 360. No nos referimos a la calidad de sus juegos, que sigue siendo muy alta, nos referimos a un mal muy común en los juegos para estos sistemas: los DLC (contenido adicional para los juegos). Capcom ha sido en esta generación de consolas una de las compañías más odiadas por culpa de los DLCs.

Entremos en situación. Cuando una persona compra un juego, espera que su juego sea lo más y sobretodo que sea un juego completo, ¿no? Bien, Capcom ha conseguido que la mayor parte de sus sagas insignia se conviertan en juegos incompletos por los que hay que pagar nuevos contenidos para completarlos. Nuevos modos de juego, personajes nuevos (incluso trajes para los personajes), alguna que otra fase de escasa duración, etc., se han ido ofreciendo en los servicios de descarga de estas consolas a precios totalmente abusivos (pagar 4€ por un trajecito para Chun-Li en Street Fighter IV es mucho dinero, ¿verdad?). Por cierto, tampoco el PC se libra de esta lacra.

Las alarmas saltaron cuando un programador descubrió que en Marvel vs. Capcom 3: Fate of Two Worlds parte de este contenido de pago ya estaba incluido en el disco, entonces, ¿por qué nos hacen pagar por algo que ya hemos comprado? Como siempre se amparan en que el que quiera que compre, el que no que se aguante con lo que hay. No Capcom, no, muy mal, eso no es así.

marvelvscapcom3

Marvel vs. Capcom 3 tenía DLCs ocultos en el propio disco, vergonzoso

Por supuesto luego se encargarían de sacar versiones ampliadas de sus juegos para vendernos otra vez lo mismo pero con alguna cosa más. Así Street Fighter IV fue seguido por Super Street Fighter IV (el mismo juego con añadidos extra), después por Super Street Fighter IV: Arcade Edition (más cosas que en el juego anterior) y finalmente (esperemos) por Ultra Street Fighter IV, que a fecha de este artículo todavía no ha salido. A Marvel vs. Capcom 3 le pasó lo mismo, con una versión llamada Ultimate Marvel vs. Capcom 3 con todos los añadidos extra de pago que sacaron para descargar. Otros juegos como Resident Evil 5 y Resident Evil 6 entre otros sufrieron la misma suerte.

De todas formas hubo otro caso también bastante sangrante. El juego Asura’s Wrath (un juego bastante del montón) fue un caso claro de hacernos pasar por caja sí o sí. Resulta que en esta rara aventura, si queremos ver el verdadero final del juego debemos pagar un DLC extra que lo completa, es decir, que el juego que compramos no está completo y debemos pagar para completarlo. ¿No es abusiva esta política de DLCs de pago?

Pues muy bien Capcom, tú sigue así. Fuiste una gran compañía hace años y ahora lo estás estropeando por tu ambición. Dedícate a hacer los grandes juegos de siempre, pero por favor, no nos vendas juegos incompletos que nos obliguen a pagar más dinero, que no está la economía para tanto lujo. ¿Puedo decir una cosa? Miedo me da la nueva generación de consolas con tanto “free-to-play”, pero bueno, esto es sólo la opinión de un tío enamorado de tus viejos arcades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *