zeldagamelon_banner
El bluffJuegos

ZELDA: THE WAND OF GAMELON, DE UN JUEGAZO AL HORROR

  • Compañía: Animation Magic
  • Año: 1993
  • Género: Acción
  • Plataformas: CD-i

No cabe duda de que la serie The Legend of Zelda es una de las mejores sagas de videojuegos de todos los tiempos. Sus juegos siempre han recibido alabanzas por parte de todo el mundo, pero siempre tiene que haber una oveja negra en la familia. Pues sí, en una época convulsa y rara en la que los juegos en CD eran meros experimentos, Nintendo tenía cierta alianza con Philips para la creación de una unidad de CD-ROM en su Super Nintendo y, aunque eso es otra historia, Nintendo le deció ciertos derechos a Philips que posteriormente utilizó en su propio sistema: el CD-i, un sistema multimedia que ha tenido el dudoso honor de acoger en su catálogo a algunos de los peores juegos de la historia.

zeldagamelon_intro

Arriba, un Link feo que más vale que no vayamos a buscar, y abajo la princesa Zelda, la verdadera protagonista de esta cosa

Philips tenía en su poder algunos derechos sobre la saga Zelda y se puso manos a la obra para diseñar tres juegos: Zelda: The Wand of Gamelon, Link: The Faces of Evil y Zelda’s Adventure. Hoy hablaremos de Zelda: The Wand of Gamelon (los otros dos para otro día), un infame experimento que desprestigia por completo el buen nombre de The Legend of Zelda manchando su reputación con un juego feo, mal hecho y de horrenda jugabilidad.

Aprovechando el soporte CD-ROM, Zelda: The Wand of Gamelon nos narra la historia a través de escenas de dibujos animados de pobre factura y diseños horripilantes (se ve que no contaban con mucho presupuesto). Tras la ruina del Reino de Gamelon el rey de Hyrule ofreció su ayuda y se fue a la aventura. Como tardaba mucho en regresar, la princesa Zelda envió a Link a buscarlo con idéntico resultado, así que es ahora ella la que debe ponerse manos a la obra en la búsqueda del bueno de Link y de su padre para conocer lo que les ha pasado en su periplo.

zeldagamelon_1

¡Un jabalí! Y nosotros en plan Chiquito de la Calazada, no puedoooorrrr

Después de “deleitarnos” con la horrible intro del juego para saber lo que nos espera en esta aventura, nos dirigimos al meollo de la cuestión y lo primero que vemos es un mapa con las zonas que podemos visitar. Comenzamos por la primera y descubrimos que Zelda: The Wand of Gamelon es un juego de acción de scroll lateral en el que manejamos a la princesa Zelda, que ha decidido mancharse las manos. En el juego debemos hacer lo típico, es decir, saltar y atacar (bueno, y también agacharnos), un poco al estilo de Zelda II: The Adventure of Link de la NES, pero con muchísima menos profundidad. A los pocos segundos nos vamos dando cuenta de que esto no es la aventura con la que habíamos soñado.

zeldagamelon_2

En las grutas nos espera un fósil horrendo para darnos una llave

Empezamos hablando del apartado gráfico. A las pobres escenas animadas se le unen unos escenarios coloridos, tan coloridos que hacen daño a la vista por sus colores chillones, pero bueno, la verdad es que no están mal dibujados. Los personajes son horribles, con una Zelda mal representada y enemigos feos y rancios que parecen superpuestos encima de los fondos, y es que el CD-i sólo tiene un plano de scroll (esto fue uno de los males de la máquina), algo que sin duda empobrece mucho la experiencia. Por otra parte está el sonido, que destaca bastante, con melodías apropiadas de buena calidad y doblaje (en inglés) bastante aceptable, pero los efectos sonoros no son nada del otro jueves.

zeldagamelon_3

De paseo por la playa, a ver que hay

La “joya de la corona” es la jugabilidad. Aquí empiezan los verdaderos problemas. Los movimientos de los personajes son muy toscos, especialmente los saltos de Zelda, que son como los de una rana inválida. El control es malo, muy malo, con dos simples botones (en principio uno para atacar y otro para saltar). Cuando tenemos que abrir alguna puerta usamos el botón de salto, que también sirve para desplegar el inventario cuando estamos agachados, y el botón de disparo sirve también para hablar con otros personajes o recoger objetos. Esto provoca que muchas veces nos equivoquemos y no nos salga la acción deseada. Y eso que el mando del CD-i tenía tres botones, así que se ve que el presupuesto sólo llegaba para utilizar dos.

zeldagamelon_4

Dinosaurios voladores, pulpos mutantes, aquí hay de todo

Si a todos los males anteriormente mencionados le añadimos que Zelda: The Wand of Gamelon es un juego difícil sin motivo pues apaga y vámonos. Y es que los problemas de control son tan habituales que la experiencia se arruina por completo al no poseer un abanico de movimientos decente, como en otros juegos, porque no podemos esquivar a los enemigos con soltura o atacarlos a nuestro antojo. En fin, un auténtico desastre.

Como era de esperar, la crítica se cebó con el juego, masacrándolo sin piedad y más teniendo en cuenta de dónde vienen los personajes. Historia cutre, apartado técnico pobre y una infame jugabilidad hacen que Zelda: The Wand of Gamelon sea un título aburrido, mal diseñado y que da la sensación de que podía haber sido mejor. En fin, que como curiosidad se puede probar, pero para pasarlo bomba es mejor cualquier juego de Zelda en condiciones, es decir, cualquiera de los de Nintendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies