gonzalez_banner
JuegosMade in Spain

GONZZALEZZ, DULCES Y PELIGROSOS SUEÑOS

  • Compañía: Opera Soft
  • Año: 1989
  • Género: Plataformas
  • Plataformas: Amstrad CPC, Amstrad PCW, MSX, PC, Spectrum

En la sección de “El personaje de la semana” de nuestro Facebook hablamos hace unas semanas de los estereotipos de personajes españoles en los videjuegos. Hoy le toca el turno a nuestros amigos del otro lado del charco, de México concretamente, y es que en Gonzzalezz, un título desarrollado por los españoles Opera Soft, su protagonista no es más que una sucesión de tópicos mexicanos, pero bueno, todo con mucho sentido del humor para este divertidísimo (y difícil) juego de plataformas con el que pasé muchos buenos ratos cuando era pequeño frente a la pantalla de mi Amstrad PC.

gonzalez_cpc1

¡Cuidado! Los imanes te harán caer al vacío (Amstrad CPC)

En Gonzzalezz nos cuentan las aventuras de un mexicano al que le gusta dormir la siesta. Por este motivo tenemos dos fines concretos, ya que el juego se divide en dos fases claramente diferenciadas. En la primera estamos como ceporros sumidos en un profundo sueño y debemos encontrar un despertador en medio de una horripilante, pero muy divertida, pesadilla. Para la segunda el mexicano está despierto y su objetivo es abrise paso por los peligrosos parajes de su tierra para encontrar una hamaca y dormir la siesta como un rey, y es que aquí el colega es todo un sibarita en el noble arte de echar una cabezadita.

gonzalez_cpc2

Malditas aspiradoras, como les gusta tragar (Amstrad CPC)

Como ya hemos dicho, Gonzzalezz se compone de dos fases muy diferentes que podemos seleccionar en el menú del juego. En la primera nos vamos al mundo de los sueños y vemos a un Gonzzalezz en pijama en busca de un despertador que no deja de sonar para poder encontrarlo y escapar de allí. Esta pantalla es una sucesión de plataformas difíciles por las que tenemos que saltar para poder llegar a nuestro objetivo, esquivando peligros de todo tipo, como volcanes pequeños cuya lava sube y baja, imanes que nos atraerán hacia ellos y nos harán caer o aspiradoras voladoras que nos atraparán sin remedio. Todo ello es muy surrealista (lógico, es un sueño) y para superar el nivel disponemos de 10 vidas que debemos dosificar muy bien, pues se trata de una tarea muy complicada que requiere toda nuestra pericia a las teclas.

gonzalez_cpc3

Unos mariachis nos dan la bienvenida al segundo nivel (Amstrad CPC)

Una vez levantados de la siesta nos ponemos manos a la obra en la segunda pantalla. Aquí la cosa cambia, pues Gonzzalezz está despierto y debe encontrar una hamaca para volverse a dormir. Recorreremos tierras mexicanas llenas de peligros y aquí hay que saltar y disparar, pues encontraremos un montón de enemigos que nos harán la vida imposible. Contamos con una pistola que nos será muy útil para vernos las caras con indios que lanzan flechas o matones del tres al cuarto con cara de pocos amigos. También tenemos a nuestra disposición un cuchillo que nos vendrá de perilla para acabar con bichos varios como escorpiones, coyotes o cerdos que nos atacarán sin piedad o iremos cogiendo lingotes de oro que nos darán más puntos. Cabe decir que contamos con una barra de salud que irá bajando a medida que nos disparen o nos toque algún bicho, así que hay que ir con mucho ojo, pues esta segunda pantalla también es bastante complicada de superar.

gonzalez_cpc4

El poblado indio es muy peligroso (Amstrad CPC)

Los gráficos de Gonzzalezz son simpáticos, con muchos detalles divertidos en cada rincón y con una definición bastante potable pese a la limitada paleta de colores de los sistemas escogidos para su lanzamiento. El sonido es suficiente, con pitidos varios y una musiquilla simpática en los menús y en algunas partes del juego. Finalmente, el control del protagonista es muy bueno, con buena precisión en los saltos, algo que hace que este juego resulte muy divertido y adictivo, siendo, en mi opinión, uno de los mejores y más entretenidos juegos de esta compañía que tantos buenos ratos me hizo pasar hace un porrón de años.

Gonzzalezz apareció en varios ordenadores como el PC (a la versión que jugué por aquel entonces), el Spectrum (genial conversión) y el Amstrad CPC (con un apartado técnico superior a los demás). Otros ordenadores como el MSX o el PCW de Amstrad también recibieron su ración de Gonzzalezz con resultados muy positivos, así que no importa qué versión escojamos para disfrutar de este gran título, todas son estupendas.

gonzalez_versiones

Spectrum (izquierda) y PC (izquierda) tuvieron buenos ports de Gonzzalezz

Por último hay que destacar la genial portada del juego. Alfonso Azpiri, toda una institución en crear portadas de videojuegos españoles para ordenadores de 8bit, fue el encargado de su elaboración, así que si podéis buscarla por Google para echar un vistazo os aseguro que no os defraudará lo más mínimo.

Gonzzalezz es un juego genial. Un título que destila simpatía por todas partes, que nos hará sacar una sonrisa en más de una ocasión y que, especialmente, nos hará pasar un buen rato en compañía del mexicano más dormilón de toda la historia de los videojuegos. Genial y muy difícil, Gonzzalezz es otro órdago de los enormes Opera Soft que una vez más nos demostraron porqué los videojuegos “made in Spain” de los 80 tuvieron tanto éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies