thecrow_banner
El bluffJuegos

THE CROW: CITY OF ANGELS, UN MAL REGRESO DEL CUERVO

  • Compañía: Gray Matter
  • Año: 1996
  • Género: Beat ‘Em Up
  • Plataformas: PC, PlayStation, Saturn

El Cuervo, película muy conocida y mítica, entre otras cosas porque supuso la muerte de Brandon Lee, hijo del también mítico Bruce Lee. Esta cinta fue todo un éxito y en 1996 apareció una secuela titulada El Cuervo: Ciudad de Ángeles con Vincent Pérez como protagonista y con el famoso cantante de rock Iggy Pop en el reparto. A esta secuela le llovieron las críticas, pero no por ello supuso un batacazo en taquilla. En este caso el batacazo se lo llevó The Crow: City of Angels, el videojuego oficial de la peli que apareció en PC, PlayStation (la versión a la que pertenecen las pantallas del artículo) y Saturn.

thecrow_1

Aquí comienza nuestro calvario en busca de venganza

The Crow: City of Angels es un pegatortas que quiso aprovechar el tema de las 3D porque empezaba a estar de moda, así que nos moveremos con un personaje completamente realizado con polígonos sobre entornos pre-renderizados y cámaras fijas, es decir, en plan Resident Evil o Time Commando. Ya de por sí esto representa una de las principales carencias de este juego: la dificultad para movernos debido a un pésimo control y a un sistema de cámaras que nos dejará vendidos casi de manera constante.

thecrow_2

El Cuervo en toda su gloria

El juego toma el argumento de la película. El día de los difuntos, Ashe y su hijo Danny, presencian un terrible asesinato, convirtiéndose ellos mismos en víctimas. Ashe regresa a la vida de entre los muertos para vengarse, adquiriendo los poderes de un cuervo con los que combatirá a la banda de Judá, un narcotraficante dueño y señor de toda la ciudad.

Pues bien, en The Crow: City of Angels manejaremos al bueno de Ashe con su fuerza y sus poderes del cuervo y esas cosas, y nos liaremos a tortas contra toda la banda de macarras de Judá, que no son pocos, a lo largo de lugares tan pintorescos como bares con gente de mala catadura, callejones oscuros y guardias de todo tipo, y así iremos eliminando macarra tras macarra en este brawler soso y monótono hasta decir basta hasta llegar al jefazo final y así concluir nuestra ansiada venganza.

thecrow_3

Acorralado en una mesa contra un par de tipejos

Vamos con el primer problema grave del juego: la jugabilidad. El manejo de Ashe es engorroso y muy robótico. Con la cruceta del pad iremos girándolo y, pulsando arriba, lo moveremos hacia adelante. Podremos correr, recoger objetos con los que atizar (cuchillos, bates y esas cosas que suele llevar esta gentuza a la que nos enfrentamos) o algunos ítems que nos darán energía y poder, pero cuando nos encontramos con un enemigo se podría decir que el juego entra el modo combate y nos moveremos como Chiquito de la Calzada alrededor de nuestros enemigos soltando puñetazos y patadas que no sabremos muy bien por dónde van, ya que en más de una ocasión nos pondremos a lanzar guantazos al aire sin saber muy bien porqué. Y por si fuera poco, la inteligencia artificial de los enemigos es muy mala, viendo que a veces pasan de largo cuando nos ven.

thecrow_4

Ashe se cansa de esperar (y nosotros de jugar)

Luego está el tema de las cámaras, que nos afecta de mala manera porque en algunas ocasiones la perspectiva no es la más adecuada para enfrentarnos a varios enemigos a la vez y, si encima nos arrinconan, prácticamente no veremos nada y estaremos a merced de sus golpes. Y esto sin mencionar los movimientos robóticos de los personajes, que son malísimos, o que algunas veces nos vamos a atascar, bien porque no sabemos por dónde ir, o bien porque algo se ha interpuesto entre nosotros (una mesa, por ejemplo) y cuesta sacar al personaje del atolladero. En fin, un completo desastre.

Gráficamente no está demasiado mal. Los personajes son algo planos, pero los fondos estáticos están bien realizados, especialmente en PC, una versión que cuenta con más resolución. Eso sí, como ya hemos indicado, los movimientos de los personajes podrían ser bastante mejores. En cuanto al sonido no podremos muchos peros, con efectos contundentes y una banda sonora cañera que se repite en plan bucle, pero acompaña bien a la acción del juego.

thecrow_5

Otro ejemplo de una cámara muy mala porque no vemos al enemigo que tenemos delante

Y poco más que decir. The Crow: City of Angels es un juego que podría haber dado mucho más de sí, especialmente si lo comparamos con un grande como Time Commando, que comparte un estilo similar. Su aspecto no es malo, pero a la hora de jugar nos encontramos con un juego muy repetitivo y con un control horrible lastrado por un sistema de cámaras nefasto que convierten a The Crow: City of Angels en un bluff en toda regla. En fin, que es una pena que un personaje como El Cuervo sólo haya recibido un juego como este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies