silversurfer_banner
El bluffJuegos

Silver Surfer, heraldo de la dificultad más alta

Battletoads, Ninja Gaiden o Ghosts ‘n Goblins son ejemplos de juegos difíciles en NES. Sí, son muy difíciles, eso está claro, pero tienen en cuenta la pericia del jugador y están muy bien hechos. Lo que hoy os traemos es sin duda uno de los juegos más difíciles de la consola de Nintendo, pero este Silver Surfer no es difícil como los demás, es difícil porque no hay por dónde cogerlo.

Antes de nada, ¿quién demonios es Silver Surfer? Se trata de un conocido personaje de Marvel que en España también se le conoce como Estela Plateada (sí, somos así de raros, pero no me negaréis que el nombre no mola). Silver Surfer es el llamado heraldo de Galactus, un ser enorme conocido como «el devorador de planetas».

silversurfer_nes_1

La inmesidad del espacio es el lugar más peligroso que existe

El caso es que nuestro amigo era un astrónomo de un planeta muy lejano. Aceptó servir a Galactus a cambio de dejar tranquilo a su planeta, pero pronto lo traiciona y se cambia de bando, siendo uno de los personajes más recurrentes de Los 4 Fantásticos. Así pues aprovecha sus tremendos poderes para lucha de cualquier amenaza cósmica que se le presente.

Lanzar un videojuego sobre este personaje puede parecer una buena idea, pero trístemente este Silver Surfer no lo es. Hablamos de un shoot ‘em up lanzado para Nintendo NES en 1990 que fue creado por Software Creations y publicado por Arcadia.

El argumento nos cuenta que Silver Surfer vaga por la galaxia búscandole alimento a Galactus. Descubre que ciertas criaturas de una dimensión mágica amenazan su existencia, por lo que debe reunir las piezas de un dispositivo cósmico para detenerlos. Para ello se deberá enfrentar a poderosos enemigos y derrotarlos con el fin de recuperar las piezas de dicho artefacto.

silversurfer_nes_2

No tendremos ningún momento de respiro en todo el juego

Tendremos que vagar por cinco diferentes fases en las que haremos frente a ciertos personajes como Mefisto, Reptil o el emperador Skrull. Estos personajes nos esperan a modo de jefe final en sus respectivos niveles, eso, claro está, si conseguimos llegar hasta ellos.

El desarrollo de Silver Surfer es el de un shoot ‘em up clásico de toda la vida, pero aquí tenemos dos perspectivas diferentes. Los niveles tienen desarrollos en perspectiva horizontal, pero también en perspectiva aérea y desarrollo vertical. Vamos, algo parecido a juegos como Axelay pero mal.

silversurfer_nes_3

¿Por dónde seguimos? ¿Por arriba o por abajo?

Los problemas vienen en el momento en que pulsamos start nada más comenzar el juego. Si bien su control es muy sencillo, es decir, que movemos al personaje con la cruceta y usamos un botón para disparar y ya, se nos antoja verdaderamente insuficiente para la hercúlea tarea que nos espera.

Y es que en Silver Surfer todo lo que nos rodea, absolutamente todo, nos mata de un solo golpe. Esto hace que un tipo tan poderoso como este personaje se convierta en un manco de campeonato, en un patán al que dolería encomendar el destino de nuestro planeta.

silversurfer_nes_4

Cuidado con rozar alguno de los bordes o volvemos a empezar desde el principio

Esto ya lo vamos descubriendo desde los compases de inicio, pues los primeros enemigos recurrentes necesitan varios disparos para ser destruidos. Esto es algo que no ocurre en joyazas del género como Gradius o R-Type, que son juegos con una dificultad altísima, pero justa. Además, en cuanto perdemos una vida tenemos que volver a empezar desde el principio.

La cosa no acaba aquí porque en los niveles verticales la cosa todavía pinta peor. Por norma general debemos seguir una serie de caminos y, lo dicho, cuando tocamos el borde de alguno de ellos se acabó la partida. Y encima el control de nuestro héroe no ayuda mucho, aparte de que la tabla por la que navega es grandecita, haciendo que el menor roce resulte fatal.

El caso es que a nivel técnico este Silver Sufer no pinta nada mal. No es la octava maravilla en cuanto a gráficos pero da el pego. Sin embargo a nosotros la música nos ha gustado, suena bastante bien y resulta adecuada para la acción. Todo esto, por supuesto, no sirve de nada si el juego no cuenta con una jugabiliad adecuada, y Silver Surfer no la tiene.

silversurfer_nes_5

¡Los fantasmas del espacio nos atacan!

Ya hemos señalado que el control es sencillo. No responde mal, pero su excesiva dificultad lastra todo lo bueno. Eso de que cualquier cosa te mate, de que el amigo Estela Plateada sea un pelele o que haya veces en las que no sepas muy bien por dónde meterte (sí, también pasa), nos resulta injusto y nos tira para atrás a la hora de jugarlo. Sí, tiene un sistema de passwords que ayuda en la tarea, pero ayuda poco.

Silver Surfer es un juego malo. Un título cuya dificultad no tiene piedad con el jugador, no te premia en ningún momento, solo te castiga y te desanima por completo, quedándote con las ganas de tirar el cartucho por la ventana. Una oportunidad perdida de dar a un personaje como Estela Plateada un juego a la altura de su grandeza, algo que ni siquiera, a día de hoy, tiene todavía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.