micromachines_banner
JuegosLa joya

MICRO MACHINES, PEQUEÑOS PERO VELOCES

  • Compañía: Codemasters
  • Año: 1993
  • Género: Carreras
  • Plataformas: Amiga, CD-i, Game Boy, Game Boy Color (en un recopilatorio llamado Micro Machines 1 and 2: Twin Turbo), Game Gear, Master System, Mega Drive, Nintendo NES, PC, Super Nintendo

¿Os acordáis de aquello de “si no son Micro Machines no son los auténticos”? Efectivamente, estos son los auténticos Micro Machines, protagonistas del artículo de hoy. Esos micro vehículos que hicieron furor allá por los años 90 tuvieron una buena participación en el mundo del ocio electrónico. Para esta ocasión vamos a hablar de su primer juego, un divertido arcade de velocidad con vista aérea.

micromachines_ordenadores

Lanchas y deportivos en Amiga y PC

El Micro Machines tenemos a nuestra disposición una variada selección de vehículos de varios tipos: coches deportivos, lanchas a motor, Fórmula 1, todoterrenos, los llamados “warriors” (coches americanos armados hasta los dientes), helicópteros, otro tipo de todoterrenos más ligeros (es que no sé cómo se llaman), tanques y camiones monstruo. Todo esto, claro está, en miniatura, compitiendo por unos curiosos circuitos que van desde la bañera de nuestra casa a otros sitios curiosos como nuestra mesa de trabajo, la mesa del desayuno, una mesa de billar o un rinconcito de la playa entre otros “exóticos” lugares.

También hay que destacar que disponemos de 11 contendientes de los que podemos escoger el que queramos. Estos personajes están llenos de tópicos y son bastante graciosetes gracias a las muecas que ponen cuando ganan y cuando pierden. Tenemos al macarra Spider, al rechoncho Walter, al nerd Mike o al punky Joel.

micromachines_16bit

Lío en el taller mecánico en Super Nintendo y jaleo en la playa en Mega Drive

Una vez metidos en faena, en Micro Machines podemos seleccionar dos modos de juego: el modo torneo (“challenge”) y el modo “cara a cara” (“head to head”). En el modo torneo participaremos en carreras con otros tres pilotos, siendo los cuatro el mismo tipo de vehículo, pero con colores diferentes (azul, rojo, amarillo y verde, para ser más exactos). En esta modalidad iremos superando las diferentes fases de las que se compone el juego hasta ser el campeón indiscutible de los Micro Machines.

Por otra parte está el modo “cara a cara”. Aquí competiremos con otro contrincante en cada uno de los circuitos pero podemos ganar de dos maneras (o perder, según ser mire): ganando la carrera (¿de verdad?) o dejando atrás a nuestro rival. Este último sistema consiste en hacer desaparecer al otro piloto, bien tirándolo de la mesa o al agua (dependiendo del circuito en el que estemos jugando), bien haciendo que se choque contra algo o bien acelerando más que él, consiguiendo que desaparezca de nuestra vista.

micromachines_cdi

Todoterrenos por la mesa del desayuno (CD-i)

Otras modalidades son las competiciones multijugador. En Micro Machines pueden participar hasta cuatro jugadores simultáneos, eso siempre si tenemos un convertidor para cuatro mandos en el caso de cualquier versión para consola. Podemos participar en solitario o por equipos, disparando la diversión hasta límites insospechados.

Más cosas curiosas de Micro Machines están en los elementos que hay en los circuitos y que nos pueden hacer morder el polvo. Como ya dije, podemos caer de la mesa o al agua, pero además tenemos que vérnoslas con manchas de aceite o leche que nos hacen derrapar, pegamento o mermelada para hacernos frenar, y una buena cantidad elementos decorativos de cada circuito. Es fácil darse un buen piño contra una naranja gigante, una bola de billar, unos tornillos e incluso útiles de escritorio como reglas, gomas, lápices o sacapuntas. Además, algunos circuitos tienen rampas para hacernos saltar, pasos estrechos o túneles (en el caso del circuito sobre la mesa de billar).

micromachines_8bit

Velocidad en 8bits en Master System y Nintendo NES

Micro Machines posee unos gráficos encantadores gracias al mimo en sus detalles y a su colorido. Además, la jugabilidad es impecable, con un control muy sencillo (acelerar y frenar) pero en ocasiones algo sensible, pues tomar las curvas a toda caña puede mandarnos a buscar setas rápidamente. Posee un scroll tremendamente suave y rápido y cada vehículo posee un control diferente, así que con coches deportivos iremos más rápido, otros acelerarán más rápido o más lento y con otros tomaremos mejor las curvas.

El juego apareció en muchos sistemas, siendo casi todas versiones prácticamente con las mismas virtudes. Destacan las de consolas de 16bit y, en el caso de la versión de Mega Drive, ésta incluye un cartucho especial con conector para otros tres jugadores incluído en el propio cartucho de juego. Las de Amiga y PC también son geniales, la de CD-i destaca por sus introducciones en vídeo y su banda sonora con calidad CD (tampoco es para tirar cohetes, pero bueno), las de 8bit también son buenas (la de Nintendo NES no es oficial, así que no lleva el sello de garantía de Nintendo, una pena porque es buena) y en las portátiles destaca la de Game Gear, con opción para dos jugadores en la misma consola (lo probé en su día y resultaba muy curioso). En Game Boy Color apareció Micro Machines 1 and 2: Twin Turbo, que recopila los dos primeros juegos de la saga en un mismo cartucho, así que por este motivo también la tenemos en cuenta.

micromachines_portatiles

Micro Machines todavía más “micros” en Game Gear, Game Boy y Game Boy Color

¿Qué más cosas podemos decir de esta pequeña maravilla? Pues que Micro Machines se convirtió en toda una saga de tomo y lomo con bastantes continuaciones. Su segunda parte, Micro Machines 2: Turbo Tournament, apareció en muchos sistemas diferentes y también es muy buena (la dejaremos para otro día). Mega Drive disfrutó de dos títulos exclusivos y en consolas más potentes aparecieron un buen puñado más. Lamentablemente hoy en día es una saga que parece olvidada y que estaría muy bien verla en HD.

Carreras locas, vehículos en miniatura, escenarios de andar por casa y diversión, mucha diversión, son los ingredientes de este juegazo que merece todo nuestro reconocimiento. La verdad, se nota que los chavales de Codemasters son unos expertos en juegos de carreras (sólo hay que ver los trabajos que hacen ahora) y en los años 90 ya nos lo demostraban con esta joya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *