linkfacesofevil_banner
El bluffJuegos

LINK: THE FACES OF EVIL, LA OTRA CARA DEL HORROR

  • Compañía: Animation Magic
  • Año: 1993
  • Género: Acción
  • Plataformas: CD-i

Hace ya un tiempo, mucho tiempo, la verdad, hablamos de Zelda: The Wand of Gamelon. La horrorosa incursión de la grandiosa saga The Legend of Zelda por las tripas del CD-i merecía nuestra atención. Pues bien, ya habíamos amenazadado por aquel entonces de que volveríamos a hablar de ello y, aunque bastante más tarde de lo pensado, aquí está Link: The Faces of Evil, que sigue la tradición impuesta por el otro juego.

linkfacesofevil_1

Una escena de la intro, preludio de lo que nos espera

Ya hablamos en la otra ocasión de que Philips, famosa compañía europea de electrodomésticos que muchos recordaréis por ser todo un referente en los televisores de tubo de los 90, tenía un acuerdo con Nintendo que recogió después del rechazo de Sony. Y este acuerdo no era otro que fabricar una unidad de CD-ROM, pero a cambio Nintendo tenía que cederle ciertos derechos sobre sus juegos. Así pues no es extraño que el bueno de Link aparezca en aquella consola/centro multimedia llamada CD-i.

Dejando estas movidas de lado vamos a ver qué nos ofrece el juego. Para empezar tenemos que decir que tanto Link: The Faces of Evil como Zelda: The Wand of Gamelon, se desarrollaron al mismo tiempo, por lo que no es de extrañar que el desarrollo sea bastante similar. En la anterior aventura era la intrépida Zelda quién tenía que rescatar a Link de las garras de Ganon, pero ahora es Link el que toma el relevo.

linkfacesofevil_2

Atacar a todo lo que se mueva, esa es una de las premisas del juego

El argumento se nos ofrece en una horrible intro de dibujos animados en la que vemos a un Link aburrido, chulesco y bobo que tiene ganas de aventuras. Un mago llamado Gwonam, que tiene una alfombra voladora, les cuenta a Link y a su padre que Ganon se ha hecho con el control de la isla de Koridai, y al parecer sólo Link puede llevar a cabo esta misión. De paso, mientras Link anda dando vueltas por Koridai, Zelda es secuestrada por Ganon y ya está el lío armado.

Tras todo este rollo comenzamos el juego y se nos ofrece un mapa con las zonas que podemos explorar, igual que en el otro juego. Escogemos una de ellas y nos lanzamos a la aventura, descubriendo que, una vez más, todo falla de una manera considerable cuando nos ponemos a los mandos del bueno de Link.

linkfacesofevil_3

Cuando nos atacan varios bichos a la vez resulta muy complicado salir airoso, en parte gracias al «estupendo» control

Traicionando a la tradición aventurera de The Legend of Zelda, nos encontramos con un juego de acción de scroll lateral en el que sólo tenemos que ir atacando a todo lo que se mueva, trepar por dónde nos parezca e ir recogiendo objetos y esas cosas. Y todo con un sistema de control horrendo que estropea un producto que ya de por sí estaba evocado al fracaso casi antes de aparecer en el mercado.

Y sí amigos, el sistema de control de Link: The Faces of Evil es lo más retorcido que os podáis imaginar. Igual que en el otro título, el juego se controla con dos de los tres botones del pad del CD-i. Con el primer botón atacamos y con el segundo botón deberíamos de poder saltar, pero no es así. Los saltos los damos con el pad hacia arriba y el segundo botón lo usamos para entrar por puertas y, si nos agachamos, podremos desplegar el inventario. Por otra parte, si derrotamos a un enemigo y nos deja un objeto, lo podremos coger sólo si pulsamos el botón de ataque.

linkfacesofevil_4

Encontraremos tiendas en las que, por módicos precios, podremos obtener algún extra que nos puede venir bien, aunque lo dudamos mucho

Como véis el apartado jugable deja muchísimo que desear, y es que estamos ante uno de los juegos más enrevesados en cuanto a sistema de control que hemos podido ver por aquí. Si querían simplificarlo todo sólo usando dos botones había muchas otras maneras de lograrlo. En fin, que en este apartado el juego hace aguas por todas partes.

A nivel gráfico más de lo mismo con respecto a Zelda: The Wand of Gamelon. Si bien no tiene mala pinta en un simple vistazo, a excepción de sus horribles escenas de dibujos animados, elaboradas con el mismo mimo que cualquier película animada de poco más de un euro de las que venden en los bazares chinos, el juego también descalabra. Desgraciadamente el CD-i sólo tenía capacidad para reproducir un plano de scroll, y eso se nota mucho a pesar del colorido de los gráficos.

linkfacesofevil_5

Los escenarios no están mal a simple vista, pero moverse por ellos es una verdadera tortura

Sumando que los movimientos son absolutamente ortopédicos, con animaciones bruscas, una respuesta a los controles malísima y escenarios completamente estáticos, estamos también ante otro apartado en el que Link: The Faces of Evil pincha a base de bien.

El sonido es lo único que destaca un poco. Hay melodías con buena calidad de audio y que suenan bastante bien. Los efectos sonoros son algo pobres, pero se compensan con las voces digitalizadas en las escenas animadas, que están en inglés y cuyos actores no lo hacen tan mal.

Por lo demás esto es veneno puro. Tanto que Nintendo reniega de ello y no los considera juegos canónicos dentro de su, por otra parte, excelente serie de juegos. Seguro que de pequeños os contaron que dijérais NO a las drogas, pues con estos juegos pasa lo mismo, que cualquier fan de The Legend of Zelda, o simplemente fan de los videojuegos, debería decirle a estos títulos para el CD-i un NO rotundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *