lemmings_banner
JuegosLa joya

LEMMINGS, ESOS LOCOS BAJITOS… Y VERDES

  • Compañía: DMA Design
  • Año: 1991
  • Género: Estrategia/Puzzle
  • Plataformas: 3DO, Acorn 32bit, Amiga, Amiga CD32, Amiga CDTV, Amstrad CPC, Atari ST, CD-i, Commodore 64, FM Towns, Game Boy, Game Boy Color, Game Gear, Lynx, MAC, Master System, Mega Drive, Móviles, Nintendo NES, PC, PC-98, PlayStation, SAM Coupe, Sharp X68000, Spectrum, Super Nintendo, Turbo CD
lemmings_pc1

¡A bajar columnas! (versión de PC)

Los Lemmings, esos personajes tan simpáticos y verdes que en los 90 triunfaron de lo lindo. Cuántos quebraderos de cabeza habrán dado estos pequeñajos a lo largo de tropecientos niveles llenos de trampas y peligros, y para colmo estos tipos son unos suicidas que van en masa ignorando lo que tienen delante de sus narices. Pues bien, hoy hablaremos de este fenómeno, el fenómeno Lemming que, como decimos al principio de este artículo, fue muy popular en los años 90 y el juego tuvo versiones para la práctica totalidad de los sistemas domésticos de la época.

DMA Design (actuales Rockstar North, creadores de Grand Theft Auto) fueron los responsables de esta locura que combina estrategia y puzzle bajo la licencia de la mítica compañía inglesa Psygnosis. Fue un juego inicialmente desarrollado para los ordenadores Amiga pero, debido a la popularidad que alcanzó y como ya hemos indicado al principio, acabó saliendo para ordenadores y consolas de todas las marcas, modelos y colores posibles.

lemmings_pc2

Para el carro que si no vamos para abajo (PC)

El objetivo del juego es simple. Mediante una serie de herramientas debemos conducir a los Lemmings hasta la puerta de salida de cada nivel, teniendo mucho cuidado, pues estos personajes son algo despistadillos y caminan sin mirar por dónde van. Vamos, que se podría decir que jugamos un poco a ser dioses delante de estas encantadoras criaturas porque somos los responsables de su destino, destino que muchas veces acaba en tragedia e irremediablemente podemos verlos morir.

Disponemos de una gran variedad de acciones que podemos realizar con cada uno de ellos: hacer que escalen, que salen en paracaídas (más bien en paraguas), que exploten, que paren a otros Lemmings, que construyan escaleras y que caven (en horizontan, en diagonal y en vertical). También podemos parar la acción para pensar qué hacer, regular la velocidad de aparición de los Lemmings (a veces son como la marabunta) o reventarlos a todos de golpe por si se quedan atascados, que a veces no queda más remedio que hacerlo y sí, podemos ser así de crueles.

lemmings_ordenadores

Conversiones para ordenadores (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Amiga, Atari ST, Spectrum, Amstrad CPC y Commodore 64

Todas estas acciones se pueden realizar un número determinado de veces, dependiendo del objetivo de cada nivel, así que debemos pensar muy bien cómo debemos dosificarlas para que nuestros amigos no tengan ese final fatal que, nos tememos, puede ocurrir en muchas ocasiones, pues Lemmings es un juego difícil con niveles y situaciones muy retorcidas. De hecho el juego cuenta con la friolera de unos 120 niveles, y para colmo también existe una especie de expansión titulada Oh No! More Lemmings que apareció al poco de salir el juego original y que incluía otras 100 pantallas nuevas, por si las fases del Lemmings original se nos quedaban cortas.

Escenarios variados y destructibles, mucho colorido y personajes pequeños pero muy bien animados son las armas gráficas de este Lemmings. El sonido es bueno, con los típicos gritos de los Lemmings en plan «¡yupi!» y ese desgarrador «¡oh, no!» que nos sueltan cuando van a morir. La banda sonora también es chula, pues está compuesta por canciones muy tarareables y reconocibles por la mayoría. Eso sí, la estrella del juego es su increíble jugabilidad y su adicción sin límites, pues no pararemos hasta que hayamos salvado a los Lemmings de su cruel destino.

lemmings_consolas

Algunas versiones para consolas (de izquierda a derecha y arriba a abajo): Nintendo NES, Master System, Mega Drive y Super Nintendo

Lemmings se vendió bastante bien en Amiga, así que otros ordenadores como el PC, el Atari ST o el MAC recibieron una serie de conversiones excelentes. También apareció en Amstrad CPC, Spectrum y Commodore 64, versiones más limitadas técnicamente que las de los ordenadores de 16bit pero también muy divertidas y jugables. También tuvimos versiones para otros ordenadores menos conocidos como el SAM Coupe o los ordenadores de Acorn, y otros ordenadores japoneses como el FM Towns o el increíble Sharp X68000.

En consolas también había Lemmings para dar y tomar. Nintendo y Sega tuvieron su ración para todas sus consolas portátiles, de 8bit y de 16bit que, salvando las distancias sobre sus respectivos hardwares, no pintaban nada mal. Apareció también en el Turbo CD de NEC, en el raro CD-i de Philips o en las plataformas 3DO por citar algunas. Otro caso es el de Game Boy Color y PlayStation, que recibieron una recopilación llamada Lemmings & Oh No! More Lemmings que juntaba el juego original y su expansión, es decir, que había un porrón de niveles para disfrutar.

lemmings_portatiles

Lemmings todavía más pequeños (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Game Boy, Game Gear, Lynx y Game Boy Color

Dada la popularidad del juego aparecieron secuelas. Lemmings 2: The Tribes fue la más directa, seguida de All New World of Lemmings (The Lemmings Chronicles en Estados Unidos). Entre medias también aparecieron algunas ediciones especiales con niveles inspirados en la Navidad como Xmas Lemmings o Holiday Lemmings. El paso a las 3D se hizo, como no, con 3D Lemmings y Lemmings Revolution. Con la compra de Psygnosis por parte de Sony son únicamente los usuarios de las consolas PlayStation los únicos jugadores que actualmente pueden disfrutar de toda la adicción de Lemmings. Por cierto, su último juego, Lemmings Touch, salió recientemente para PlayStation Vita, así que como se puede ver la popular saga Lemmings todavía sigue teniendo su público.

lemmings_32bit

Lemmings en 3DO (izquierda) y PlayStation (derecha)

Muchas horas invertidas en este popular juego que combina el puzzle con la estrategia, muchos Lemmings muertos por el camino en esta cruzada tan larga por la supervivencia. Un juego increíblemente adictivo e increíblemente desesperante que ponía a prueba nuestro ingenio, y también nuestra bondad, pues cada vez que moría un Lemming era inevitable sentir pena por él.

P.D.: Este artículo está dedicado a todos los «valientes» Lemmings que murieron en el pasado 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *