hammeryharry_banner
JuegosZona arcade

HAMMERIN’ HARRY, LA LUCHA CONTRA LA ESPECULACIÓN

  • Compañía: Irem
  • Año: 1990
  • Género: Plataformas y acción

Inauguramos la Zona Arcade con una de esas japonesadas tan divertidas y al mismo tiempo tan extrañas: Hammerin’ Harry. La historia del juego nos cuenta que, un buen día, la casa de nuestro héroe es destruida por una malvada multinacional, así que Gen, nombre de nuestro personaje, decide iniciar su particular cruzada armado con un mazo casi más grande que él y, al grito de Let’s get busy! comienzan las tortas.

Lo primero que llama la atención de este juego es el personaje: Gen es un muchacho cabezón con cierto parecido a Chicho Terremoto, con ropa humilde y con la típica cinta en el pelo que suelen llevar muchos de los personajes de anime, supongo que para frenar el sudor (¡normal! Con ese cacho mazo que gasta…).

Pasemos a hablar del desarrollo del juego. Hammerin’ Harry no es el típico juego de plataformas con tortas incluidas, no señores, es un derroche de originalidad debido sin duda a su ambientación obreril, los originales items y los estrafalarios enemigos, así que vamos a ir por partes.

hammerinharry_arcade1

¡Dales duro Gen!

Empezamos hablando de los escenarios del juego. No tienen nada que ver con los bosques encantados de algunos juegos de plataformas o con callejones guarros de los juegos de lucha lateral, aquí tenemos decorados basados en el noble arte de la construcción. Empezamos en las típicas calles de una ciudad japonesa con sus puestos de fideos y tal, pero en obras. Seguimos con una obra llena de peligros que si viera cualquier inspector de riesgos laborales cerraría en seguida. Más adelante veremos un puerto en obras, más obras, alcantarillas en obras, etc. ¡Todo en obras! ¿No es original?

Para originales los items con los que nos podemos equipar. Destaca sobre todo una guindilla gorda que le da fuerza a nuestro amigo para menear el mazo en círculos, haciéndonos casi invencibles. También tenemos cascos que sirven para poder recibir un impacto sin perder una vida, y otro extra para el mazo, que lo vuelve todavía más grande si cabe, pudiendo lanzar rayos cuando lo golpeamos en el suelo.

La palma sin duda se la llevan los enemigos de Gen. Obreros de la construcción de todo tipo que nos atacan con llaves inglesas, martillos pilones, salen de las alcantarillas o saltan sobre nosotros. Luego están los enemigos de fin de fase, donde nos encontramos joyas como un tipo grandote que nos lanza sacos de cemento, ejecutivos que nos disparan desde sus lujosos coches o un topo gigante que nos lanza topitos.

hammerinharry_arcade2

Combate contra Manolo el encofrador

En la parte jugable Hammerin’ Harry es simple de narices, pero muy divertido y efectivo. Gen se maneja sólo con dos botones: uno para saltar y otro para aporrear, y no necesitamos nada más aparte de nuestros reflejos y de nuestra pericia con el joystick. Es diversión pura y dura que nunca termina, puesto que si acabamos el juego volvemos a empezar de nuevo con una dificultad más elevada, eso si no perdemos todas las vidas en el intento, claro.

Hammerin’ Harry tuvo juegos basados en él para consolas. Gen-san, como se le conoce en su Japón natal, tuvo adaptaciones para NES (la más parecida al arcade original) y Game Boy que, aunque conservaban la ambientación de la recreativa, su desarrollo era algo diferente, sobre todo esta última. También nos llegó una adaptación para PSP llamada GenSan o Hammerin’ Hero en el mercado estadounidense. El resto de juegos de este justiciero cabezón no salieron de Japón y eran exclusivos de las consolas de Nintendo, de modo que aparte de las versiones para la Game Boy o la NES, Gen-san apareció en Super Nintendo y Game Boy Color.

hammerinharry_mosaico

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Hammerin’ Harry (NES), Ganbare! Daiku no Gen-san (Super Nintendo), Hammerin’ Harry: Ghost Building Company (Game Boy) y Daiku no Gen-san: Kachikachi no Tonkachi ga Kachi (Game Boy Color)

Hasta aquí nuestro pequeño homenaje a Hammerin’ Harry. Una joya de las recreativas original y divertida y que por lo menos se debería jugar una vez en la vida. Lo que no es de justicia es que nadie haya decidido hacer un remake para los sistemas actuales, no sería lo mismo que la recreativa original, eso seguro, pero por lo menos sería una buena forma rememorarlo como se merece.

2 thoughts on “HAMMERIN’ HARRY, LA LUCHA CONTRA LA ESPECULACIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.