gameboy_banner
ConsolasHardware

GAME BOY, LA PEQUEÑA QUE SE COMIÓ A LAS GRANDES

La historia de Game Boy es algo parecida a la historia de David contra Goliath, una historia sobre cómo una consola portátil bastante inferior técnicamente a la competencia logró abrirse camino en el tortuoso mundo de los videojuegos y superar a sus más inmediatos competidores. En este artículo vamos a hablar de una de las consolas más vendidas de la historia, una consola que ha llegado a vender casi 120 millones de unidades en todo el mundo (sumando sus reediciones y su versión a color).

gameboy_foto

Aspecto original de la primera Game Boy (Wikimedia Commons)

¿Que qué tiene de especial esta consola? Muchas cosas. Lo primero su diseño, un diseño que ya se ha convertido en todo un icono de lo retro y que incluso hoy en día ha servido para adornar los teléfonos iPhone con carcasas inspiradas en ella. Luego están sus «colores» en pantalla, esos tonos en negro y diferentes verdes que la hacían única. Y por último y más importante su gran catálogo de juegos.

Game Boy fue creada por un visionario llamado Gunpei Yokoi, quién también creó para Nintendo la famosa serie de maquinitas portátiles llamada Game & Watch. Lo cierto es que sin este hombre el mundo de los videojuegos no sería lo mismo, ya que probablemente no tendríamos las consolas portátiles que existen hoy en día. Gunpei Yokoi falleció tristemente en 1997 en un accidente de tráfico un par de años después de lanzar el mayor fracaso de Nintendo, la Virtual Boy, pero eso es otra historia.

Bien, sigamos con Game Boy. La consola se puso a la venta en Japón en abril de 1989, en Estados Unidos lo hizo en julio de ese mismo año, y en el continente europeo tuvimos que esperar algo más para tener Game Boy en nuestras manos, ya que su lanzamiento tuvo lugar en septiembre de 1990. Un tiempo más tarde Sega y Atari lanzaron sus respectivas consolas portátiles (Game Gear y Lynx, respectivamente) para competir con este «juguete» de Nintendo.

Uno de los mayores motivos para comprarse una Game Boy tenía un nombre: Tetris. El genial puzzle ruso del que ya hemos hablado en otro artículo, fue el mayor detonante para que todo el mundo corriera a comprar una consola. Esto quiere decir que Nintendo tenía la exclusiva de este juego para el mercado de las videoconsolas, y lo que hizo fue lanzar Game Boy en un pack junto a este juego, siendo uno de los packs de lanzamiento más recordados de todos los tiempos.

Si al fenómeno Tetris le unimos un gran apoyo de otras empresas del sector como Capcom, Konami o Square, y al indudable apoyo de Nintendo, su propia compañía, creadora de juegos inolvidables, Game Boy tenía unas armas de destrucción masiva que hicieron temblar a Sega y a Atari, quienes no tenían tanto apoyo por parte de las desarrolladoras en sus respectivas consolas portátiles. Y todo esto teniendo en cuenta que Game Boy era bastante inferior técnicamente a su competencia.

gbpocket_foto

Imagen de la Game Boy Pocket, una Game Boy más pequeña y con más pantalla (Wikimedia Commons)

Para empezar volvemos a resaltar el tema de su pantalla monocroma en tonalidades verdes, inferior comparada con las tremendas pantallas de Game Gear y Lynx, llenas de colores y con un brillo espectacular. Tal poderío técnico de Game Gear y Lynx tenía un precio: la duración de las baterías, que era muy baja y sólo nos permitía un puñado de horas de juego. Game Boy presumía de, con sólo cuatro pilas AA de 1,5V cada una, podía ofrecer una automía de hasta 40 horas de duración. Una burrada por aquel entonces.

Por otra parte también tenemos el tema del tamaño de la consola. El término consola portátil no era exactamente lo que mejor le venía a Game Gear y a Lynx (sobre todo a Lynx, que era un verdadero tanque), por eso Game Boy se coronó como la verdadera consola portátil debido a sus reducidas dimensiones con respecto a las consoals de Sega y Atari. Hoy en día puede parecer que la Game Boy original es un mastodonte, pero en los años 90 no era así, os lo aseguro.

gblight_foto

La Game Boy Light, como la Pocket, pero con luz (Wikimedia Commons)

¿Qué más nos ofreció Game Boy? Periféricos, muchos periféricos de todo tipo. Desde un buen surtido de maletines para guardar la consola y los juegos, pasando por algún que otro periférico con luz y lupa que nos daba más brillo y un tamaño de pantalla más grande, hasta otros periféricos más impresionantes. Destacamos la Game Boy Camera, con la que se podían hacer fotos en la Game Boy (muy en la línea de lo que nos ofrece hoy la Nintendo DSi, por ejemplo) que también incluía la opción de imprimirlas (en una impresora pequeña que se vendía por separado) o de aplicarles diferentes efectos gráficos. Otro curioso fue el Super Game Boy, un adaptador para jugar a los juegos de Game Boy en Super Nintendo con algún color añadido y un marco a todo color que venía como opción en algunos juegos.

gbcamera_foto

Game Boy Camera, un periférico curioso (Wikimedia Commons)

Después se fueron lanzando diferentes versiones de la consola, como ediciones especiales que cambiaban el color de la carcasa (una azul, otra roja, otra amarilla, incluso una transparente), la Game Boy Pocket (más pequeña y con la pantalla más grande) y la Game Boy Light (nunca salió en Europa y era una Game Boy Pocket con pantalla retroiluminada). Lo cierto es que la consola gozó de buena salud hasta el año 2000, año en el que salieron sus últimos videojuegos.

Vamos a lo más importante, los juegos. Como decimos, Nintendo lanzó verdaderas joyas para esta consola. Destacamos la serie de Super Mario Land, los Tetris (claro está), The Legend of Zelda: Link’s Awakening, Metroid II: Return of Samus, la trilogía Donkey Kong Land y el nacimiento del fenómeno Pokémon que todavía sigue de moda en las consolas portátiles de Nintendo.

gameboy_juegos

Póker de ases para Game Boy (de izquierda a dercha y de arriba a bajo): Donkey Kong Land, The Legend of Zelda: Link’s Awakening, Wario Land: Super Mario Land 3 y Metroid II: Return of Samus

Capcom lanzó su serie Mega Man, incluso una versión de Street Fighter II bastante lograda. Konami hizo lo mismo con sus afamadas series Castlevania y Contra, Square nos brindó versiones de su exitazo Final Fantasy, y muchas, muchas compañías que lanzaron juegos inolvidables para este sistema. Por cierto, se me olvidaba señalar que Game Boy no poseía bloqueo regional, por lo que podíamos importar juegos sin ningún problema, ya que cualquier Game Boy (sea europea, sea americana o sea japonesa) podía soportar cualquier juego lanzado para la consola.

Por el lado contrario podemos destacar algunas conversiones infames que se hicieron de algunos juegos como Paperboy o Bubble Bobble y algún que otro juego de Disney que no daba la talla. Aún así el espectacular catálogo de Game Boy está plagado de joyas.

Para muchos (entre los que me incluyo), Game Boy fue nuestra primera consola, una consola que derrotó a las poderosas Game Gear y Lynx casi sin despeinarse, demostrando que muchas veces es mejor lanzar un producto divertido que no un producto muy potente. Esta ha sido siempre una filosofía que Nintendo ha tenido muy presente, pero por desgracia, en los tiempos que corren, le está empezando a pasar factura. Te queremos Game Boy, no te olvidaremos nunca. Gracias por todos estos años.

La Game Boy está más de moda que nunca en la tienda de SoloPixel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.