swordofhope_banner
El desconocidoJuegos

EL DESCONOCIDO: THE SWORD OF HOPE PARA GAME BOY

El desconocido que hoy tenemos entre manos es uno de esos cartuchos incomprendidos. The Sword of Hope es un RPG de corte muy clásico con toques de novela visual, muchos combates que librar y toneladas de texto. ¿Qué tiene de especial? Que salió completamente traducido al castellano, algo rarísimo por aquel entonces. Pero eso no le ayudó demasiado en nuestro país, ya que pasó muy desapercibido.

swordofhope_gb_1

¿De dónde sale esto?

Sale de los japoneses Kemco, bastante populares entre mediados de los 80 y los 90 en consolas de Nintendo. La pequeña Game Boy recibió este cartucho en 1989, poco después de su salida, en el País del Sol Naciente. Por aquí lo recibimos a principios de los 90, por lo que se notaba que era un título un poco desfasadillo. En 1992 recibió una secuela que nunca llegó aquí.

¿De qué va?

En The Sword of Hope nos adentramos en el mágico reino de Riccar, gobernado por un rey valiente y bueno. Un día, dicho rey fue derrotado por un dragón que hizo aflorar el mal alojado en lo más profundo de su corazón, y de paso convirtió a los habitantes de Riccar en árboles. Todo el mal se iba rápidamente extendiendo por el reino, pero un día nació el príncipe Theo.

Theo llevaba una marca de nacimiento con forma de espada. Dicha espada representaba a la que un día derrotó al malvado dragón, por lo que el rey, lleno de ira y maldito por culpa del dragón, decidió acabar con la vida de su propio hijo. Por suerte, un valiente caballero llamado Pascal lo protegió y huyó con él al bosque.

Mientras tanto tres poderosos magos escondieron al rey y a su castillo bajo tierra. Rescataron aquella mítica espada que antaño derrotó al dragón y se pusieron a salvo, encerrándose en tres puertas que flanquean el reino. Hoy, el príncipe Theo, que ya es todo un mozo, deberá entrenarse para blandir esa «espada de la esperanza» y devolver a su reino el esplendor que tuvo en tiempos pasados.

swordofhope_gb_2

Y digo yo, ¿qué tiene?

Ya dijimos al principio que es un juego de rol de corte muy clásico. Ante nosotros tenemos una pantalla compuesta por varias ventanas, opciones y estadísticas. Una pequeña ventana en la parte izquierda de la pantalla nos muestra la acción, es decir, los escenarios por dónde nos movemos y los personajes con los que tenemos que interactuar.

Abajo tenemos dos paneles. En uno hay una serie de acciones en plan mirar, abrir o usar, tipo las aventuras «point & click» de siempre. En otro está el panel de movimiento, en el que seleccionar con el cursor de la Game Boy a cuál de las direcciones moveremos a nuestro personaje. Esto está representado por flechas y, si la flecha tiene un punto, nos espera un enemigo nada más avanzar.

Los combates, que son muy numerosos y pueden hacerse un poco pesados por su insistencia, son por turnos. Arriba tenemos una representación de nuestros enemigos y abajo las acciones a realizar. Podemos luchar, lanzar magias o usar diferentes objetos. Además podemos intentar escapar o dejar que el combate se libre de forma automática, algo que prácticamente no sirve de mucho.

swordofhope_gb_3

¿Es un placer para los sentidos?

La verdad es que no. Los pocos gráficos del juego se muestran en una pequeña ventana. Además, si tenemos en cuenta el tamaño de la pantalla de la Game Boy eso no es muy alentador que digamos. Salvando esto, el diseño de escenarios, personajes y enemigos de The Sword of Hope tampoco es lo mejor que hemos visto en la consola, siendo simplemente correcto. Vamos, que el conjunto en general resulta muy vacío y no destaca en nada.

Las musiquillas del juego tienen tintes mágicos, intentando sumergirnos en la aventura. Al principio pueden hacer gracia, pero con el tiempo acabaremos un poco hasta el gorro de ellas, y más teniendo en cuenta que la música durante las batallas es siempre la misma. Los efectos de sonido tampoco ayudan en este apartado, siendo su presencia poco más que anecdótica.

swordofhope_gb_4

¿Se juega bien?

Vamos a dejarlo claro. The Sword of Hope no es un juego para todo el mundo. Es un juego pausado. Hay que pensar y buscar la mejor estrategia en los combates, además de ir poco a poco empapándonos en su mágica historia. Es como una aventura visual en plan «elige tu propia aventura», pero con más interactividad y combates por turnos.

Quizá hoy, visto desde la perspectiva de un adulto, el juego pueda tener un argumento bastante infantil. No obstante este cartucho encierra una profundidad a nivel jugable digna de todo buen juego de rol que se precie. Subiremos de nivel, obtendremos oro para comprar nuevos objetos que nos ayudarán, usaremos hechizos con diferentes resultados y pelearemos como jabatos. Y todo con unas mecánicas muy sencillas de aprender.

swordofhope_gb_5

Entonces, ¿me va a molar?

A mi me gustó mucho en su día y todavía lo conservo por ahí. No soy una persona muy amante de los RPGs, especialmente los que contienen combates por turnos, pero quizá me gustó porque no es tan complicado como los Final Fantasy y similares y tiene un desarrollo más aventurero.

El esfuerzo que se hizo para lanzar The Sword of Hope genialmente traducido al castellano es digno de admiración. Muchos éramos todavía muy niños cuando se lanzó el cartucho y nuestros conocimientos de inglés a nivel EGB dejaban mucho que desear. Así pues esto nos permitió disfrutar de un juego que mereció mucho mejor trato por parte de la prensa especializada y más atención por parte del público.

Hoy en día es todo un desconocido que los amantes de los juegos de rol y de la Game Boy en general deberían probar. No os dejéis engañar por el envoltorio (la carátula occidental es horrible) ni por el apartado técnico, The Sword of Hope es un juego muy recomendable. Y tú, ¿lo conocías?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.