banner_abuelo3
ArtículosEl abuelo

EL ABUELO #3, LA REALIDAD VIRTUAL

En nuestro afán aventurero, el hombre siempre ha soñado con viajar a mundos más allá de nuestra imaginación (o “hasta el infinito y más allá”, como decía cierto personaje de cierta película de animación). Por eso, durante los años 90 conceptos como la realidad virtual entraron a formar parte de nuestras vidas y claro, en el mundo de los videojuegos la idea de jugar en una especie de dimensión alternativa parecía algo perfecto y por supuesto muy futurista y molón.

Las máquinas recreativas fueron las primeras en invitarnos a salir de la realidad mediante caros muebles compuestos de cascos especiales. Y sí, la verdad es que la sensación estaba bastante lograda (yo mismo tuve el placer de probar en su día uno de estos cacharros en un salón recreativo de Madrid, por supuesto afrontando el alto precio por partida), ya que podía mover la cabeza y disparar por una especie de mundo virtual que, aunque rudimentario por esa época, daba bastante el pego.

lanwnmowerman

El Cortador de Césped nos enseñó las “bondades” de la realidad virtual

La moda de la realidad virtual también se extendió al mundo del cine en películas como El Cortador de Césped (The Lawnmower Man en su lengua de origen), pero la verdad es que era una tecnología que no acababa de cuajar, sobre todo debido a su alto coste de producción, ya que estos cacharros eran muy caros de fabricar y sus efectos en las personas no eran muy saludables que digamos. Dolores de cabeza, mareos y cosas por el estilo era lo que teníamos a cambio de adentrarnos en otro mundo. Que si Nintendo y las 3D de su Virtual Boy (un fracaso en toda regla), que si el casco Jaguar VR de Atari (que no pasó de ser un prototipo), la verdad es que el mundo no estaba preparado para la realidad virtual, y nuestra salud y bolsillos tampoco lo estaban.

¿Y ahora? Mucho se está hablando de nuevos perfiféricos tales como Oculus Rift. Se habla tanto que algunas compañías como Valve o Sony también se quieren subir de nuevo al carro de la realidad virtual. Vale, la tecnología ha avanzado una burrada respecto a lo ya visto en los 90, y los costes de fabricación se han reducido notablemente pero, ¿de verdad ahora sí estamos preparados para sumergirnos en mundos virtuales? La verdad, no lo sé. No sé si lo estamos, pero si en los años 90 no funcionó, ¿ahora sí?

oculusrift

Oculus Rift promete ser la bomba, según sus creadores

De todas formas sólo hay que ver la explosión en 3D que hemos vivido en estos últimos años. Que si gafas en los cines, que si televisores 3D, que si cierta portátil con 3D sin gafas, etc., pero todo esto quizá sea una moda pasajera porque comienza a haber mucha gente que se cansa de llevar puestas las puñeteras gafas en el cine durante más de dos horas, por lo tanto podríamos deducir que, cuando la realidad virtual esté de nuevo entre nosotros pueda ocurrir algo parecido.

No obstante a las compañías tecnológicas les encanta innovar y aprender de sus errores, así que no dudo del éxito inicial de esta tecnología, pero permitidme decir que, como todo, podría desembocar simplemente en una moda pasajera que hará llenarse los bolsillos a las empresas durante un tiempo y luego, si te he visto no me acuerdo. Lo que está claro es que el futuro ya está entre nosotros y que, como viene siendo la norma, el hombre tiene que tropezar dos veces con la misma piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *