comanche_banner
JuegosLa joya

COMANCHE, MISIONES DE ALTOS VUELOS

  • Compañía: NovaLogic
  • Año: 1992
  • Género: Simulación
  • Plataformas: MAC, PC

Comenzamos este 2020 con un juego de simulación de esos que ya no quedan. Vamos a hablar del espectacular Comanche: Maximum Overkill, un simulador de combate aéreo del que ya hablamos en nuestro top 50 de juegos para PC. Vamos a por esta batalla campal a los mandos de un poderoso helicóptero de combate.

Nada más arrancar el juego y tras una introducción que nos avanza que estamos ante algo grande, el juego nos pide crear nuestro perfil. Lo creamos y vamos al menú principal, menú en el que tenemos varias opciones. De estas opciones lo principal es «begin mission», en la que encontraremos todo el grueso del juego, el resto prácticamente son extras.

comanche_1

Las misiones de entrenamiento son de visita obligada

Nos preparamos para el combate y nos encontramos con dos modos. El primero es el modo entrenamiento, que nos ofrece 10 misiones para que vayamos dominando nuestro poderoso helicóptero. Si somos novatos nos conviene empezar por aquí.

El segundo modo es el denominado «Maximum Overkill», que no es más que la campaña del juego. Al igual que el modo entrenamiento esta parte se compone de otras 10 duras misiones en las que mostrar nuestra pericia a los mandos de este cacharro. Por cierto, antes de comenzar cada misión aparece un resumen de nuestros objetivos, y debemos elegir si aceptamos o rechazamos la misión.

Además de estas opciones principales, si pulsamos la tecla «esc» aparecerá un menú desplegable con un porrón de cosas más. Esto incluye un menú para configurar el detalle gráfico del juego, otro para el dispositivo de control (este menú viene bastante cargadito) y otro con opciones de visualización «in game» que vienen marcadas por defecto.

comanche_2

Las misiones nocturnas son una pasada, además de ser especialmente duras

Dejando ya de lado todo este tema de opciones, escogemos nuestra misión y nos vamos a pegar tiros. Y lo que aparece ante nosotros era algo absolutamente indescriptible en 1992. Todo un mundo tridimensional a nuestra disposición con texturas y movimientos suaves, siempre y cuando tuvieras un PC armado con un procesador 486, casi lo mínimo para mover el juego con soltura.

Todo este espectáculo es posible gracias a una tecnología llamada Voxel Space que fue inventada por NovaLogic, creadores de Comanche. Este motor, creado a base de vóxels (píxels volumétricos), que se usan en tecnologías médicas como las resonancias, sirvió para mostrarnos entornos vivos y texturizados, generados en tiempo real y con un aspecto que ningún juego poligonal de la época podía llegar a alcanzar.

Y como decimos todo moviéndose con una fluidez y una velocidad que ningún juego del género podía alcanzar. Por supuesto todo esto afecta a la jugabilidad, consiguiendo que Comanche se aleje bastante de simuladores más complejos como la saga Gunship, dándonos un plus arcade que le sienta de lujo.

Por supuesto no hay que renunciar al valor de simulación, ya que tendremos a nuestra disposición una buena cantidad de opciones. La mayoría son más opciones de visualización que otra cosa, ya que cada una de las teclas de función de nuestro teclado (de F1 a F12) nos sirven para mostrarnos radares, estado del helicóptero o vistas desde diferentes ángulos que nos dan un control total de la batalla.

comanche_3

Desfiladeros, ríos y un terreno muy abrupto nos espera en cada misión

También tendremos a nuestra disposición un buen arsenal que consta de hasta seis tipos diferentes de disparos. Tenemos ametralladoras, cohetes y misiles, todos de diferentes tipos y con un nivel de destrucción diferente. Hay que señalar que dependiendo de la misión parte de este armamento puede no estar disponible.

Por otra parte las misiones se componen de diferentes objetivos. En función de lo que nos pidan hay objetivos fijos y objetivos móviles. Por ejemplo, en la primera misión de entrenamiento hay que destruir unos depósitos. Pero en la mayoría debemos hacer frente a tanques y otros terribles helicópteros que nos harán la pascua en más de una ocasión.

De Comanche: Maximum Overkill surgieron un par de discos de expansión, también para PC llamados Global Challenge y Over the Hedge, que añadían un buen puñado de misiones extra al juego original. Más tarde, en 1994, todo esto se recopiló en un único CD y el denominado Comanche CD apareció al mercado en PC, pero también en MAC.

comanche_4

Me temo que ese tanque de ahí no se nos va a escapar

A nivel técnico y como ya hemos señalado anteriormente sobran las palabras cuando hablamos de este juego. El motor Voxel Space es verdaderamente espectacular, enseñándonos variados escenarios con desiertos, ríos y montañas de todo tipo. Preciosos paisajes nevados que se pueden ver en los discos de expansión y misiones nocturnas que resultan verdaderamente espectaculares (y chungas, que también hay que decirlo).

El juego también está poblado de imágenes prerenderizadas que estaban muy de moda en la época, que además también forman parte de la introducción del juego. Además, en la versión CD, tenemos una breve, pero intensa, intro prerenderizada que le da un toque más cinematográfico.

El apartado sonoro se compone de música en formato MIDI que suena a lo largo de las misiones y que no desentona. Luego están los efectos sonoros, compuestos por explosiones, tiros y voces digitalizadas que nos avisan de peligros próximos. Además también está el efecto sonoro de las hélices del helicóptero, que nos acompañará en nuestra aventura.

Como ya hemos dicho no estamos ante un simulador puro y duro. Al principio puede costar un poco hacerse con el control, pero una vez que hemos prácticado y nos hemos hecho los amos del cotarro, Comanche resulta ser una verdadera delicia que nos empujará a ir superando una misión tras otra.

comanche_5

También podemos seleccionar diferentes vistas, como esta vista exterior

Su éxito fue inmediato, siendo elogiado por las principales revistas de la época. Así pues Comanche 2 y Werewolf vs. Comanche fueron las secuelas que aparecieron en 1995 que usaron la misma tecnología que el original. Ya en 1997 y con Comanche 3 el motor gráfico evolucionó con la introducción de gráficos poligonales. En 2001 y con un motor 3D completamente poligonal Comanche 4 despedía la saga.

Puesto que THQ Nordic compró NovaLogic, Comanche volverá este año con una nueva y espectacular entrega (por supuesto, para PC) que hará mucho hincapié en el componente online. Y todo a pesar de que la producción del mítico helicóptero Comanche RAH-66 fue cancelada en 2004 por el gobierno de los EEUU.

Todavía recuerdo aquel día en que tras instalar los tres disquetes del juego original en mi PC vi semejante espectáculo. Y todo gracias a un compañero del insti que decidió compartir su juego con el resto de la clase. En su día lo flipé, y tras revisarlo de nuevo entiendo porqué seguirá siendo uno de los mejores juegos para PC de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *