bigrigs_banner
El bluffJuegos

BIG RIGS, EL REY DE LOS BUGS

  • Compañía: Stellar Stone
  • Año: 2003
  • Género: Carreras
  • Plataforma: PC Windows

Como no podía ser de otra manera vamos a despedir este pandémico 2020 con un bluf tan grande como el propio año. Además, dado que están de moda ciertos juegos con fallos por todas partes qué mejor que rememorar uno de los juegos más cutres de todos los tiempos.

Hablamos de Big Rigs, un juego de carreras de camiones absolutamente desastroso en todos los sentidos. Un título creado por unos muchachos llamados Stellar Stone, «expertos» en juegos de conducción, que lo parieron en 2003 para PC. GameMill se encargó en la distribución en Estados Unidos, de hecho no tenemos muy claro que este juego saliera en territorio europeo.

bigrigs_pc_1

Arranca la carrera más «emocionante» de nuestras vidas

Si buscáis por ahí la caja del juego en la contraportada se hace referencia a emociones fuertes. Se habla de transportar carga con el camión, de competiciones e, incluso, de desafiar a la ley recorriendo América con nuestro potente camión. Vamos, así a priori no suena nada mal ni pinta tan mal viendo las capturas de pantalla que trae la caja.

Cuidadín. Estamos sin duda ante una estafa como un piano. Big Rigs es un videojuego inacabado, lanzado con muchas prisas, seguramente, por las presiones de una productora que quería el dinero a toda costa. Pero en Pixelmaniacos nos gusta lo duro y por eso vamos a contaros nuestras impresiones sobre uno de los peores juegos de carreras de la historia.

El caso es que nada más instalar Big Rigs y ejecutarlo la cosa se nos presenta como el típico juego de bajo precio. Vamos, ese juego de carreras cutrillo que regalaban antaño con los cereales o al comprar una bobina de 50 CDs o DVDs. Pero vamos, al fin al cabo un jueguillo sin pretensiones con el que pasar un buen rato sin más.

bigrigs_pc_2

Esa sombra de la noche es nuestro camión abriéndose paso ente tanto fallo gráfico

Vemos que podemos disputar carreras personalizadas o carreras aleatorias, no hay ningún modo torneo. Unas pocas opciones de configuración (detalle gráfico y poco más), una pantalla de las mejores puntuaciones y los créditos completan el panel de opciones.

Nos dirigimos a echar unas carreras y vemos que podemos escoger entre cuatro camiones diferentes, uno de ellos con remolque. Luego hay cinco circuitos para elegir, aunque uno de ellos no funciona y nos saca del juego, es decir, que podríamos decir que hay únicamente cuatro trazados distintos. Como véis todo esto es muy limitado.

Ahora viene lo bueno. Tras seleccionar camión y circuito nos disponemos a disputar una emocionante carrera de camiones, pero nada más lejos de la realidad. Nada más cargar descubrimos que en la línea de salida estamos nosotros solos y un camión que se queda parado allí, vamos, que competimos contra nosotros mismos. El objetivo es ir pasando por una serie de «check points» y hacerlo en el menor tiempo posible. Y se acabó lo que se daba.

bigrigs_pc_3

Si nos aburrimos, cosa muy sencilla, siempre podemos dar nuestros primeros pasos en la escalada con camiones

Pero es que ahora sí que sí viene lo mejor. Al poco de acelerar descubrimos que Big Rigs está completamente roto. Nuestro camión es un fantasma que desafía todas las leyes de la física, pudiendo atravesar estructuras o tirar montaña arriba en cualquier momento, quedando un juego con el que podemos hacer el cabra por por todo el mapeado casi sin quererlo.

Por si fuera poco hay un nivel que tiene puentes. Es graciosísimo ver cómo nuestro camionaco atraviesa por completo el puento, cruzándolo por debajo para volver de nuevo a la carretera al final del todo. En fin, que el sistema de detección de objetos es prácticamente nulo.

También tenemos que criticar que, como hemos dicho anteriormente, en la caja se habla de carreras, mercancía y polis. En Big Rigs no hay nada de eso. No hay ninguna competición contra otros camiones, no hay mercancía que transportar y tampoco hay rastro de la policía. Vamos, que esa emoción de recorrer América de la que se menciona no aparece por ningún sitio.

bigrigs_pc_4

Piensa que estás en Matrix y que no hay ningún muro, así todo será más fácil de entender

Gráficos horrendos. Bugs a cascoporro, camiones capaces de atravesar todo y circuitos desolados. Aunque es un juego de bajo coste esperábamos más de un título que apareció en 2003, ya que a nivel técnico tiene más en común con la primera PlayStation que con, por ejemplo, la PlayStation 2.

Del sonido poco os puedo contar. No hemos conseguido hacerlo funcionar, pero por YouTube podéis ver algún vídeo con el típico rugido de motor camionil. Nos da que ni siquiera tiene música, así que aquí también nos tememos que merece un suspenso como un castillo.

Por lo demás el control del camión es sencillo. Solo podemos acelerar y frenar, nada más, pero tranquilos, que podemos acelerar como cosacos sin miedo a chocar contra nada ni nadie. El único plus que nos invita a seguir es ir superando los diferentes puntos de control de cada circuito, pero nada más.

bigrigs_pc_5

Hoy les presentamos al camión que emergió de los puentes

Lamentable es un apelativo que se queda corto para este Big Rigs. Estamos ante uno de los juegos más desastrosos que han existido. Si no os lo créis echad un vistazo a los vídeos que circulan por YouTube o a las opiniones de la gente en Amazon (en inglés), que algunos se toman esto con bastante guasa.

Al parecer existe una revisión del juego que arregla algunos fallos. Por ejemplo se ha solucionado el «crasheo» al escoger uno de los niveles del juego e, incluso, se dice que el camión rival tiene algo de IA al moverse, despacio, pero se mueve, tal y como reza la leyenda. Eso último nos dará la sensación de que no estamos haciendo el canelo y que en realidad competimos contra otro.

En fin, si os gusta el gore y os queréis partir la caja con un juego roto, antes de gastaros 60 pavos en cierto lanzamiento de moda echadle un vistazo a este Big Rigs. Desde aquí os aseguramos que las risas están garantizadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.