amstradgx4000_logo
ConsolasHardware

AMSTRAD GX4000, UNA CONSOLA EUROPEA QUE LO INTENTÓ

Está claro que existen dos grandes mercados para las consolas de videojuegos: Japón y Estados Unidos. Hoy en día, cuando hablamos de Japón pensamos en Sony y en Nintendo, y cuando hablamos de los USA pensamos en Microsoft. Pero, ¿qué pasa con Europa? Pues pasa que en el viejo continente no existe ninguna multinacional electrónica que apostara por las consolas.

A pesar de todo esto, algunas empresas europeas hicieron sus pinitos en ese campo con más o menos éxito. Tenemos a Philips, creadora de una viejuna Videopac a principios de los 80 y del más conocido híbrido consola-reproductor multimedia-cosa educativa llamado CD-i. También está (más bien estaba) Nokia, que intentó fusionar los móviles con las consolas con un engendro llamado N-Gage. Vamos, que la historia de las consolas europeas se puede resumir en unos pocos párrafos.

amstradgx4000_consola1

La llamativa Amstrad GX4000, con ese diseño tan peculiar que parece una nave espacial

Hace tiempo que por este tugurio no se hablaba de hardware, y hoy queríamos volver a la carga con la Amstrad GX4000, intento consolil de los ya prácticamente extintos gigantes ingleses Amstrad que, durante los 80 y los 90, maravillaron al mundo con ordenadores tan míticos como el Amstrad CPC. Pues bien, vamos a ver qué nos ofrecía este sistema.

Bien, nos iremos a finales de los años 80. Amstrad, Commodore y Sinclair, entre otros, seguían disfrutando del éxito de sus ordenadores de 8bit, mientras el ST de Atari o el Amiga de Commodore mostraban su potencia bruta como ordenadores de 16bit maravillando al mundo. En el mercado de las consolas, Nintendo reinaba con su NES, NEC sacaba su PC Engine en Japón con una genial acogida, SNK preparaba una bestia parda llamada Neo Geo y Sega vendía muy bien su Master System en Europa y lanzaba la potente 16bit Mega Drive. Vamos, que a grandes rasgos esto era más o menos la situación del mercado de los videojuegos en esta época.

El tema es que Amstrad quería entrar en el mercado de las consolas, y para ello había planeado una consola de 8bit llamada GX4000, que no es más que un ordenador Amstrad CPC 6128+, pero en formato consola y con juegos en formato cartucho. Al parecer la compañía de Alan Sugar veía con buenos ojos este proyecto y la Amstrad GX4000 vio la luz en Reino Unido en septiembre de 1990, poniendo Amstrad toda la carne en el asador para lanzar su flamante consola.

amstradgx4000_consola2

Vista desde atrás, con salida de euroconector, algo que se agredecía en esos días

En Amstrad pensaron que su exitoso CPC 6128+ era todo lo que necesitaban para la consola, pero en verdad se equivocaron, y eso es muy fácil verlo hoy en día. En 1990 ya estaban Mega Drive y Neo Geo en el mercado y el lanzamiento de Super Nintendo iba a ser inminente, mientras Nintendo NES, Master System y PC Engine ya tenían un parque de juegos bien establecido, por lo que no tenía mucho sentido lanzar una nueva consola de 8bit, mucho menos potente que bestias pardas como la Mega Drive.

¿Qué podía ofrecer la GX4000 que no tenían otras consolas? Bueno, Amstrad GX4000 tenía una paleta de 4096 colores, algo bastante superior a los 512 colores que ofrecía la Mega Drive de Sega y la confianza de una marca como Amstrad debido a su experiencia en exitosos ordenadores. Y se acabó lo que se daba porque un sistema con las prestaciones de un ordenador de 8bit ya no tenía mucho sentido ni mucha cabida dentro del mercado.

Además, hay que añadir otros factores que no contribuyeron precisamente al éxito de la consola. Uno de los más importantes es que Amstrad no tenía la maquinaria necesaria para invertir tanta pasta como Sega o Nintendo en juegos exclusivos, licencias y demás inversiones jueguiles que, sumado a que no muchas compañías tenían fe en un sistema que, se podría decir, que nació ya estrellado.

amstradgx4000_pad

El aspecto del mando es similar a lo visto en NES o Master System

Todos estos problemas se tradujeron en unas pérdidas bastante importantes para Amstrad y en unas escasas 15000 consolas vendidas en territorio europeo, ya que la consola no salió de ahí y se perdió grandes mercados como Japón o Estados Unidos. Este fracaso hizo que la producción de la consola se cortara ya en 1991, y fue uno de los factores (sumado a otros “sonados éxitos” de la empresa, como un híbrido entre un PC y una Mega Drive) por los que Amstrad lo pasó realmente mal a medidados de los 90, pero bueno, eso ya es otra historia.

Vamos a lo que realmente importa: los juegos. En el catálogo de este sistema podemos encontrar unos 26 juegos, juego arriba, juego abajo. Una cantidad muy escasa debido al apoyo de otras empresas y a su corto periodo de vida. Y por si fuera poco tenemos que sumar más problemillas que afectaron a su catálogo. Esto es que pocos de los juegos que sacaron aprovecharon de verdad las capacidades del sistema y trajeron mejoras a nivel técnico, siendo la mayoría conversiones directas de juegos de CPC. Si sumamos también que los juegos venían en cartuchos y que el coste era superior respecto a los discos del CPC, podemos añadir otro problema más, ya que muchos pensaron “si tengo disponible el mismo juego para mi CPC y más barato, ¿para qué voy a comprar la consola y el cartucho si es lo mismo pero más caro?”. Pues eso.

amstradgx4000_juegos

Póker de ases para Amstrad GX4000 (de izquierda a derecha y de arriva a abajo): Burnin’ Rubber, Navy SEALS, Pang y RoboCop 2

No todo es malo. Al contrario de otras compañías como Titus que lanzaron títulos de la talla de Fire & Forget IIWild Streets o Crazy Cars II, que lanzaron los juegos “a pelo”, prácticamente sin mejoras, otras como Ocean nos presentaron los mejores títulos para esta consola, con bastantes mejoras respecto a los originales para CPC.

La propia Ocean publicó Burnin’ Rubber, un título de carreras que venía con la consola y que puede ser lo mejor del sistema. También tenemos Batman: The Movie, RoboCop 2 o una de las mejores versiones de Pang que se pueden ver un sistema doméstico. Hay títulos deportivos llamativos como Pro Tennis Tour, shooters como el resultón Copter 271 o conversiones de recreativas de la talla de KlaxOperation Thunderbolt y el genial Chase H.Q. II: Special Criminal Investigation. Pero en verdad la mayoría son títulos que no tienen una fluidez o una jugabilidad tan pulida como juegos de Sega o Nintendo, y eso se nota y mucho.

Una pena que una empresa europea no supiera hacerlo bien, y más la empresa que creó mi primer PC (modo nostalgia=on), pero Amstrad lo intentó, le salió mal, pero lo intentó. El Amstrad GX4000 no es un mal sistema, ni mucho menos, pero está desaprovechado y existieron muchos factores que le impidieron tener el éxito que quizá se merecía. Como curiosidad final decir que cuando iba al colegio uno de mis compañeros la tenía y presumía de ella y de Burnin’ Rubber. En fin, pobre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies