mmania_gb_banner
El desconocidoJuegos

MOLE MANIA PARA GAME BOY O EN BUSCA DEL TOPO PERDIDO

Es más que probable que muchos de vosotros conozcáis Mole Mania para Game Boy, pero lo cierto es que estamos ante un auténtico desconocido en el catálogo de la portátil de Nintendo. Quizá esto sea así porque se trata de un buen producto que tuvo, por decirlo de alguna manera, la mala suerte de aparecer cuando no tocaba y quizá por eso pasó bastante desapercibido. Vamos a conocerlo un poquito más a fondo.

mmania_gb_1

¿De dónde sale esto?

Por si alguien no lo sabe, Mole Mania es una creación del enorme Shigeru Miyamoto, el famosísimo creador del amigo Mario. Se trata de un juego de puzles que apareció en 1996 para Game Boy de la mano de la propia Nintendo y de un estudio llamado Pax Softonica. Es un título que, como decíamos al principio, bastante desconocido que quizá no recibió la atención que merecía, probablemente porque no se anunció a bombo y platillo como otros lanzamientos de ese mismo año tipo Donkey Kong Land 2.

mmania_gb_2

¿De qué va?

Nuestro compañero de fatigas es un simpático topo llamado Muddy. Un fatídico día, un granjero malaje llamado Jinbe secuestra a la mujer y a los topitos de Muddy, dejándole una nota en plan “si tienes lo que hay que tener ven a buscarme”. Así que lo que tenemos que hacer es ir en busca de este desalmado que nos ha robado a la familia, y para ello debemos recorrer 7 mundos bien repletos de fases en las que nos comportaremos como un auténtico topo e iremos tanto por la superficie como por el subsuelo.

Y digo yo, ¿qué tiene?

Como en los juegos de este tipo (en cierto modo me recuerda a Adventures of Lolo), Mole Mania tiene algunas mecánicas intersantes que lo hacen un juego único. Como decimos, jugaremos tanto en la superficie como en el mundo subterráneo, ya que, por ejemplo, si hay una piedra en la superficie que no nos deja avanzar, nos colaremos por debajo para superarla. También haremos frente a enemigos campestres de todo tipo que nos harán daño, de modo que deberemos darle al coco a base de bien si queremos superar el nivel de turno. Por cada mundo que superemos rescataremos a uno de nuestros hijos.

mmania_gb_3

¿Es un placer para los sentidos?

Es un juego muy Game Boy, con gráficos simpáticos (Muddy es un topo con gafas de sol), escenarios acordes con el tipo de juego y un apartado sonoro que pega bien con la acción, es decir, todo muy Nintendo. Lo más chulo es enchufar el juego al periférico Super Game Boy de la Super Nintendo, y ahí obtendremos un marco colorido con las patitas del topo y algunos efectos que no están en la versión pura y dura para la portátil de Nintendo.

mmania_gb_4

¿Se juega bien?

Esta es la joya de la corona en este tipo de juegos, su apartado jugable. Como decíamos antes, las mecánicas de Mole Mania son bastante originales, especialmente por aquello de ir por dos mundos diferentes, así que sí, este cartucho tiene una gran jugabilidad. Iremos por escenarios plagados de peligros, laberíticas estancias, fases de bonus y niveles ocultos, algún que otro coleccionable, enemigos varios y hasta jefes finales que nos proporcionarán ese plus de acción que algunos podrían echar de menos. Lo dicho, que se juega de lujo.

mmania_gb_5

Entonces, ¿me va a molar?

Y tanto. Se trata de un juego que pasó muy injustamente desapercibido y que ofrece muchísimo. Un juego muy en la línea de otros lanzamientos del tipo para Game Boy pero con el sello inconfundible que sólo un tío como Miyamoto puede darle, que cuenta con un apartado técnico a la altura y una jugabilidad que te atrapa sin remedio de principio a fin, gracias a la variedad de las situaciones, al desafío que te ofrece desde el principio, y además porque es un juego simpático a más no poder.

Si te mola el juego, aparte de la versión para Game Boy (y a la emulación, por supuesto), se puede descargar en la Consola Virtual de la Nintendo 3DS. Dale una oportunidad, que seguro que te mola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies