blade_banner
JuegosMade in Spain

BLADE: THE EDGE OF DARKNESS, EL MONSTRUO ESPAÑOL

La Luna se teñirá de sangre; el Sol se oscurecerá; la Tierra será cubierta por las aguas; de sus puestos en el firmamento las fúlgidas estrellas se desprenderán; el fuego y el humo ascenderán a lo alto y chocarán contra el propio cielo. Así de catastrófico es el comienzo de Blade: The Edge of Darkness, la aventura más colosal que ha parido el software español en toda su historia.

Eresh Kigal, caballero elegido por la Diosa Ianna para empuñar la espada sagrada, fue convertido en Blade, el guerrero de la luz. Eresh luchó valientemente contra la oscuridad y salió victorioso, pero pereció tras el fin de la batalla. Enterrado por sus amigos en el templo de Ianna junto con la espada, las puertas se cerraron y aparecieron cuatro gemas. Dichas gemas fueron recogidas por los compañeros de Eresh Kigal, jurando así esconderlas y protegerlas por si el mal regresa de nuevo.

Ahora el enemigo es llamado Dal Gurak y quiere llenar de nuevo el mundo de oscuridad. Para detenerlo contamos con cuatro poderosos guerreros cuya misión es encontrar las cuatro gemas, ya que sin ellas será imposible acceder al templo de Ianna. Allí es dónde se encuentra la espada sagrada que podrá, de nuevo, derrotar a las fuerzas del mal.

blade_pc_1

En el tutorial nos enseñarán los movimientos de nuestro personaje, incluyendo cosas como el disparo con arco

¿Y quién va a cumplir esta misión? Tenemos cuatro personajes a nuestra disposición. Sargon, el caballero, es el más equilibrado de los cuatro; Naglfar, el enano, es fuerte y muy resistente; Zoe, la amazona, veloz como nadie; y por último está Tukaram, el bárbaro, el más fuerte a nivel físico de todos.

Tras esta introducción ya estamos en disposición de adrentrarnos en el basto universo de Blade: The Edge of Darkness. El conocido como Dark Souls español fue creado por Rebel Act Studios y lanzado en 2001 para PC por distribuidoras como Friendware o Codemasters, dependiendo de la zona. El juego también conocido fuera de España por otros nombres, siendo Severance: Blade of Darkness en países como Alemania o Reino Unido, o simplemente Blade of Darkness en Estados Unidos.

Se trata de una aventura cargadísima de acción, con elementos de rol y toques aventureros. Todo armado con una dificultad altísima, con un sistema de control complejo y, porqué no decirlo, algo engorroso. Además cuenta con un apartado técnico de lo más salvaje que se podía ver en su época.

blade_pc_2

Los reflejos del agua son de otro mundo

Para realizar esta reseña hemos utilizado un ordenador portátil de 2003 con el juego original. El equipo empleado supera los requisitos mínimos iniciales, aún así hemos tenido que bajar la resolución y el detalle para poder jugarlo con fluidez. Esto se debe a que Blade: The Egde of Darkness necesitaba en su día de toda una bestia muy bien armada.

Superado el impacto inicial y tras escoger a nuestro personaje favorito es muy recomendable pasar al tutorial. En él se nos enseñarán los movimientos básicos de nuestro personaje, coger objetos, utilizarlos y, por supuesto, cómo combatir y utilizar diferentes armas. La cantidad de teclas que necesitamos aprender es muy, muy extensa, ya que nuetro personaje podrá ejecutar todo tipo de acciones.

Correr, saltar y escalar, serán claves, pero durante los combates debemos dominar muy bien el control. Habrá que elegir a centrarse en los enemigos uno a uno, pulsando la tecla de «encarar», así accederemos al modo combate. Ahí podremos atacar y esquivar de muchas maneras posibles, ejecutando diferentes combinaciones de golpes que iremos aprendiendo a usar a medida que juguemos. También tenemos que tener especial anterior a un medidor de esfuerzo que se gasta más o menos según la potencia del ataque lanzado.

blade_pc_3

Los efectos de luz y las sombras hacían palidecer al resto de juegos de la época

Espadas, hachas, lanzas, escudos e, incluso, arco y flechas. En Blade: The Edge of Darkness tenemos un buen arsenal a nuestra disposición. Eso sí, hay que tener en cuenta que cada personaje es bueno en lo suyo. Si bien cualquiera puede utilizar cualquier arma, el enano siempre será más hábiles con las hachas que con la lanzada de la amazona, ¿no? Pues esto es otro elemento importante a considerar.

Tras lo abrumados que nos ha dejado el tutorial por fin nos preparamos para la aventura. Cada uno de los personajes tiene un nivel introductorio diferente que, una vez superado, nos llevará a un hilo de fases común para todos los personajes. Ante nosotros nos esperan 13 peligrosísimos niveles, con un decimocuarto nivel oculto con el verdadero final del juego. Esto solo se consigue si cumplimos ciertos requisitos durante la partida.

Pronto descubriremos que Blade: The Edge of Darkness no es ninguna broma. Estamos ante un juego difícil, desesperante por momentos, pero que nos invita a superarnos en cada situación. Cada paso que damos, cada combate librado, nos irá haciendo subir de nivel, mejorando nuestras habilidades físicas. Además, poco a poco iremos también mejorando nuestro equipamiento, consiguiendo mejores armas, escudos o armaduras. Todo esto es muy necesario si queremos lograr el éxito de nuestra empresa.

Técnicamente nos encontramos ante una de las bestias pardas más impactanetes de su época. Rebel Act Studios creó un motor gráfico para la ocasión y, la verdad, no les podía haber quedado mejor. El juego cuenta con modelos de personajes sólidos y detallados que reciben daños en cada combate, además de contar con una carga violenta bien pronunciada. De hecho podemos utilizar cualquier miembro cercenado del enemigo como arma, así es Blade: The Edge of Darkness.

blade_pc_4

Nos tememos que ese bicho va a sufrir la caricia del hacha de nuestro enano

Cuenta con un buen bestiario en su interior. Enemigos de todo tipo nos acecharán en cada rincón, siendo estos monstruitos típicos de esta ambientación. Trolls, goblins, esqueletos, guerreros bien embutidos en sus armadoras, gigantes o cualquier bicharraco que se os ocurra estará por aquí. Mención especial a Dal Gurak, que es más feo que un pie.

Los escenarios, en su mayoría mazmorras, brillan a un nivel enorme. Pero lo que de verdad destaca a nivel gráfico son sus efectos de luz y sombras, algo que estaba muy por encima de los juegos más exigentes del momento. Además, los reflejos y las transparencias del agua parecían de otro mundo. Lo dicho, era necesario un PC también de otro mundo para mover semejante animalada con soltura.

Por supuesto algo así necesita de una buena banda sonora y unos efectos de sonido a la altura, y Blade: The Edge of Darkness también lo tiene. Su épica música orquestal nos sumerge de lleno en su atmósfera de espada y brujería, aparte de unos efectos sonoros contundentes como el choque metálico de las armas, crujidos de huesos y ciertos lamentos. La guinda la pone un soberbio doblaje al castellano con voces de actores de primer nivel.

blade_pc_5

Con la amazona disfrutaremos de combates más ágiles y rápidos

Lo que chirría un poco es el sistema de control. Es algo tosco y muy, muy complejo, solo apto para experimentados jugadores de PC. Pero bueno, tras el susto inicial y con un poquito de práctica lograremos domar a nuestro héroe y disfrutaremos dando mandobles y espadazos como locos.

No se puede negar que Rebel Act Studios puso toda la carne en el asador. El desarrollo del juego comenzó en 1996 y no fue hasta 2001 cuando vio la luz por primera vez. Esto supuso mucho tiempo, dinero y esfuerzo en su realización, algo que sin duda le pasó factura al estudio español. Si encima añadimos que no vendió lo esperado el desenlace no podía ser peor para Rebel Act Studios, que se declaró en bancarrota tras desarrollar un único juego.

Todo esto dio al traste con los planes que la compañía tenía en un principio. El juego, aunque en principio exclusivo de ordenadores PC, se quería portar para la primera Xbox, adaptando el motor gráfico y los controles a la consola de Microsoft. Además también se tenía en mente una secuela, pero estos son sueños y planes que, desgraciadamente, nunca pudieron ver la luz.

bladeremaster_pc

La nueva versión remasterizada viene muy bien para descubrir por primera vez esta joya

Como curiosidad deciros que tras el cierre del estudio surgieron dos empresas. Digital Legends por un lado, empresa centrada en el desarrollo de juegos para dispositivos móviles. La otra empresa que apareció tras el cierre de Rebel Act Studios igual os suena más. Hablamos de Mercury Steam, responsables de los Castlevania: Lords of Shadow o del más reciente Metroid Dread, pero eso ya es otra historia.

El caso es que en febrero se cumplieron 20 años de su lanzamiento y por eso se ha lanzado una versión remasterizada en Steam (en GOG también, pero desconocemos si estaba antes). Se trata de una remasterización, adaptando el motor gráfico original a las resoluciones de pantalla actuales y poco más. En este caso no se ha tocado el control para nada, vamos, que ni mando ni porras, a jugarlo con teclado y ratón, como se ha hecho desde el principio. Por cierto, tanto en GOG como en Steam tenéis una demo a vuestra disposición.

Blade: The Edge of Darkness es sin duda un juego inolvidable. Quizá sea el desarrollo español más ambicioso de todos los tiempos, gran precursor de los Dark Souls y motivo de peso para que en 2001 sí o sí te hicieras con un buen PC. Un juego exigente, con personalidad propia, adelantado a su tiempo y espectacular en todos los niveles que bien podría estar entre los mejores juegos para PC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *