gameboycolor_banner
ConsolasHardware

GAME BOY COLOR, UNA REVISIÓN DE LO MÁS COLORIDA

Cuando todavía era un mocoso a las puertas de “la edad del pavo”, sobre 1993 y 1994, ciertas revistas anunciaban a bombo y platillo cierto cacharro llamado Super Game Boy, periférico que adaptaba los juegos de Game Boy en Super Nintendo y les otorgaba de ciertas mejoras, como algún que otro color. En mi ignorancia pensaba que se trataba de una mejora para la Game Boy original y que aquello le daría el tan ansiado color a lo juegos.

Antes de darme cuenta de que aquel chisme era sólo para la Super Nintendo mi padre me quitó la ilusión diciéndome algo así como: “hijo, para que la Game Boy tenga color habría que cambiar la placa entera, por lo que sería una nueva consola, no un accesorio”. No recuerdo exactamente cuáles fueron sus palabras, el caso es que tenía más razón que para mi desgracia mi padre tenía más razón que un santo.

gameboycolor_transparente

Por fin una Game Boy con pantalla a todo color, y con un diseño transparente muy chulo como la versión de la imagen

Y efectivamente no fue hasta 1998 cuando una revisión de la Game Boy llamada simplemente Game Boy Color apareció en escena, llenando todo de color y convirtiéndose en la Game Boy definitiva, ya que por supuesto era compatible con todos los juegos de la portátil original. No sólo eso, Game Boy Color era más pequeña y tenía una pantalla más grande, es decir, que era muy similar a la Game Boy Pocket, pero con pantalla a color. Y eso no es todo, ya que esta revisión cuenta con un procesador extra que le da el doble de velocidad y más memoria RAM entre otras mejoras.

El lanzamiento de Game Boy, como hemos señalado, tuvo lugar en 1998 y se apareció prácticamente a la vez en los tres mercados principales, teniendo lugar el 22 de octubre en Japón, el 18 de noviembre en Estados Unidos y unos pocos días después, el 23 de noviembre, Game Boy Color hacía lo propio en Europa. Hay que decir que esta portátil no tenía mucha competencia por aquel entonces, por lo que Nintendo se encontró con el camino bastante despejado, y eso que Neo Geo Pocket, una de sus principales competidoras, saldría a la venta un par de días después en Japón.

gameboycolor_pokemon

Versión Pokémon de la consola, con el amarillo por bandera

La cosa es que Nintendo, como decimos, lo tuvo realmente fácil. Por un lado Neo Geo Pocket y su revisión, Neo Geo Pocket Color, no vendieron lo esperado y su catálogo de juegos fue bastante limitado. Por otra parte, la Wonderswan y la Wonderswan Color de Bandai, técnicamente muy superiores a Game Boy Color, pero únicamente lanzadas en Japón, fueron un poco la competencia más directa que tuvo Nintendo, aún así estaba muy claro que “la gran N” saldría victoriosa de esta contienda y tristemente Bandai no consiguió lo esperado, y eso que no lo hizo nada mal. De nuevo volvió a quedar patente algo que se sabía casi desde el principio, que Nintendo es la reina indiscutible de las consolas portátiles.

Hablemos de la consola. Ya decíamos que el diseño de Game Boy Color es muy similar al de Game Boy Pocket, revisión de la consola original, con un tamaño muy parecido, los mismos botones, funcionamiento con dos pilas y compatibilidad plena con los juegos de la Game Boy original.

gameboycolor_cartuchos

Los dos tipos de cartuchos que podemos encontrar en el sistema

Otro aspecto reseñable es el de los cartuchos. Existen dos tipos de cartuchos, siendo uno un tipo de cartucho idéntico al de la primera Game Boy, pero de color negro. Esto nos asegura que el cartucho, aunque preparado para Game Boy Color, también será compatible con la antigua versión y se podrá disfrutar en la pantalla de fósforo verde de Game Boy. Por otra parte están los cartuchos exclusivos para Game Boy Color, que son algo más gruesos y transparentes, con un look bastante chulo que podéis ver en una de las imágenes que acompañan a este artículo. Además, estos últimos pueden llegar a alcanzar la friolera de 32 Megabits, una cantidad de memoria bastante respetable teniendo en cuenta que los cartuchos que más ocupan en Super Nintendo tienen esa capacidad.

En cuanto al tema de los juegos hay que remarcar que la serie Pokémon tuvo un gran protagonismo en el sistema. Por un lado existe una versión de la consola inspirada en este anime, con Pikachu a la cabeza, además de otros periféricos especiales. Así pues Pokémon ha sido la franquicia que más títulos ha recibido en Game Boy Color, siendo estos muy populares y cuentan con variedad de géneros.

Por supuesto los juegos de la propia Nintendo también tienen mucho que decir. El amigo Mario protagonizó un clásico plataformas llamado Super Mario Bros. Deluxe y otros juegos deportivos como Mario Golf y Mario Tennis, que tuvieron muy buena acogida. La saga The Legend of Zelda nos ofreció tres juegos, el amigo Kirby también ronda por ahí y Donkey Kong nos ofreció una espectacular conversión del Donkey Kong Country de Super Nintendo, resultando un cartucho muy fiel al original.

Otras compañías también tuvieron auténticas joyas en el sistema. Konami nos ofreció un Metal Gear Solid que se considera uno de los merjoes de la saga, Capcom nos ofreció un interesante Street Fighter Alpha: Warriors’ Dreams y un sólido Resident Evil Gaiden, Infogrames nos deleitó con un Alone in the Dark: The New Nightmare absolutamente impensable en una consola de estas características, y así podríamos estar hablando de cada compañía. Vamos, que si un juego aparecía en el sistema de moda de aquel entonces, PlayStation, prácticamente tenía asegurada su conversión a Game Boy Color, el otro sistema de moda.

gameboycolor_juegos

Póker de ases para Game Boy Color (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Donkey Kong Country, The Legend of Zelda: Oracle of Ages, Metal Gear Solid y Pokémon Edición Oro

Pues bien, otro nuevo acierto de Nintendo. Esta revisión de la grandiosa y memorable Game Boy que por fin contaba con una pantalla a color llegó a vender cerca de 120 millones de consolas en todo el mundo, y fue en 2002 cuando recibió sus últimos lanzamientos, demostrando que Nintendo sabe lo que se hace en cuestión de portátiles y que siempre sabe cómo reinventarse. Sin duda es un consolón que, ahora sí, cabe en la palma de la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *