streetsofrage_banner
ArtículosSagas míticas

STREETS OF RAGE, FURIA EN LAS CALLES

Durante los años 90 el género de los beat ‘em up estaba bien en alza. Las recreativas se llenaban de títulos de más o menos calidad, destacando algunos tan míticos como la serie Double Dragon, de la que ya hemos hablado. En el caso de las consolas, fue Nintendo quién se llevó el gato al agua (en un principio, claro) y el famosísimo Final Fight de Capcom fue lanzado para Super Nintendo como uno de los juegos estrella de su lanzamiento. ¿Qué pasaba con Mega Drive? Pues que Sega no iba a dejar que Nintendo se le adelantara y creó su serie Streets of Rage (Bare Knuckle en Japón), exclusiva de sus consolas y de la que surgieron tres estupendos juegos. De eso es de lo que vamos a hablar.

Streets of Rage

  • Compañía: Sega
  • Año: 1991
  • Plataformas: Arcade, Game Gear, iPhone, Master System, Mega Drive, Nintendo 3DS, PC, Wii, Xbox 360

La cosa va de que un tal Mister X, que es el dueño de un tremendo sindicato del crimen que se dedica a cosas poco éticas, se ha hecho con el control de la ciudad y siembra el caos allá por dónde pasan los secuaces de su organización. La ciudad está patas arriba y los protagonistas de esta historia, tres policías duchos en artes marciales, deciden salir a las calles a pelear y limpiar la ciudad de esta escoria, tomándose un poco la justicia por su mano. Ellos son Adam Hunter, Alex Stone y Blaze Fielding.

streetsofrage_megadrive_1

Blaze la toma con un macarra al principio del juego

Cuando tomamos el control debemos elegir a uno de los tres protagonistas del juego (a dos si jugamos al divertido modo para dos jugadores), así pues Adam es el más fuerte, pero también el más lento, Axel está más equilibrado y es el favorito de casi todos los jugadores de este titulazo, y por último la bella Blaze es rápida y letal, pero más débil que sus compañeros. Con cualquiera de los tres estupendos protagonistas nos lanzamos a la batalla, descubriendo al típico “pegatortas” de desplazamiento lateral que se juega muy bien y resulta muy divertido.

Este primer Streets of Rage tiene un apartado técnico más que decente, siendo uno de los juegos con los que descubrimos la Mega Drive por estos lares y que se hizo muy famoso al ser incluído en un pack especial con otros dos titulazos de acción que se vendían con la consola. Los escenarios son coloridos y luminosos, con personajes un tanto pequeños que se mueven muy bien y se manejan estupendamente. Contamos con tres botones, uno para atacar, otro para saltar y el tercero es un ataque especial que nos permite enviar un coche patrulla armado con un bazuka que provoca bastante daño al personal que nos quiere eliminar. Mención especial merece la estupenda banda sonora del artista japonés Yuzo Koshiro, que fue editada en CD y que acompaña perfectamente a la acción.

streetsofrage_megadrive_2

Vamos a liarnos a botellazos contra estos malajes

Sin ser un prodigio técnico comparado con otros títulos de la época como el brutal Final Fight, la primera parte de Streets of Rage cumple de sobra al ser una alternativa estupenda para las consolas de Sega, especialmente para Mega Drive, consola para la que fue diseñado. Así pues, como decimos, Streets of Rage se juega genial y es todo un placer machacar a los diferentes y variopintos enemigos que encontraremos en nuestro camino, bien con nuestros puños o bien con alguna de las armas que encontraremos por el camino (tuberías, cuchillos, etc.).

Streets of Rage apareció en exclusiva para Mega Drive, pero también hizo acto de presencia unos años después en Master System y en Game Gear, presentando un apartado técnico recortado con algunas carencias (en Game Gear se eliminó a Adam), eliminando algunas fases y sustituyéndolas por otras, así que hay una fase exclusiva para el juego de Master System y otra también exclusiva y diferente en la versión de Game Gear. Ambos ports también se juegan muy bien teniendo en cuenta las limitaciones de estas consolas.

streetsofrage_ms_gg

Las versiones para Master System y Game Gear respectivamente

Por otra parte, el juego ha sido portado también a numerosos sistemas. Con la versión de Mega Drive como base, podemos verlo en recreativas, consolas más modernas como la Wii o la Xbox 360, dispositivos móviles como el iPhone y una genial versión con efecto 3D para Nintendo 3DS. Además también se incluye en un recopilatorio para Mega CD con otros 4 juegos también de Mega Drive y en recopilatorios tipo Sega Mega Drive Ultimate Collection para PlayStation 3 y Xbox 360.

Vamos, que tengamos el sistema que tengamos podemos disfrutar de esta joya de Sega que representó una muy buena toma de contacto con el género en Mega Drive y que, como veremos más adelante, fue superado (y mucho) por su predecesor.

Streets of Rage 2

  • Compañía: Sega
  • Año: 1992
  • Plataformas: Arcade, Game Gear, iPhone, Master System, Mega Drive, Nintendo 3DS, PC, PlayStation 3, Wii, Xbox 360

He aquí una de las principales razones con las que Sega convenció a muchos para comprarse una Mega Drive. Uno de los mejores juegos de la consola y también uno de los mejores juegos del género. Esto es Streets of Rage 2, continuación del primer Streets of Rage que incluía muchas novedades y un apartado técnico como jamás se había visto antes en esta consola.

La historia transcurre unos años después de la derrota de Mister X en el primer juego. Nuestros héroes se han tomado un descanso, dedicándose a diferentes tareas. Axel recibe una llamada de Skate, el hermano menor de Adam, diciendo que su hermano ha sido secuestrado y que unos bandidos han arrasado su casa. Descubren que el capullo de Mister X anda detrás de todo eso y Axel y Blaze deciden volver a las calles a darles una buena tunda a sus secuaces, contando esta vez con la ayuda de Skate (hermano de Adam) y Max Thunder (amigo de Axel y luchador profesional).

streetsofrage2_megadrive_1

Lanzando a un matón por los aires

Después de esta introducción hay que remarcar que ahora tenemos a cuatro luchadores a nuestra disposición, siendo nuevamente Axel el más equilibrado y Blaze la más rápida. A ellos se suma el brutote de Max (muy fuerte y lento) y Skate (rápido y más débil, similar a Blaze pero se controla algo peor).

El sistema de juego vuelve a ser el mismo que el que hemos visto en el primer Streets of Rage. Contamos con tres botones, uno para sacudir, otro para saltar y un tercero que ejecuta un ataque especial que nos restará una pequeña porción de vida. Lo que pasa es que ahora contamos con una buena variedad de combinaciones de movimientos, pudiendo correr, ejecutar diferentes combos o hacer algún que otro agarre especial que nos vendrá muy bien en nuestra tarea, tarea que nos llevará a lo largo de un buen puñado de niveles hasta dar con Mister X, que nos esperará en una isla con todo su arsenal preparado para la venganza.

streetsofrage2_megadrive_2

De pelea en un bar

El apartado técnico es auténticamente apabullante. Nunca antes se había visto en una consola personajes de gran tamaño que se mueven como peces en el agua, con un control auténticamente delicioso y suave. Animaciones geniales, personajes bien definidos y detallados y escenarios variados y coloridos, es decir, que Streets of Rage 2 es un verdadero placer para los sentidos. Y si a esto le sumamos unos efectos de sonido contundentes y una banda sonora verdaderamente espectacular que ha maracado un hito en la historia de Sega, el resultado es algo que ningún fan a los videojuegos debería perderse.

Al igual que la primera parte, Streets of Rage 2 fue portado para Master System y Game Gear, quedando un trabajo verdaderamente meritorio aunque no tan bueno, como es de esperar, comparado con la versión de Mega Drive. De nuevo hay recortes en estos dos sistemas, recortes que se compensan con alguna que otra fase nueva y exclusiva tanto para Master System como para Game Gear. Además, en ambas versiones se ha eliminado al personaje de Max.

streetsofrage2_ms_gg

Los ports para Master System y Game Gear

Streets of Rage 2 también tiene versiones para sistemas más modernos. La Consola Virtual de Wii nos permitió disfrutarlo, al igual que también hay una versión para PC, PlayStation 3 y Xbox 360. La portátil Nintendo 3DS nos ha otorgado un port con efecto 3D genial, hay versión para iPhone y se incluye en el recopilatorio Sega Mega Drive Ultimate Collection, vamos, que hay Streets of Rage 2 para dar y tomar.

Sin duda alguna Streets of Rage 2 es uno de los beat ‘em up más importantes y espectaculares de todos los tiempos. Un cartucho que consiguió que los usuarios de Super Nintendo miraran con envidia a los de Mega Drive durante aquella espectacular guerra de consolas que vivimos en los 90, convirtiéndolo en uno de los mayores reclamos para hacerte con una Mega Drive, y es que este título merece y mucho la pena.

Streets of Rage 3

  • Compañía: Sega
  • Año: 1994
  • Plataformas: iPhone, Mega Drive, PC, Wii, Xbox 360

Tras el tremendo éxito de Streets of Rage 2 Sega no iba a desaprovechar esta nueva gallina de los huevos de oro y lanzó una tercera parte. Un cartuchazo de 24 megas con el que prometía superar a uno de los mejores juegos para Mega Drive. ¿Lo logró? Pues la verdad es que no, ya que aunque Streets of Rage 3 tiene mucho más de todo, no logró superar a su antecesor especialmente en el apartado técnico.

Volvemos a hablar de Mister X después de la derrota sufrida en el segundo juego. Ahora el tío ha montado una empresa de robótica llamada RoboCy con la que pretende crear un ejército de robots con el que llevar a cabo sus malvados planes. Uno de los científicos que trabaja con él descubre el pastel y avisa a nuestra amiga Blaze, que rápidamente contacta con sus antiguos compañeros para lanzarse por última vez a las calles y detener esta nueva orgía de caos y destrucción. Contaremos de nuevo con Axel, Blaze, Skate y un nuevo personaje: el cyborg Zan, quién fue usado por Mister X como cobaya humana y se chivó a Blaze de lo que estaba pasando.

streetsofrage3_megadrive_1

Axel y BLaze tomando una cervecilla tranquilamente

Empezaremos hablando de uno de los mayores males por el cual Streets of Rage 3 no logró superar a su precedesor: la inexplicable censura. Esto se produjo al recibir el cartucho en tierras europeas y americanas. Para empezar el argumento que hemos comentado no está en la versión occiental del juego, se cambiaron nombres, colores de los personajes (Blaze pasa de vestir de rojo a vestir de gris), se cambiaron objetos de sitio, se ajustó la dificultad y se eliminaron o sustituyeron personajes. Por ejemplo, hay un jefecillo llamado Ash cuya estética es bastante gay, de modo que optaron por suprimirlo definitivamente en las versiones americanas y europeas.

Bueno, al marjen del “tijeretazo” que le dieron al juego, Streets of Rage 3 tiene ideas interesantes. Hay 4 tipos de finales distintos que tienen lugar dependiendo de las decisiones que tomemos durante el juego, algo bastante novedoso que alarga mucho la vida del cartucho. Se utilizan los 6 botones del pad extendido de Mega Drive, utilizando algunos de ellos como atajos para realizar técnicas determinadas. También existe la posibilidad de jugar con más personajes que no están incluídos en el juego desde el inicio, como el canguro Roo, que es uno de los jefes de fin de fase al que nos enfrentaremos.

streetsofrage3_megadrive_2

Skate y Zan perseguidos por una pala malvada

Por otra parte, el apartado técnico del título es algo inferior a lo que vimos en el brutal Streets of Rage 2. Presenta un colorido bastante apagado, aunque los personajes lucen muy bien (salvo por el tema de los colores, claro) y los movimientos resultan suaves y fáciles de ejecutar, lo que hace que el juego resulte bastante divertido. El apartado sonoro vuelve a contar con la impecable música de Yuzo Koshiro, pero los efectos sonoros es posible que estén menos logrados que en la segunda parte del juego, al menos en lo que en la versión emulada se refiere, desconozco cómo es en el cartucho original.

Otra puñeta que sufrió el desembarco de este cartucho a Europa fue la mala adaptación del cartucho de NTSC a PAL, quitándole velocidad al juego y presentando algunos problemas de control respecto al japonés o al americano, pero bueno, tampoco es demasiado preocupante.

Por lo demás se trata de una más que digna tercera parte que no salió en ninguna plataforma aparte de Mega Drive y aparte por supuesto de adaptaciones del juego original a sistemas más modernos como Xbox 360 o Wii. Tiene situaciones bastante variadas, es muy largo y cuenta con una muy buena cantidad de enemigos, pero la sombra de Streets of Rage 2 es muy alargada y este título no gozó de tanta popularidad, siendo el último juego de la serie, y desgraciadamente todo indica que Sega no lo va a retomar en ningún momento.

Para terminar un par de curiosidades. La primera es que existe un título amateur llamado Streets of Rage Remake (al final os pongo un vídeo) para PC que mezcla la trilogía en un único juego, convirtiéndolo en un titulazo indispensable para los amantes de la saga, y encima gratis. Desgraciadamente Sega vetó este juego y obligó a sus creadores a eliminarlo de Internet, aún así si se busca bien se puede llegar a encontrar todavía.

La segunda curiosidad es que sí que se quiso continuar el legado de Streets of Rage con una cuarta parte que en principio iba a salir para Saturn. ¿Os suena Fighting Force? Este título acabó saliendo en PC, PlayStation y Nintendo 64 por parte de Core Design y Sega pretendía que fuera la cuarta parte de Streets of Rage, pero por una serie de desacuerdos en una época en la que Sega no daba ni una, el juego finalmente fue multiplataforma y para colmo de males ni siquiera salió en Saturn, aunque sí que hay una versión 100% jugable que no salió al mercado de manera oficial. Por otra parte, hubo un segundo intento de resucitar la saga en Dreamcast, pero no pasó de prototipo.

Streets of Rage es una de las mejores trilogías de beat ‘em up de todos los tiempos. Tres juegos imprescindibles para los amantes del género, especialmente el segundo, una verdadera obra maestra. Tres juegos que muestran una vez más el buen hacer, el mimo y el empeño que Sega ponía en sus publicaciones durante los años 90. Si nunca los habéis jugado no sé a qué estáis esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Pues eso, que aquí hay cookies de esas y tiene que haberlas, así que toca aceptar nuestra política de cookies si quieres seguir por aquí ya que es necesario para el funcionamiento de este sitio. Gracias. ACEPTAR

Aviso de cookies