turbografx_banner
ConsolasHardware

PC ENGINE/TURBOGRAFX, UNA BUENA ALTERNATIVA

Después de un buen tiempo sin publicar ningún artículo nuevo por causa de algún que otro problemilla técnico, en Pixelmaniacos.com volvemos a la carga, y esta vez os traemos un artículo sobre una de las consolas que más desapercibidas pasaron en nuestro país: la TurboGrafx, un sistema que sí tuvo su público en Japón bajo el nombre de PC Engine.

Corría el año 1987. Todo Japón estaba dominado por Nintendo. ¿Todo? ¡No! Una compañía llamada NEC que, junto a la empresa de videojuegos Hudson Soft, desarrolló un sistema de videojuegos de 8bit con capacidades gráficas de 16bit que vio la luz como PC Engine. Este sistema resistió lo suyo y en algún momento superó a la “gran N” en ventas, ya que el hardware de PC Engine es muy, muy superior al de la NES. Y todo esto si tenemos en cuenta que la NES era la consola que más se llevaba en Japón y que la Mega Drive de Sega todavía no había sido lanzada.

pcengine

La pequeña pero potente PC Engine (Wikimedia Commons)

Lo más interesante a simple vista de la PC Engine es a priori su tamaño. PC Engine puede presumir de ser una de las consolas de sobremesa más pequeñas de la historia. Sólo tenemos que ver la imagen que está encima de este párrafo para hacernos una idea. Y para colmo está también el tema del formato para juegos que se utilizó: la HuCard, siendo un soporte similar a una tarjeta de crédito algo gordita que dejaba de la lado los cartuchos mamotretos de otros sistemas.

hucard

HuCard, el formato que escogieron para el sistema (Wikimedia Commons)

El hardware de PC Engine es engañoso. Por un lado se trata de una simple consola de 8bit igual que la Nintendo NES y la Master System, pero le acoplaron un chip gráfico de 16bit que le otorgaba la posiblidad de mostrar 482 colores en pantalla (superior a los 64 colores de Mega Drive), así que se obtenían juegos muy vistosos y muy superiores técnicamente a lo que los japoneses estaban acostumbrados, siendo hasta la aparición de Mega Drive lo más cercano a una recreativa en casa que se podía tener (de hecho, la mayor parte de su catálogo proviene de los salones recreativos).

Y efectivamente, PC Engine lo petó, vendiendo incluso más que Nintendo como ya habíamos mencionado antes, llegando también a lanzarse unos 12 tipos de PC Engine diferentes, siendo cada consola una revisión de la anterior con algún añadido extra que le daba más potencia. Además, PC Engine fue la primera consola en contar con su unidad de CD-ROM (antes que el fallido Mega CD), pero bueno, de momento eso lo vamos a reservar para otro momento. Así, hasta 1993 PC Engine fue bastante exitosa en Japón y el salto a occidente era inevitable, pero aquí es cuando empiezan a cambiar las cosas…

turbografx_usa

TurboGrafx-16, la opción norteamericana (Wikimedia Commons)

PC Engine se lanzó en Estados Unidos en 1989, un par de años después que en Japón, pero lo hizo con un nuevo nombre y una nueva imagen. TurboGrafx-16, que así se llamó la consola, contó con un nuevo diseño, con un tamaño mucho más grade que la estilizada PC Engine. Ya sabemos que a los muchachotes de los Estados Juntitos de América les gusta todo a lo grande, y TurboGrafx-16 no era una excepción. Por cierto, la coletilla esa de “-16” hacía referencia a los pseudo 16bit que tenía la consola.

Por supuesto, el éxito de TurboGrafx-16 en los USA no fue ni de lejos equiparable al obtenido por PC Engine en Japón, ya que Sega comenzó imparable su andadura con Mega Drive (Genesis por allí) y en poco tiempo el casi nulo interés de los usuarios fue perdiendo fuelle hasta que la consola permaneció en el olvido. Tampoco eso fue razón para que en 1990 se lanzara de forma poco oficial por Telegames en Europa, bajo el nombre de TurboGrafx (sin el “-16” ese), con muy pocas unidades a las que el público no le hizo ni caso, ya que Mega Drive estaba arrasando en el viejo continente, de modo que el lanzamiento de TurboGrafx en Europa se produjo prácticamente de forma casi anecdótica. Recuerdo haberla visto en el escaparate de una tienda de informática ya desaparecida en una calle cerca de dónde vivo, pero poco más.

turbografx_coregrafx

A la izquierda la TurboGrafx europea, y a la derecha la CoreGrafx, uno de los rediseños japoneses (Wikimedia Commons)

En fin, vamos a los juegos que es lo que realmente importa. Como ya decimos, el catálogo de PC Engine/TurboGrafx está compuesto de muchas conversiones de máquinas recreativas, especialmente de empresas japonesas como Taito o Namco. Así nos encontramos con clásicos muy buenos como Chase H.Q., Splatterhouse, Operation Wolf, el genial R-Type, Vigilante o Dragon Spirit. Hudson Soft, uno de los creadores de la consola lanzaron la serie Bonk, compuesta por Bonk’s Adventure, Bonk’s Revenge y Bonk 3: Bonk’s Big Adventure, siendo el amigo Bonk (o BC Kid en Europa) la mascota de la consola, representante del género de plataformas en la consola juego a otros grandes títulos como New Adventure Island. Además, PC Engine/TurboGrafx fue el hogar el mítico Bomberman, que contó con varias entregas para este sistema.

Otros géneros muy populares en la consola de NEC y Hudson Soft fueron los RPG japoneses y los shooters. En el apartado RPG tenemos Dungeon Explorer, Double Dungeons o Neutopia, considerado en su momento un descarado clon de The Legend of Zelda que incluso llegó a tener segunda parte. En shooters hay mucho y muy bueno como Blazing Lazers, Raiden o Super Star Soldier. El resto de géneros también tuvieron su protagonismo, aunque no tan extendido como en otras consolas, pero no hay que olvidar a Street Fighter II: Champion Edition, una pequeña obra maestra de la que se dijo que sería imposible adaptar a esta consola. Obviamente se equivocaron y el resultado fue espectacular.

turbografx_juegos

Póker de ases para PC Engine/TurboGrafx (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Bonk’s Adventure, Blazing Lazers, Raiden y New Adventure Island

Japón contó con un enorme catálogo a su disposición, pero en Estados Unidos, pese a que había juegos exclusivos que no se vieron en el país del sol naciente, no tuvieron un catálogo muy abultado que digamos. Eso sí, en Europa tuvimos para todos los gustos porque la consola que se lanzó aquí era compatible con los juegos americanos y los juegos japoneses.

Pues bien, PC Engine/TurboGrafx fue una enorme consola, capaz de plantar cara a la enorme Nintendo en unos tiempos bastante revueltos que tuvo éxito en su país de origen, pero fuera la cosa no fue para tanto. PC Engine no murió en 1993 cuando dejó de fabricarse, ya que se ha incluído en la Consola Virtual de Wii para todos los territorios, cuyos usuarios han podido disfrutar de algunas de las joyas que aparecieron para esta genial consola. En próximas entregas sobre PC Engine hablaremos de su unidad CD y de otra genialidad: la consola portátil TurboExpress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies