megadrive_banner
ConsolasHardware

MEGA DRIVE, LO MÁS “MEGA” DE SEGA

Sin duda alguna Sega ha sido una de las compañías más influyentes del mundo de los videojuegos, ya sea por la calidad de los juegos que ha desarrollado o por las míticas consolas de videojuegos que ha realizado a lo largo de su historia. Hoy queremos hablar de Mega Drive, posiblemente la consola más exitosa de Sega y uno de los mejores sistemas de videojuegos de todos los tiempos. Una consola de 16bit cuya premisa inicial fue traernos a casa los mayores éxitos de las recreativas “made in Sega”. ¿Lo logró? Claro, y mucho más.

megadrive1

La verdad es que la consola era un rato bonita (Wikimedia Commons)

En principio, la consola iba a llamarse MK-1601, un nombre raro y demasiado técnico que, por suerte, no utilizaron para el producto final, así que Mega Drive (“Mega” por prefijo de superioridad y “Drive” por unidad informática, es decir, algo así como “Mega Unidad”) fue su nombre final. Así es como la conocemos y también como se conoce en Japón y en la mayor parte del mundo, excepto en Estados Unidos y en el resto de América, ya que Genesis fue el nombre de la consola en esas tierras sin saber realmente el porqué. Mega Drive nació para sustituir a la Master System (de la que ya hemos hablado en Pixelmaniacos), y sobre todo nació para competir con la NES de Nintendo y con la PC Engine, que en esa época se estaban merendando el mercado especialmente en Japón.

megadrive_mandos

Los mandos de la consola (Wikimedia Commons)

La consola salió  a la venta en 1988 en Japón, su tierra natal. Un año más tarde lo hizo en Estados Unidos y en 1990 lo hizo en Europa. Como siempre, nos tocó esperar más que los demás para tenerla en nuestras manos. Fue presentada como una consola superior a la competencia, como una máquina perfecta para jugar a los éxitos de las máquinas recreativas. En sus tripas tenía el archiconocido procesador Motorola 68000, un procesador que los programadores de la época conocían al dedillo porque también se utilizaba en ordenadores como el Amiga o el Atari ST, por lo que la producción de juegos para esta consola se podía realizar de manera más o menos cómoda.

Mega Drive incluía el juego Altered Beast en su lanzamiento, un juego muy conocido del mundillo arcade. Aún así este juego no era suficiente para convencer al público de que Mega Drive era la mejor opción del momento, pero en 1991 la cosa cambió con el lanzamiento del juego Sonic the Hedgehog, un juego que reemplazó a Altered Beast como juego incluido con la consola (pese a que en Sega no estaban muy convencidos con el cambio) y eso hizo que la consola tuviera una mejor acogida, convirtiéndose inmediatamente en un éxito. Si a esto le unimos el gran apoyo de compañías como Electronic Arts y sus juegos deportivos (especialmente en Estados Unidos, que recibieron juegos como John Madden Football o NHL Hockey con los brazos abiertos), el apoyo incondicional de Sega (incluyó en su catálogo joyas como Out Run o Golden Axe) y el apoyo de las compañías más importantes del sector (Acclaim, Capcom, Konami y un largo etcétera), el éxito de Mega Drive queda fuera de toda duda.

Campañas de publicidad muy agresivas (el mítico “Genesis does what Nintendon’t”) también fueron determinantes, sobre todo tras la aparición de la Super Nintendo, su más duro competidor, que inauguró una de las luchas más bonitas en la historia de los videojuegos: la llamada “batalla de los 16bit” (incluso se planea hacer una película sobre el tema). Multitud de juegos de calidad fueron lanzados para este sistema, especialmente durante los años 1993 y 1994, pero no todo fue un camino de rosas para Sega que ya entonces tomó una serie de decisiones que afectaron a la compañía hasta el punto de dejar de fabricar consolas unos cuantos años más tarde.

Uno de los factores más importantes fue la aparición del Mega CD, un periférico que nos permitía jugar a juegos en formato CD-ROM. Otro fue la aparición de la Mega Drive 32X, otro periférico que nos vendían como una auténtica máquina de 32bit. De estos dos periféricos ya hablaremos en otra ocasión, pero fueron sin duda parte de los problemas de Sega, ya que no vendieron lo esperado al querer competir con los cartuchos vitaminados de Super Nintendo gracias a sus chips FX.

¿Qué juegos nos ofrecía Mega Drive? Bien, tenemos por un lado a Sega y a sus estudios internos con la saga de Sonic the Hedgehog, sin duda el mayor exponente de la consola. Sega también nos obsequió con más joyas como Comix Zone, Virtua Racing, Eternal Champions, Ecco the Dolphin o viejos arcades que lucían muy bien en Mega Drive de la talla de Golden Axe, Alien Storm o After Burner II por citar algunos. De la misma Sega y de otras compañías que trabajaban para ella vinieron auténticas joyas Disney como Aladdin, Castle of Illusion y World of Illusion, Fantasia o QuackShot: Starring Donald Duck. Otras compañías como los grandiosos Treasure (Gunstar Heroes, Ristar o Light Crusader) y Shiny (Earthworm Jim o Global Gladiators) contribuyeron al enorme catálogo de la consola.

megadrive_juegos

Póker de ases para Mega Drive (de izquierda a derecha y de arriba a abajo): Sonic the Hedgehog, Castle of Illusion: Starring Mickey Mouse, Gunstar Heroes y Comix Zone

Juegos para todos los gustos que abarcan todo tipo de géneros. Grandes shooters (la serie Thunder Force, Truxton o Sub Terrania), juegos de rol épicos (Soleil, The Story of Thor o la exitosa saga Phantasy Star), iconos de la velocidad (Super Monaco GP o los divertidísimos Micro Machines), arcades de lucha (Street FighterMortal Kombat a la cabeza), brawlers tremendos (Streets of Rage, sobre todo la segunda parte, uno de sus mejores lanzamientos) y juegos deportivos de todo tipo (los FIFA, los NBA Live y grandes títulos de la propia sega como NBA Action o su serie de Joe Montana Football).

En resumen, Mega Drive tiene cerca de 1000 juegos, con verdaderas obras maestras en su catálogo y claro, otros no tan buenos como Ball Jacks, Slaughter Sport o Art Alive por citar algunos. Fue todo un éxito de ventas, llegando a vender unos 40 millones de unidades en todo el mundo hasta más o menos 1998, año en el que se cortó la cadena de producción y Mega Drive desapareció del mercado de manera oficial.

Por el camino aparecieron revisiones de la consola original (por aquí tuvimos una Mega Drive II, más compacta que la original) y multitud de periféricos de todo tipo como mandos especialmente diseñados para juegos arcade o convertidores para jugar en Mega Drive a juegos de Master System. Otros fracasos como Activator, el Action Chair (una silla muy rara), el Menacer (un pistolón para juegos de disparo) e híbridos de Mega Drive y Mega CD contribuyeron a la parte curiosa del catálogo de periféricos de la bestia negra de Sega.

megadrive2

Mega Drive II, un rediseño muy elegante (Wikimedia Commons)

Sega lo hizo bien, realmente bien con Mega Drive. Una consola inolvidable llena de grandes juegos capaz de competir de tú a tú con Super Nintendo. Una “mega” máquina de videojuegos sensacional que todavía sigue presente en el mercado en forma de lanzamientos para PC y las consolas actuales en sus servicios de descarga, en algún recopilatorio físico con sus mejores títulos y en otros aparatejos (consolas portátiles con algunos de sus juegos, por ejemplo) que han salido al mercado para recordarnos a uno de los nombres más grandes de la historia de los videojuegos. Gracias Sega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies