galspanic_banner
JuegosZona arcade

GALS PANIC, UN PUZLE GUARRINDONGO

  • Compañía: Kaneko
  • Año: 1990
  • Género: Puzle
  • Plataformas: Arcade

Seguro que muchos de vosotros recordaréis (especialmente hombres) aquel juego picantón tipo Qix que solía pulular por las salas de máquinas allá por los 90. Ese juego que los niños miraban con curiosidad a ver si podían observar algún pezoncillo despistado en los dibujos de aquellas japonesitas a las que había que ir desnudando a medida que se despejaba una pantalla llena de bichos. Exacto, ese juego era Gals Panic, el protagonista del artículo que hoy os proponemos en Pixelmaniacos.

galspanic_1

La pantalla de selección mujeril en Gals Panic

Como decimos, Gals Panic es aquel juego cuya mecánica estaba inspirada en el clásico Qix, o sea, que nosotros somos un rombillo de luz y tenemos que ir despejando la pantalla mientras esquivamos el bicherío de turno que inunda la pantalla y nos puede vaciar nuestras preciadas vidas. ¿El premio? Desvelar el dibujo de una sensual muchacha japonesa que se iba quedando sin ropa a medida que superamos niveles.

galaspanic_2

Nuestro primer reto: la fea araña y sus secuaces

Comenzamos seleccionando a una de las 6 chicas disponibles, la que más nos guste, y acto seguido nos lanzamos a la acción. Existen tres niveles diferentes en cada una, protagonizados por una araña y sus peligrosas crías, que nos lanzan redes para frustrar nuestro objetivo; un sol con bastante mala baba que nos lanza rayos y se pone en plan Dragon Ball, desplegando su poder; y una pirámide abstracta que nos la puede hacer pasar canutas.

galspanic_3

Pantalla de bonus, para descansar de tanto destapar

¿La mecánica? Sencilla a más no poder. Con nuestro rombo nos vamos moviendo alrededor de la fotografía (dibujo, en este caso) y pulsando un botón vamos rodeando la parte del dibujo que queremos despejar, evitando que los enemigos nos toquen y completando un 80% de la imagen para poder avanzar. Lo curioso es que tenemos un contador que va aumentando o disminuyendo, según lo que vamos haciendo, ya que la imagen está dividida en dos partes: la silueta de la chica (en un tono azulado) y el resto de la imagen (el fondo, en blanco y negro). Si vamos despejando el fondo todo va bien porque sumaremos puntos positivos que nos permitirán ir avanzando, pero si nos lanzamos directamente a despejar la silueta de la chica, obtendremos puntos negativos. Si los puntos negativos llegan a la parte amarilla del contador tendremos un problema porque la fotografía cambiará y en lugar de una bella mujer tendremos un bicharraco, eso sí, simpático, y debemos deshacer el entuerto obteniendo puntos positivos. Si el contador llega a la calavera situada a la izquierda del marcador nos mandarán a la porra.

galspanic_4

El sol, que de bueno tiene poco

Para facilitarnos la tarea pueden aparecer de vez en cuando algunos ítems como hamburguesas que nos proporcionan puntos positivos o un rayo que sirve para destruir a los enemigos menores que vemos en pantalla. Además, entre fase y fase hay un bonus en el que hay que tirar de la palanca (como en una máquina tragaperras) y así obtendremos alguna bonificación que nos echará una mano (o no, depende de lo que nos toque). Por lo demás el desarrollo del juego es igual en todas las chicas disponibles, así que lo único que tendremos que ir haciendo es desnudar a todas las que podamos, con la recompensa final de una fotografía de la modelo original tal y como vino al mundo.

galspanic_5

Con la pirámide llegamos al último nivel, en el que, como se ven en la imagen, la chica ya muestra sus vergüenzas

Gals Panic no es un juego que destaque especialmente en su apartado técnico. Cuenta con unos gráficos correctos, con un agradable diseño de las féminas que se incluyen, pero por lo demás normalito. El sonido también es del montón, con melodías repetitivas y algún gruñido digitalizado que otro. Lo importante de Gals Panic es su adictiva y sencilla jugabilidad, que nos irá picando a la hora de ir superando las fases que nos proponen.

Un juego así no podría salir nunca en consola, al menos entonces, pero en ordenadores tampoco lo hizo, por lo menos de forma oficial, y es que en sistemas como el PC hay varios clones de este juego. Por otra parte, Gals Panic disfrutó que varias secuelas (si no me equivoco el último juego es de 2002), y algunas de ellas acabaron saliendo para consolas como PlayStation y Saturn (sólo en Japón, claro).

galspanic_6

Una vez que destapas a una de las chicas puedes ir a por más

Como digo al principio del artículo, este Gals Panic es un juego que muchos de vosotros recordaréis. Uno de esos arcades eróticos que hoy en día pueden resultar inocentones vistos los juegos que abundan por ahí. Aquel juego picantillo que de niños mirábamos con curiosidad y se nos ponía la cara roja si conseguíamos ver algo de chicha en el cuerpo de la muchachilla de turno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha en el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies